Ir al contenido principal

Los otros géneros

En nuestro transcurrir vital, hay lugares en los que nos sentimos cómodos y son los que transitamos (si nos dejan), en los que nos gusta estar sin máscaras, sin fingir, sin aparentar. La casa de mis padres, una reunión de amigos (de los amigos amigos), el libro que nos devuelve a la felicidad absoluta que hace que se paren los relojes. Y dentro de esos libros donde sucede la magia, hay géneros que ganan por goleada, al menos en mi caso. Otros, sin embargo, se quedan escorados y les cuesta encontrar el sitio. Y no es tanto por falta de ganas como por falta de tiempo, esa variable finita que nunca se detiene. Por eso hoy quería reivindicar tres libros de géneros menores dentro de mi abanico lector. Para que podáis valorar y decidir cuáles son vuestros géneros estrella y cuáles son esos géneros que esperan en el banquillo esperando pacientes su oportunidad.

Ella dijo destruye, Nadia Bulkin.

¡Qué poco nos prodigamos en la literatura de terror! Relatos de miedo para recuperar sensaciones perdidas que también encontramos en los libros y que tengo asociadas a mi infancia.  La familia, la muerte, conflicto de identidades y distopía. Un ejemplo de que el miedo, lo inquietante y las atmósferas oscuras tienen un lenguaje universal y exportable. Un recomendable soplo de aire fresco.

Diario de los años de plomo, Richard Matheson.

Es difícil no sentirse atraído por esta novela si disfrutaste, como fue mi caso, con la serie Deadwood, con los viejos clásicos del Oeste menos idílico (qué nostalgia de la colección de Valdemar) o con los westerns de Sam Peckinpah. El pasado no resuelto del antihéroe, la culpa, la redención, la épica de un lugar, Norteamérica, que fue el principio de todo. Un novelón que se lee como un clásico y se disfruta como cuando éramos niños y devorábamos comics de El Coyote (sí, ya tengo mis canas).

Alois Nebel, Jaroslav Rudiš.

Como siempre, Gallonero descubriéndonos la mejor novela gráfica más allá de los circuitos convencionales. Un cómic checo traducido al español tras casi veinte años de su creación y que por fin llega a nuestro mercado. El autor cuenta y dibuja la historia de su abuelo, un ferroviario superviviente de la segunda guerra mundial cuya vida, frustraciones y traumas vemos pasar desde la estación solitaria donde trabaja. Una forma diferente de afrontar la guerra que nos permite obtener puntos de vista enriquecedores y reveladores.


La guerra desde los ojos no oficiales también es guerra. Es fantástica la evolución del personaje a lo largo de la historia, permitiéndonos como lectores acompañarle en el recorrido, doloroso a veces, transformador casi siempre. Ojo con el dibujo, en sobrio blanco y negro y con formas poligonales y poco artificiosas que me han recordado, salvando las distancias, al Sin City de Frank Miller. Del cómic surgió una película animada, que fue un éxito allá por el año 2012. Si estáis interesados en conseguirla, la encontraréis a poco que busquéis. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via