Ir al contenido principal

El relato

Hace unos días una ministra (ya ex ministra, por cierto) felicitaba en Twitter a los actores de una obra de teatro (maravillosa, por cierto, doy fe). La sensibilidad por la cultura es un bien muy preciado en la vida, y también en los tentaderos de la política. El problema era que se trataba de un monólogo, así se lo hacía ver en conversación pública Sergio Peris Mencheta, el director de la obra. Pues bien, el hecho se explicó más o menos y la metedura de pata fue en cierto modo resuelta (el error, al parecer,  fue de su Community Manager, y pronto fue corregido).


Tiendo mucho a la metedura de pata. Por decirlo de alguna manera, milito de forma permanente en situaciones ridículas, generalmente provocadas por un error mío. Y suelo pensar siempre en la parte positiva de lo que me está sucediendo. Pues bien, lo positivo es casi siempre el hecho de que voy a poder contarlo. De nuevo, ahí está, el relato.

Todo es el relato: hacer una locura por amor, saltarte la ley de forma incomprensible, apuntarte a clases de alfarería y hacer platillos con tus propias manos... hay cosas que solo tienen sentido si tras ellas hay un buen relato (bueno, la alfarería, creedme, puede que no haya relato que lo justifique).

En la vida lo importante no es tanto lo que te pasa sino cómo seas capaz de asimilarlo, de recordarlo, o de contarlo. El relato, en definitiva. Las vacaciones que pasaste hace treinta años siendo solo un niño son la foto que conservas de la playa cogido de la mano de tu padre; una experiencia se puede resumir en un olor; una canción te puede llevar a tocar el cielo de algo que sentiste el algún lugar, con una persona, en un momento concreto de tu vida.

Eso es el relato, darle sentido a lo que nos pasa, simbolizarlo, que nos ayude a entender, que nos permita ponerle banda sonora a todo esto que llamamos vivir. Como gran admirador del relato como herramienta de supervivencia, os traigo una estupenda muestra de escritores de su propio relato, lecturas perfectas para un verano, este, en el que sin relato nos quedaríamos en casa esperando a que caiga el chaparrón. Larga vida a los inventores de relatos, porque ellos también salvan vidas.

Los domingos, Guillem Martínez


Me parece un enorme acierto que Anagrama publique esta compilación de artículos del periodista Guillem Martínez en su colección Narrativas Hispánicas. Otra clasificación era posible (incluso otra editorial), porque estamos hablando de piezas periodísticas, con cronología y con contexto, no ficción que como tal no siempre tiene un encaje fácil en un sello “literario”. Pues el hecho de hacerlo es un mensaje que resume todo el libro. Las columnas de Guillem Martínez son literatura, y el hecho de ser publicadas en un periódico (cada domingo en ctxt.es) no resta valor literario a las mismas.

Guillem apunta a las cosas importantes de la vida, las suyas que también son nuestras. La vida misma son los recuerdos, tu infancia, tu madre, los viajes que haces, o alguien que te cruzas por la calle y no sale de tu cabeza en varios días. A través de esa mirada, el autor nos permite ver la realidad, y todo con ese prisma adquiere la relatividad precisa (y correcta) que la frenética actualidad no sabe a veces reposar lo necesario. Una perfecta y necesaria lectura estival, donde los ritmos nos permiten ver (y leer) con más sosiego.

Un día cualquiera en Nueva York, Fran Lebowitz


Me parece increíble no haber conocido a Lebowitz hasta hace unos meses, cuando se estrenó en Netflix el documental de Martin Scorsesse Supongamos que Nueva York es una ciudad, donde el director conversa con la escritora sobre diferentes aspectos de la vida en la ciudad de los rascacielos, y en cierto modo reflexiona sobre la propia vida, sobre la cultura, transporte, gestión presupuestaria… y todo con la mirada única y singular de una neoyorkina con muy mala leche y muy, muy divertida. Pues si habéis visto el documental, el libro es lo mismo, mejorado y ampliado. Se trata de una visión de la vida sarcástica y ácida en la que, por ejemplo, hace un análisis comparativo entre “un comunista y un neoyorkino”, o nos da las claves para detectar si nuestro hijo va a ser escritor.

Otra gran lectura para tiempos de lecturas en toalla, esa especialidad tan apreciada entre los no playeros como yo.

El corazón del ángel. Vida, obra y confesiones de Ángel Subiela, Miguel Ángel García Argüez


A ver cómo cuento esto. Yo, que no puedo sentirme más alejado de la cultura del carnaval, me he leído en una semana las memorias de Ángel Subiela, una de las leyendas del Carnaval de Cádiz, uno de los directores de comparsas más importantes de la historia del carnaval. Dos son las razones que me han llevado a esta (y ya desvelo mi valoración) apasionante historia. La primera es que viene recomendada por mi querido Pablo, más que un cuñado, más que un amigo. Él sí está muy vinculado a Cádiz y a su fiesta mayor. La segunda tiene que ver con mi interés por conocer universos ajenos, pasiones no comprendidas, modos de pasar por la vida en principio distantes para mí. El libro lo escribe Miguel Ángel García Argüez, una de las almas culturales de Cádiz y uno de los grandes compositores actuales del carnaval, y lo hace a través de conversaciones con Subiela y con su entorno, con el hilo conductor de su narración y de, supongo, aunque lo disimula estupendamente en su calidad de narrador, sus opiniones y experiencias.

Y he de decir que el libro me ha fascinado, pero no solo eso, sino que ha conseguido atraparme y hacerme entender la magnitud de lo que ocurre alrededor del carnaval, donde los mejores compositores son considerados leyendas vivas y donde directores de comparsas y miembros de las mismas viven con una pasión grandiosa cualquier cosa que pase con las fiestas: el concurso en el Teatro Falla, las disputas entre autores, las rivalidades que provocan divisiones en comparsas históricas, los grandes triunfos…

Y claro, el acercamiento ha supuesto también, además de conocimientos sobre los grandes personajes en torno al carnaval, la experiencia musical de escuchar lo que leía. Internet es un milagro que ha conseguido que podamos acceder a rincones ni siquiera imaginados hace dos décadas. Y ahí estaba yo, escuchando comparsas maravillosas mientras avanzaba en las historias de Juan Carlos Aragón, Juan Carlos Martínez Ares, o del propio Argüez.

 

Os recomiendo acercaros de vez en cuando a un territorio que no sea el vuestro. Puede ser un libro, pero también un tipo de música, una comida, una forma de vivir que no sea la vuestra, o qué demonios, una forma diferente de amar. Os aseguro que de la experiencia, sea la que sea, saldréis mejorados, y siempre, siempre, os quedará un buen relato que contar. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via