Ir al contenido principal

Pisto manchego

En la película Todo es mentira, Pablo (Coque Malla) come por primera vez en casa de los padres de Lucía, su novia (Penelope Cruz). La comida que más odia en el mundo es el pisto, y de comer – no podía ser de otra forma – hay pisto. La lucha por quitar o dejar el plato para que Pablo lo coma o se coma otra cosa es una de las escenas a la que más cariño le tengo del cine español, porque Pablo, en la difícil tesitura de la visita de presentación, quiere comer pisto, y Lucía quiere que su madre le retire el plato. La pregunta del padre (A ver hijo, ¿Qué quieres comer?), es respondida por Pablo tras unos segundos de suspense: “Pisto”.

Y es que a veces la vida te pone delante la mejor comida del mundo aunque tú la aborrezcas. El problema no es del pisto, es tuyo, que no has sabido ver la cantidad de cosas maravillosas que tiene el pisto.

Aquí os traigo tres libros que son tres pistos porque, o bien no nos habíamos dado cuenta de su existencia (y estaban ahí) o nos hemos empeñado en comerlos y hemos acabado disfrutándolos una barbaridad:

Rusty Brown, Chris Ware


El único pero de haber conocido ahora la obra de Chris Ware es justo eso, haberlo conocido ahora, cuando un servidor creía dominar el canon de la novela gráfica. Y de pronto esto, existencialismo puro a través de la historia de un niño, un joven, un hombre, un anciano. O lo que es lo mismo de Rusty Brown. O lo que es lo mismo, la historia de un país a través de lo concreto, con la óptima de máximo aumento, llegando a lo universal a través de lo más particular. Como Mad Men, como una novela de Ford, de Franzen, de Roth.



Una narración en cuatro actos sobre un niño diferente, incomprendido, inadaptado, que va construyéndose como adulto y esa construcción solo se entiende entendiendo su etapa infantil, sus miedos, sus temores y sus fobias. Y con Rusty, otros personajes que van creciendo a lo largo de la obra, con su espacio propio, como Jordan Lint, el matón del colegio de Rusty. La historia de Jordan es de las cosas más grandiosas que me he encontrado en el mundo del arte, de cualquier arte.

Poca broma con esta novela imprescindible del género y de la literatura.


P.D. Después de Rusty Brown busqué y leí Jimmy Corrigan, el niño más listo del mundo, su libro anterior, también de culto. Y he de reconocer que me ha costado mucho más entrar, y quizás sea porque la narración es más compleja, más intrincada. O porque me estoy haciendo mayor. Lo reeleré más adelante para averiguarlo.

Artemisia, Anna Banti


Volvemos después de unos meses a un libro de Periférica. Y con Artemisia (perdonadme la frivolidad) he echado mucho de menos el formato tan característico de sus libros, con ese encuadrado rojo tan inconfundible. Es lo de menos, pero estas cosas duelen como la primera vez que ves besarse con otro a una exnovia. Cinco minutos después te has repuesto, pero el pinchacito en el hígado no te lo quita nadie. Y una vez repuestos, hemos disfrutado mucho con esta novela, que narra la vida de Artemisia Gentileschi, una de las primera artistas mujeres reconocidas por la Historia (escrita por hombres). Una novela intergénero rescatada por la editorial extremeña, que se aleja del rigor histórico (no es la prioridad de la narración) y que juega con el relato hasta el punto de que funciona casi mejor como curioso experimento que como historia en sí misma. En cualquier caso, un placer el reencuentro con Periférica.

La belleza del marido, Anne Carson


Qué difícil me resulta separar dos lecturas tan cercanas de poetas con las que encuentro tantos espacios comunes. Hace unas semanas fue Louise Glück y su maravilloso poemario Noche fiel y virtuosa y ahora he caído sucumbido a la prosa poética de La belleza del marido, que tiene el acertadísimo complemento en el título de Un ensayo ficticio en 29 tangos, y que se puede leer como novela, poemario, ensayo confesional o lo que cada uno quiera con la etiqueta que quiera, como suele ocurrir con las grandes obras maestras.

No se si es poesía (aunque sé que sí), pero es quizás lo de menos. Estamos ante un arrebato de reflexión, de nostalgia y de dolor, pero sin sentimentalismo, sobre una relación fallida. Y repito, no sé si es poesía pero es poesía, como podría ser música si sonara música por detrás o podría ser ballet si las páginas bailaran.


A Anne Carson le dimos el premio Princesa de Asturias y a veces pienso que con estos premios a veces atinamos mejor que los que dan el Premio Nobel de Literatura. José Hierro, Paul Auster, Juan Rulfo, Ángel González, Carlos Fuentes, Umbral, Arthur Miller, Leonard Cohen, Padura, Richard Ford, Susan Sontag, Siri Hustvedtz… y en 2020 Anne Carson. No se vosotros, pero a mí me seduce mucho más esta lista que la de los últimos Nobeles, salvo honrosas excepciones.

¡Hasta la próxima semana!

Comentarios

Entradas populares de este blog

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via