Ir al contenido principal

Las niñas prodigio, Sabina Urraca (Fulgencio Pimentel)


Tenía ganas de abordar una nueva incursión en la autoficción libre de autor, tan de moda por estas latitudes en los últimos tiempos. Y tenía especialmente ganas porque había oído hablar, y muy bien, de Sabina Urraca y Las niñas prodigio.



Sabina Urraca nos cuenta su vida, sus angustias y también sus dichas a través de breves capítulos donde va desgranando capítulos más o menos inconexos de su vida. Dichas, pocas, porque eso de que la juventud es una época maravillosa e irrepetible tiene mucho de lo segundo pero casi nada de lo primero, especialmente cuando ser diferente es sinónimo de exclusión y de aislamiento. Sabina recorre en su libro su particular catálogo de expectativas no cumplidas (propias y ajenas) a través de la mirada y la experiencia de una chica normal.

No sé, me gusta pero acabo con la sensación de que ya lo he leído, y no me refiero a que ya he leído libros que me intentan contar lo mismo, sino a que es la propia autora la que parece regresar permanentemente a la misma idea, en un intento (no sé si pretendido) de manifestar sus obsesiones, sus miedos, su – en definitiva – relato.



No me atrevo a no recomendar el libro, porque tengo la sensación de que no ha llegado en el mejor momento para mi, en el cual he abusado hasta la sobredosis de historias de autoficción (Cambiar de idea, Ama, Halfon…). Confieso mi sensación de frustración por la lectura no satisfecha, porque la he disfrutado – especialmente al principio – por momento, y logro empatizar con la autora. Pero no entro al fondo de lo que me cuenta, y eso me distrae y me invita al abandono.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

Pensando el futuro

Como hemos hecho en otras ocasiones, vamos a iniciar un periodo de reflexión, de valoración de lo que somos, de lo que queremos ser y de cómo queremos ser en niundiasinlibro. Y es que la vida cambia muy deprisa y adaptarse no es una opción, sino una necesidad. Estamos buscando permanentemente maximizar nuestro entusiasmo, única manera de transmitir nuestra pasión. Aunque el alma del proyecto es el blog niundiasinlibro.com , y las redes sociales son el “soporte” al blog, nos hemos ido dando cuenta de que a veces parece justo al revés. Las redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram) son soportes de difusión en sí mismos, y en el caso de Instagram ya se da el caso de que los proyectos generan contenido alrededor de una fotografía, sin más. Y eso incluye reseñas de libros. De ahí que estemos planteando varias alternativas de futuro:  Abandonar el blog y generar todo el contenido en Instagram, c rear un podcast,  un canal de Twitch (y venirnos arriba definitivamente), abandonarnos to

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá