Ir al contenido principal

Represión de posguerra en Torre de Juan Abad (1939-1947), Tomás Ballesteros (Ediciones Puertollano)


El pasado 24 de Octubre, fecha en la que asistí a la presentación del libro Represión en la posguerra en Torre de Juan Abad (1939-1947), recordé el día en el que conocí a Tomás Ballesteros, su autor.

Fue a través de una amiga, Ana, y enseguida me llamó la atención la pasión que Tomás transmitía con sus palabras, con su mirada, con el tono de su voz (la pasión tiene estas cosas, es multisensorial e indisimulable). Fueron apenas unos minutos, que se me antojaron escasos. Hablamos de literatura, de memoria, de justicia, de libertad. Y del gran proyecto en el que lleva años trabajando, Mapas de Memoria, cuya existencia yo conocía a través de la prensa y del que él me contó algunos detalles: se trata de un proyecto que nació hace diez años con el propósito de dignificar a las víctimas de la posguerra en la provincia de Ciudad Real. El resultado, 4.000 nombres de víctimas de la represión una vez finalizada la Guerra Civil en una provincia que fue retaguardia durante la práctica totalidad de la contienda, y un libro que recoge todo el trabajo,  Para hacerte saber mil cosas nuevas: Ciudad Real 1939, un colosal proyecto editorial de un rigor inapelable. El proyecto ha tenido una gran repercusión a nivel nacional, convirtiendo a Ciudad Real en provincia referente en la reivindicación de esta justicia histórica.

Y como si de un gran río se tratara, de este gran proyecto están surgiendo otros afluentes en forma de otros libros, que profundizan en alguna de estas historias y lugares, dando espacio para la profundización y el detalle. Contaban Javier Flores (el editor) y el propio Tomás que se encuentran en proceso de publicación hasta ocho títulos diferentes, del que este es el primero.

El libro – como describe su título – hace un riguroso repaso a la represión de posguerra vivida en Torre de Juan Abad, un pueblo de la Mancha profunda de apenas 4.000 habitantes, que no tendría nada de particular si no fuera porque allí se dio un hecho que puede ayudar a entender parte de los sinsentidos vividos en esta nuestra guerra: en Torre de Juan Abad – retaguardia republicana hasta 1939 – no se habían producido muertes a manos de las autoridades republicanas, ni hechos violentos reseñables. Estas evidencias (constatadas incluso en la nada sospechosa Causa General), ponen en contexto la extrema crueldad del bando vencedor en aquellos territorios donde solo se entiende esta actitud por la necesidad de recuperar el tiempo perdido (permítanme la expresión).

Hay un acontecimiento que puede explicar (más que como justificación como coartada) todo el dolor causado a partir de 1939. Se trata de los sucesos ocurridos en la vecina Castellar de Santiago, donde como respuesta a los conocidos hechos ocurridos en el mismo pueblo en 1932 (donde el pueblo se reveló contra dirigentes y fuerzas del orden ante la resistencia de estos a aplicar las medidas progresistas del gobierno, entre ellas la Reforma Agraria), se produjeron actos de venganza en la iglesia de la localidad solo unos días después del alzamiento militar contra personas de perfil derechista. Lo cierto es que este acontecimiento se utilizó como acusación contra numerosos habitantes de Torre de Juan Abad, por supuesta participación directa, indirecta o por colaboración en los hechos. Y todo con pruebas poco fundamentadas, testigos de dudosa credibilidad o simples rumores. Aquí Tomás es riguroso en su relato, aportando datos documentados y objetivos, en un ejercicio de enorme valor y sin posibilidad de réplica. No olvidemos: la dictadura – tan cruel como ingenua – lo dejó todo escrito, convencida de que sus terribles e injustos actos respondían a un bien superior, casi divino.

Hay tres cosas que me gustaría destacar tras la lectura – apasionada – del libro. En primer lugar, el hecho de que aunque lo he leído en apenas tres días, avanzar en su lectura se hace realmente doloroso. Es difícil permanecer frío ante los testimonios, documentos, cartas (creo que no hay nada más estremecedor que las cartas de un condenado a muerte que se despide de sus seres queridos), sentencias judiciales y fotografías que Tomás muestra con absoluto rigor y respecto.

En segundo lugar, la enorme inteligencia que demuestra el autor dejando fuera del relato a los verdugos. Ni un solo nombre de los torturadores, opresores y asesinos que también protagonizan esta historia. Es una forma brillante de decir sin decir nada. Este libro da nombres (y relatos) a los que no los han tenido durante más de cuarenta años, e ignora a los nombres (e historias) de los que ya tuvieron oportunidad de tener su historia.

Por último, y esta es una virtud exclusivamente literaria, está el talento narrativo el escritor, que ha convertido un libro académicamente riguroso y rico en datos, en una historia con pulso narrativo, que se lee a través de un complejo pero claro hilo conductor. Esto, amigos, también es literatura, y convierte a Tomás no solo en un justiciero histórico (que ya es mucho) sino también en el narrador necesario que necesitan estas causas.

Seguiremos atentos a esta colección (Huellas de Memoria) que según sus artífices tendrá una visión global y transversal en torno a la memoria olvidada de los pueblos y personajes de esta provincia. Seguro que nos esperan historias tan apasionantes como esta.
Termino como empecé, con el día en el que Tomás presentó el libro en su pueblo, en Puertollano. Esa mañana el dictador era desenterrado y llevado lejos de sus víctimas. Benditas casualidades, que demuestran que en el improbable caso de que exista un dios, a veces se acuerda también de los buenos. El Valle de los Caídos es por fin un lugar un poco menos aterrador.

Posdata. No quiero olvidarme del editor, Javier Flores, protagonista anónimo de este libro y de tantos otros, el editor de provincias del que tendremos que hablarle a nuestros nietos cuando queramos contarles las historias que firmaron los héroes de estos tiempos que corren. Uno de esos humildes actores secundarios que, como dice Tomás en su libro, fueron (son) tanto no siendo nada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via