Ir al contenido principal

La apatía de los idiotas, J. J. M. Veiga (Distrito 93)


J. J. M. Veiga pertenece en cierto modo a la historia de niundiasinlibro. Hemos seguido una parte importante de su carrera con la lectura de sus libros desde que le conocimos con El reflejo dorado (2015), más tarde con Cuando el destino nos alcanceel maíz seguirá creciendo (2016) y ahora con su nueva novela, La apatía de los idiotas.
En primer lugar, permitidme la reflexión. El trazado literario de Veiga puede ser un fiel reflejo de la clase media literaria actual, en la que publicar es en sí un logro (ni hablamos de vender). Tres libros en tres editoriales distintas: El primero en Sankara, el segundo en Bandaaparte y el tercero en Distrito 93. Mi reconocimiento a este tipo de editoriales que depositan su confianza en autores que “solo” venden por la calidad de lo que escriben (qué paradoja, ¿verdad?), pero sobretodo a los autores que dedican una buena parte de su tiempo a defender su trabajo, a reivindicarse de editorial en editorial (son sus propios agentes) y a los que la justicia en forma de reconocimiento en el sector les llega (si les llega) tarde. Conozco ya a unos cuantos escritores que como Veiga forman parte del imprescindible tejido cultural de este país, y soy consciente del esfuerzo que les supone publicar. Sirva esta instrucción para poner en valor su trabajo y lanzarles el mensaje de que merece la pena haerlo.

Como pasó en las otras dos ocasiones, Veiga no nos sorprende, y lo hace sorprendiéndonos de nuevo. Un nuevo giro de género: nos encontramos ante una novela policiaca pura donde un crimen por resolver sacude a una pequeña localidad gallega. Recordemos que el autor había dado muestras de sobrada solvencia en el género de la fantasía/ciencia ficción (El reflejo..) y en el género negro/road movie (Cuando el destino…).



Aquí noto un giro hacia una propuesta de género más pura, más clásica quizás. La muerte de un habitante de este pueblo mientras trabajaba pintando la fachada de un hotel desencadena una investigación en la que se tratará de dilucidar si se trata de un accidente, un suicidio o un asesinato. La responsable de la investigación es Laura Vidal, una antigua habitante de Portolara (el pueblo donde sucede todo). Después de años lejos de allí, vuelve para liderar la investigación del caso, aunque la vuelta supone para ella mucho más que eso: lugares recordados, antiguas relaciones, hechos en su momento no relevantes que ahora sí lo son… El pasado, una vez más protagonista y desencadenante de acontecimientos.

A partir de ahí la trama despliega a un conjunto de personajes que basculan entre la sospecha de que todos saben más de lo que dicen. Las amistades, las relaciones no visibles, los hechos al margen de la ley (el narcotráfico irrumpe como elemento disruptor en una trama aparentemente plana en cuanto a las motivaciones de los personajes) son parte de una  novela con un marcado carácter teatral, ya que el escenario es casi único (yo al menos me he imaginado una calle donde sucede casi todo) y los personajes entran y salen de él como si de una obra dramática se tratara.

Me gusta el ritmo de la novela, pausado pero sin subtramas gratuitas (recurso del que se abusa en este género) igual que me gusta mucho también cómo el autor dibuja de manera precisa a Laura, la protagonista. También me encanta que el otro gran protagonista sea el propio muerto: todos los personajes restantes son secundarios al servicio del fallecido, y esa es una virtud de la narración que requiere de cierto talento (no puedo evitar establecer ciertos paralelismos con La soga, la enorme película de Hitchcock, la mejor de las menores, sin duda).


Una buena novela (de nuevo) de un autor honesto y de oficio, al que creo, la literatura le reserva un espacio de mayor relevancia en el futuro. Desde aquí le animamos a que siga persiguiéndolo. De momento el camino es el correcto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via