Ir al contenido principal

La historia de tu vida, Ted Chiang (Alamut)


Ted Chiang es el gran autor de ciencia ficción de los últimos años, ese que se supone que ha cogido el testigo de los más grandes (Asimov, Arthur C. Clarke, Philip K. Dick). Aunque parece pronto (solo este libro de relatos y uno recién publicado solo en inglés), lo cierto es que los ocho relatos que componen La historia de tu vida son ya suficiente aval para ubicarle entre lo mejor de la ciencia ficción actual.


Lo primero que llama la atención de los relatos de La historia de tu vida es la variedad y el dominio de técnicas narrativas dispares. Todo comienza con un relato clásico, La torre de Babilonia, relato canónico con reminiscencias borgianas que cuenta la historia del deseo del hombre de llegar a los límites del cielo, y por tanto de cumplir el deseo universal de conocer a dios.


A partir de aquí, los relatos exploran territorios más cercanos a las distopía y la ciencia ficción clásica. Así, nos encontramos Comprende (el desarrollo de una inteligencia sobrehumana, una nueva versión de Flores para Algernon) y Dividido entre cero (uno de mis favoritos, una matemática que demuestra el teorema de que 1+1 no son 2, con todo lo que esto significa).

Merece la pena hacer aquí un punto de inflexión con La historia de tu vida, el relato más largo del libro, que le da título y que ha servido como base para la película La llegada, de Denis Villeneuve. Aunque el tema no es nuevo (una filóloga participa de un proyecto para contactar con una inteligencia extraterrestre que llega a diferentes puntos de la tierra), el modo de contarlo – con ciertas similitudes con Contact – es lo que lo hace destacar sobre otros ya leídos. El lenguaje como elemento fundamental para entender la vida tal y como la entendemos y la posibilidad de manipular el tiempo son los temas centrales que se entrecruzan en un relato casi perfecto. La película, por cierto, es una obra maestra, y os reto a que decidáis con cuál os quedáis.


En la parte final del libro nos encontramos con Setenta y dos letras, La evolución de la ciencia humana (demasiado corto, parece el embrión de un relato mayor) y El infierno es la ausencia de Dios, de índole trascendental – incluso religioso – en torno a la creación y sus perversiones, o a la concepción del bien y del mal.

Termino (y separo del resto) al último relato, ¿Te gusta lo que ves? (Documental), el que me parece que es la joya del libro (y eso que el nivel es altísimo). Un mundo donde tenemos la posibilidad de no percibir la belleza humana a través de una operación, con el fin de alcanzar la igualdad entre humanos, y todo un debate alrededor de este concepto que nos lleva a plantear interesantísimos debates sobre los prejuicios, el mundo de las apariencias y si la privación de las mismas es o no la solución.


Si tengo que encontrar una similitud a la literatura de Ted Chiang en la actualidad, esta es sin duda la serie Black Mirror, donde episodio a episodio (totalmente independientes entre sí) vamos encontrándonos con historias de distopía pura que nos hace reflexionar lo que somos a través de lo que podríamos llegar a ser. En definitiva, lo que siempre ha pretendido la ciencia ficción.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via