Ir al contenido principal

Sábado, domingo, Ray Loriga (Alfaguara)


No somos sospechosos: nos fascina la obra de Ray Loriga, estamos entregados a la causa. Vivimos con el entusiasmo (irrepetible) de la adolescencia sus primeras obras (Lo peor de todo, Héroes), con militancia ciega sus obras de culto posteriores (Tokio ya no nos quiere, El hombre que inventó Manhattan), hasta su caída a los infiernos (literarios) antes de resucitar con Rendición, la novela que nos devolvió el entusiasmo adolescente. Por eso, por nuestra falta de sospecha, nos sentimos libres de abrirnos en canal con nuestras impresiones tras la lectura de Sábado, Domingo, su recién publicada nueva novela.


Una historia en dos actos, veinte años atrás y en la actualidad. Un sábado que podría haber sido una más pero que deriva en tragedia vuelve veinte años después al recuerdo y a la vida del protagonista adolescente de entonces, ahora ya adulto.

Vuelve el Loriga de voz adolescente, que en retrospectiva (auto)analiza un hecho del pasado, con zonas nubladas, con asuntos sin aclarar que vuelven al presente y reactivan el sentimiento de culpa, las dudas por los actos no consumados (y por los consumados) y nos hacen pensar que somos lo que somos porque fuimos lo que fuimos.


Y qué queréis que os diga. Este Ray Loriga se deja tibio, porque no se parece al que reconozco ahora como escritor ni al que recuerdo del pasado, y al intentar mostrarme una versión renovada del primer Loriga me acaba ofreciendo muy poco.

Dicho lo cual, esta obra – en mi humilde opinión, fallida – del autor de Trífero parece confirmar que la irregularidad en su carrera parece una condición necesaria para sorprendernos cada cierto tiempo con una obra que es capaz de fascinarnos. Con esa esperanza nos quedamos, con la que nos permite esperar su próxima novela. Porque seguimos militando en el club de incondicionales de Loriga. Por eso no perdemos la esperanza.

Comentarios

  1. La sinceridad siempre aporta algo. Hablar bien de todos los libros sería como no hablar bien de ninguno. Sin duda, Ray Loriga volverá a fascinarnos. Cuestión de tiempo. Pero más que una obra fallida, veo aquí una labor editorial fallida.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

Pensando el futuro

Como hemos hecho en otras ocasiones, vamos a iniciar un periodo de reflexión, de valoración de lo que somos, de lo que queremos ser y de cómo queremos ser en niundiasinlibro. Y es que la vida cambia muy deprisa y adaptarse no es una opción, sino una necesidad. Estamos buscando permanentemente maximizar nuestro entusiasmo, única manera de transmitir nuestra pasión. Aunque el alma del proyecto es el blog niundiasinlibro.com , y las redes sociales son el “soporte” al blog, nos hemos ido dando cuenta de que a veces parece justo al revés. Las redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram) son soportes de difusión en sí mismos, y en el caso de Instagram ya se da el caso de que los proyectos generan contenido alrededor de una fotografía, sin más. Y eso incluye reseñas de libros. De ahí que estemos planteando varias alternativas de futuro:  Abandonar el blog y generar todo el contenido en Instagram, c rear un podcast,  un canal de Twitch (y venirnos arriba definitivamente), abandonarnos to

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá