La casa de Bernarda Alba, Federico García Lorca (Cátedra)


Cuando estéis perdidos, regresad a los clásicos; si queréis iniciar a alguien a la literatura, elegid bien, si es posible, entre los clásicos. Ahora más que nunca, necesitamos reivindicar a los pioneros, a los que rompieron los moldes, a los que nos enseñaron a transgredir, a los que crearon obras inmortales, más allá del tiempo. Ahora, más que nunca, necesitamos a autores como Federico García Lorca. Este verano he releído La casa de Bernarda Alba, en la impagable edición de Cátedra (su colección negra de clásicos debería estar en todas las casas).

La casa de Bernarda Alba nos cuenta la historia de Bernarda, que tras la muerte del marido, impone un férreo luto de ocho años (sin salir de casa, sin mostrarse al exterior) para ella y para sus cinco hijas. Entre ellas, la menor, Adela, de solo veinte años y con una ansia incontrolada por vivir, y Angustias, la mayor, de treinta y nueve años, prometida de Pepe el Romano, sospechoso de perseguir la herencia de esta como primogénita del fallecido.
Se presenta enseguida el conflicto: la envidia de las demás hermanas, el amor oculto de Adela por el prometido de su hermana mayor, el rencor por lo considerado como no merecido, y todo bajo la opresión de un ambiente irrespirable, el de la casa, la gran protagonista, el espacio cerrado donde solo el drama parece la salida.
El final, como parece inevitable desde el principio, desemboca en tragedia.

Todo lo que diga del libro es poco. Se trata de una obra de teatro cuya lectura es apasionante y fundamental. Es increíble la cantidad de riqueza narrativa, formal, ambiental consigue Lorca en apenas ochenta páginas. La simbología, los silencios, la expresividad del texto, todo en ella es perfecto, y nos traslada con una facilidad envidiable a las tablas de un escenario y a la casa donde transcurre todo.
Nadie como el granadino ha conseguido universalizar el drama local con todas sus peculiaridades, su lenguaje propio, su iconografía, sus dramas rurales únicos. Conseguir trasladar eso y que lo entiendan en cualquier confín del mundo es lo que hace grande a Lorca. Siempre me ha parecido que ese es su gran valor, como siempre me ha parecido cada vez que he visto una película suya que daría lo que fuera por que Tarantino hiciese su propia versión de alguna de las obras de Federico.

Seguiremos leyéndole durante los próximos meses, y seguiremos reivindicando su legado. A Lorca hay que leerle, y solo desde su grandeza es comprensible el daño que se le hizo al mundo privándonos de él cuando solo tenía treinta y ocho años.

0 comentarios:

Publicar un comentario

¡No te pierdas ninguna entrada! SUSCRIBETE