Ir al contenido principal

La casa de Bernarda Alba, Federico García Lorca (Cátedra)


Cuando estéis perdidos, regresad a los clásicos; si queréis iniciar a alguien a la literatura, elegid bien, si es posible, entre los clásicos. Ahora más que nunca, necesitamos reivindicar a los pioneros, a los que rompieron los moldes, a los que nos enseñaron a transgredir, a los que crearon obras inmortales, más allá del tiempo. Ahora, más que nunca, necesitamos a autores como Federico García Lorca. Este verano he releído La casa de Bernarda Alba, en la impagable edición de Cátedra (su colección negra de clásicos debería estar en todas las casas).

La casa de Bernarda Alba nos cuenta la historia de Bernarda, que tras la muerte del marido, impone un férreo luto de ocho años (sin salir de casa, sin mostrarse al exterior) para ella y para sus cinco hijas. Entre ellas, la menor, Adela, de solo veinte años y con una ansia incontrolada por vivir, y Angustias, la mayor, de treinta y nueve años, prometida de Pepe el Romano, sospechoso de perseguir la herencia de esta como primogénita del fallecido.
Se presenta enseguida el conflicto: la envidia de las demás hermanas, el amor oculto de Adela por el prometido de su hermana mayor, el rencor por lo considerado como no merecido, y todo bajo la opresión de un ambiente irrespirable, el de la casa, la gran protagonista, el espacio cerrado donde solo el drama parece la salida.
El final, como parece inevitable desde el principio, desemboca en tragedia.

Todo lo que diga del libro es poco. Se trata de una obra de teatro cuya lectura es apasionante y fundamental. Es increíble la cantidad de riqueza narrativa, formal, ambiental consigue Lorca en apenas ochenta páginas. La simbología, los silencios, la expresividad del texto, todo en ella es perfecto, y nos traslada con una facilidad envidiable a las tablas de un escenario y a la casa donde transcurre todo.
Nadie como el granadino ha conseguido universalizar el drama local con todas sus peculiaridades, su lenguaje propio, su iconografía, sus dramas rurales únicos. Conseguir trasladar eso y que lo entiendan en cualquier confín del mundo es lo que hace grande a Lorca. Siempre me ha parecido que ese es su gran valor, como siempre me ha parecido cada vez que he visto una película suya que daría lo que fuera por que Tarantino hiciese su propia versión de alguna de las obras de Federico.

Seguiremos leyéndole durante los próximos meses, y seguiremos reivindicando su legado. A Lorca hay que leerle, y solo desde su grandeza es comprensible el daño que se le hizo al mundo privándonos de él cuando solo tenía treinta y ocho años.

Comentarios

Entradas populares de este blog

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via