Ir al contenido principal

Sabrina, Dick Drnaso (Salamandra Graphic)


Cuando una novela gráfica trasciende los límites habituales del género y accede a otros territorios propios de otras disciplinas, tenemos que detenernos y analizar por qué. Es el caso de Sabrina, la propuesta gráfica del norteamericano Dick Drnaso que ha convulsionado el panorama literario mundial. Se trata de la primera novela gráfica nominada al premio Man Booker, uno de los referentes de la excelencia narrativa desde hace 50 años. Para contextualizar la noticia merece la pena enumerar a algunos de los premiados a lo largo de la historia del premio. Entre los galardonados nos encontramos a Penélope Fitzgerald, Coetzee, Kazuo Ishiguro, Margaret Atwood, John Banville o Julian Barnes.


Sabrina es la historia de una desaparición, la chica que da título a la novela. Pronto se descubre el motivo (traumático, mediático, perturbador) y el entorno de Sabrina se tambalea y se cuestiona su propia vida, el sentido de la misma y su capacidad para continuar.
En concreto, la narración gira en torno a tres personajes: Sandra, hermana de Sabrina y la última persona conocida con la que estuvo; Teddy, novio de Sabrina al que la desaparición le hace caer en una profunda depresión que se traduce en aislamiento e incapacidad de comunicación; y por último Calvin, amigo de Teddy, que acoge a este en su casa durante las semanas posteriores al suceso.


En Sabrina puede parecer que no pasa nada (salvo lo obvio). Nada más lejos de la realidad, es justo lo contrario. Los personajes principales se ven sumidos en un estado en el que imperan los silencios y las inacciones, pero es eso precisamente lo que refleja la situación en la que se ven sumidos y que escapa completamente a su control. De los tres personajes, el que más me ha impresionado es el de Calvin, el que aparentemente es el más alejado del drama principal. Ver cómo la vida de este personaje, aparentemente secundario, se tambalea y su propio drama personal se ve afectado por lo sucedido es un magistral reflejo de lo que sucede en nuestras propias vidas, donde lo externo nos influye y nos condiciona.


¿Qué hace especial a Sabrina con respecto a otras propuestas? ¿Por qué algunos se han atrevido a calificar Sabrina como la gran (por fin) novela americana? La pregunta solo soy capaz de responderla desde las entrañas, con las sensaciones comparadas que su lectura me ha producido: es la misma que cuando he vi por primera vez Mad Men, o cuando leo a Carver o a Philip Roth. El mérito de Sabrina es que logra capturar un trozo de realidad (la actual) que es tan difícil retener en el tarro de cristal de lo artístico. Creo que no existía la novela que con tan poco ha sido capaz de contar el mundo actual de exposición a lo mediático, de desorientación vital, de fake news y postverdad, de capacidad de autodestrucción de la realidad. Por eso creo que sí, que Sabrina merece incorporarse al debate de las grandes obras que nos muestran el reflejo de lo que somos aunque no pretendamos serlo.


De nuevo, y no me canso, aprovecho este humilde espacio para felicitar a Salamandra. Parecen empeñados en posicionarse como la editorial gráfica de referencia en el panorama editorial nacional, nada fácil, como hemos comentado en otras ocasiones. La publicación de Sabrina es probablemente el acontecimiento gráfico de los últimos años, y han sido ellos los responsables de hacérnosla llegar a los lectores españoles.

Acudid a Sabrina si queréis respuestas, si os gusta ver lo que no se suele enseñar de nuestra sociedad, si os gustan los libros que nos hablan sin texto y continúan días, semanas después de ser leídos. Sabrina está llamado a convertirse en un clásico literario de nuestra era que crecerá con los años.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici