Los últimos zares, Virginia Cowles (Juventud)


Ya llevaba un tiempo con unas ganas tremendas de leer sobre los Romanov, la gran saga de zares rusa sin los que no es posible contar la historia del mundo de los últimos cuatrocientos años. Supongo que ha tenido que ver el recién cumplido aniversario de la revolución de octubre, y que también ha ayudado la formidable serie de Mathew Weiner (creador de Mad Men), The Romanoffs, que sigue los pasos en la actualidad de los supuestos descendientes de los últimos zares. En cualquier caso, la sombra de la leyenda de la familia Romanov es alargada, y para acercarme a ella he elegido uno de los títulos más rigurosos e imprescindibles, Los últimos zares, de Virginia Cowles.


Se trata de un breve ensayo histórico que recorre los hechos que rodean al último zar, Nicolás II y su familia, en lo que supone uno de los acontecimientos históricos fundamentales del siglo pasado: la revolución de Octubre rusa, la Primera Guerra Mundial y el fin de la Rusia de los zares.

La historia es en sí apasionante, pero es que además la autora interconecta con extrema habilidad los hechos rigurosos con la vida y anécdotas de Nicolás, Alejandra y sus cinco hijos. El relato de sus relaciones entre ellos y con el poder está lleno de atractivo: las tramas políticas conspiratorias, personajes emblemáticos como Rasputín, la enorme influencia francesa, inglesa y alemana en la corte y en el gobierno del país.

Llama especialmente la atención la especial relevancia que la autora otorga a la zarina Alejandra con respecto a su influencia en el poder, hasta dar la sensación de que la regidora de los designios de los rusos era en realidad ella. En contraste, Nicolás II aparece retratado desde el principio como una persona poco hábil e insegura en sus funciones de gobierno.


El plato fuerte, no podía ser de otra forma, viene al final. El trágico destino de la familia Romanov, cruelmente asesinados en un sótano y posteriormente quemados en un bosque cercano no está exento de leyendas. En muchas de ellas existe la convicción de que de la matanza quedaron supervivientes, siendo el caso que más veracidad se le ha dado el de una de las hijas, Anastasia. El capítulo que recoge estas teorías (el epílogo en realidad) es brillante y brinda al lector a seguir interesándose por una de las familias más importantes de la historia de la humanidad.


Os recomiendo que recuperéis esta lección de historia perdida en vuestra memoria y que leáis este libro, veáis un documental o busquéis información al respecto. Se trata de una historia apasionante.


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestros rincones literarios

¡No te pierdas ninguna entrada! SUSCRIBETE

Popular Posts