Ir al contenido principal

Después de la caída, Dennis Lehane (Salamandra)


Supongo que a ningún lector habitual le resulta desconocido Dennis Lehane. Principalmente por sus obras más conocidas, Mystic River o Shutter Island llevadas con gran éxito al cine. Personalmente no había leído ninguna novela suya y tenía muchas ganas. Así que cogí con bastante ánimo esta novela, protagonizada por una mujer normal que podría ser cualquiera de nosotros…en principio nos adentramos en una “domestic noir”.
Rachel Childs superó una infancia difícil para convertirse en una intrépida triunfadora, una periodista en busca permanente de la verdad. Durante un reportaje televisivo en directo desde Haití sufre una crisis nerviosa que acaba con su confianza en sí misma, su matrimonio y su trabajo. En plena lucha contra la agorafobia y el pánico a recordar, conoce a Brian, un hombre que la entiende y la apoya en todos sus esfuerzos por recuperarse. Su amor incondicional la ayuda a reponerse, hasta que un encuentro casual en una tarde lluviosa hace que su vida ideal se tambalee... igual que su matrimonio.



Algo que define a un buen escritor de suspense es la capacidad para enganchar al lector. Y eso Lehane lo consigue con el primer capítulo. Un cliffhanger de libro para comenzar y mantenerte en vilo durante toda la primera mitad del libro. Porque esa primera mitad no contiene ningún elemento de novela negra. Es la vida de Rachel, su infancia, la búsqueda de su padre, su primer matrimonio…nada que nos haga esperar un momento emocionante. Es una vida algo peculiar pero nada más. Pero claro, si has leído el primer capítulo tú sabes que hay algo más. Y además en estas primeras doscientas páginas te has familiarizado con el personaje y has empatizado. Ya te importa lo que le pueda pasar. Un inicio inteligente aunque sea un truco muy evidente.
Y realmente llega el thriller. Dejamos de lado lo doméstico para meternos en una trama completamente diferente, de esas que te haces dar la vuelta atrás buscando pistas en las anteriores páginas. Intentaré no contar mucho porque cualquier giro, frase o personaje debe sorprendernos para no estropear la novela. Si las primeras páginas resultan algo más lentas y sopesadas, un preámbulo amplio, a partir de ahora los acontecimientos se precipitan y tenemos que ver a Rachel asumir decisiones precipitadas, salir de su zona de confort, y en resumen convertirse en la “heroína” de la novela repentinamente. A partir de ese momento la novela se vuelve trepidante y adictiva.
Porque de esto principalmente va el libro. Tu vida pasa plácidamente, tomas decisiones, tienes problemas, te encierras en ti mismo, siguen ocurriendo cosas, ves la vida pasar, ves cómo la vida le pasa a otros pero ocurre algo y “plas” avanzas, despiertas, vuelves a vivir. La capacidad del ser humano para la adaptación, la capacidad para convertirnos en extraordinarios.

Creo que ha sido un buen inicio con Dennis Lehane pero claro, ahora tengo muchas ganas de leer sus anteriores obras. Si no lo conocíais leed esta novela y si ya lo habéis hecho pues supongo que el autor no os sorprenderá tanto pero la disfrutareis, os aseguro un buen rato con ella.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via