Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2019

Sabrina, Dick Drnaso (Salamandra Graphic)

Cuando una novela gráfica trasciende los límites habituales del género y accede a otros territorios propios de otras disciplinas, tenemos que detenernos y analizar por qué. Es el caso de Sabrina , la propuesta gráfica del norteamericano Dick Drnaso que ha convulsionado el panorama literario mundial. Se trata de la primera novela gráfica nominada al premio Man Booker, uno de los referentes de la excelencia narrativa desde hace 50 años. Para contextualizar la noticia merece la pena enumerar a algunos de los premiados a lo largo de la historia del premio. Entre los galardonados nos encontramos a Penélope Fitzgerald, Coetzee, Kazuo Ishiguro, Margaret Atwood, John Banville o Julian Barnes. Sabrina es la historia de una desaparición, la chica que da título a la novela. Pronto se descubre el motivo (traumático, mediático, perturbador) y el entorno de Sabrina se tambalea y se cuestiona su propia vida, el sentido de la misma y su capacidad para continuar. En concreto, la narración

Romanov, crónica de un final, 1917-1918 (Páginas de Espuma)

Ya conocéis nuestra predilección por el final de los Romanov, la última familia de zares que sucumbió a la Revolución Rusa. Hace poco leímos Los últimos zares,el clásico de Virginia Cowles y nos quedamos con ganas de más. Para nuestra fortuna, Páginas de Espuma publicó hace unos meses esta joya, de la que hemos disfrutado igual o más que con el libro de Cowles. Se trata de Romanov, crónica de un final , la crónica epistolar de los últimos meses de guerra y cautiverio de la famila real rusa.   A través de un excelente trabajo editorial, el libro recoge a través de cartas personales, telegramas, diarios y de extractos de memorias personales, los últimos meses que precedieron a la caída de Nicolás II, con el fatal desenlace final conocido universalmente, en la que la familia al completo fue acribillada a tiros, y a partir del cual nace la leyenda de Anastasia, la supuesta superviviente.   El libro supone un complemento de valor incalculable a la historia o

Honrarás a tu padre y a tu madre, Cristina Fallarás (Anagrama)

La casualidad ha hecho que la lectura de este libro haya coincidido con un proyecto personal de largo plazo en el que voy a intentar construir un árbol genealógico familiar. De esto – con algunos matices – nos habla Cristina Fallarás en su historia Honrarás a tu padre y a tu madre , en lo que ha sido una de las historias más reveladoras que he leído en los últimos meses. Cristina, autora y protagonista, indaga en el pasado de su familia – de sus muertos, como ella misma escribe – porque a través de ellos pretende lograr conocerse mejor. Buscando se encontrará a sí misma, en su infancia, en el lugar en el que creció y en el que se hizo quien es ahora. E indagando llegará a dos historias paralelas, opuestas y en ocasiones coincidentes. Por un lado su abuelo materno, militar directamente involucrado en el golpe de estado, y protagonista de un fusilamiento que marcará su destino y su presente. Por otro lado, su abuelo paterno, fusilado por accidente (confundido con un familiar)

Distinta, Sozapato & Beto Valencia (Kalandraka)

Si algo le tenemos que agradecer a la editorial Kalandraka es su absoluta apertura de mente (y por tanto de línea editorial), gracias a la cual podemos conocer obras absolutamente diferentes. Hoy os traemos un nuevo ejemplo: Distinta, de Sozapato (a la que ya conocimos con la obra Matilde) y Beto Valencia. Distinta es la historia de una niña diferente que,en contraste con la rutina del mundo, se emociona madrugando, mira al cielo, se monta en la luna y juega con las ovejas que otros necesitan para dormir. Es una historia sobre la maravillosa aventura que supone ser diferente, sentirse diferente Aunque parezca paradógico, mis hijos conectan mejor con este tipo de historias, abstractas, no explícitas, visualmente muy potentes y con poco texto pero muy revelador, que con los cuentos convencionales con inicio, nudo y desenlace, incluyendo una moraleja más o menos clara. Los niños nos dan una lección continua de mentes abiertas y aceptación y muchas veces somos nosotros

Después de la caída, Dennis Lehane (Salamandra)

Supongo que a ningún lector habitual le resulta desconocido Dennis Lehane. Principalmente por sus obras más conocidas, Mystic River o Shutter Island llevadas con gran éxito al cine. Personalmente no había leído ninguna novela suya y tenía muchas ganas. Así que cogí con bastante ánimo esta novela, protagonizada por una mujer normal que podría ser cualquiera de nosotros…en principio nos adentramos en una “domestic noir” . Rachel Childs superó una infancia difícil para convertirse en una intrépida triunfadora, una periodista en busca permanente de la verdad. Durante un reportaje televisivo en directo desde Haití sufre una crisis nerviosa que acaba con su confianza en sí misma, su matrimonio y su trabajo. En plena lucha contra la agorafobia y el pánico a recordar, conoce a Brian, un hombre que la entiende y la apoya en todos sus esfuerzos por recuperarse. Su amor incondicional la ayuda a reponerse, hasta que un encuentro casual en una tarde lluviosa hace que su vida ideal se tambalee..

Las dos muertes de Ray Loriga, Daniel Giménez (Galaxia Gutenberg)

Cuando hace dos años leíamos Cocaína , la ópera prima de Daniel Jiménez, ya lo advertíamos: no parecía que el libro formara parte de la literatura pasajera, la que pronto hace olvidar títulos y a sus autores. Nos llega su segundo libro, Las dos muertes de Ray Loriga, con merecida expectativas, y con varios ingredientes que la han convertido en carne de lectura urgente.   Voy a intentar explicaros a través de cinco reflexiones qué es, qué me he encontrado y qué podéis encontrar en Las dos muertes de Ray Loriga: 1. Ray Loriga ha muerto. Tras el éxito de su Rendición y el aplauso casi unánime de crítica y público, y durante la gira latinoamericana de promoción de la obra, Ray Loriga es encontrado muerto. ¿Quién está detrás de la muerte? ¿Asesinato o suicidio? Daniel Jiménez narra en primera persona la experiencia. Ray es uno de sus ídolos literarios, y además le ha conocido hace poco en la Feria del libro de Madrid. La muerte de Ray Loriga sacude su vida y la modifica para

¡Leed!

Ya lo sé, tenemos poco tiempo, nos gustaría leer pero tengo mucho trabajo, la agenda de mis hijos me tiene esclavizado, llego a casa y prefiero ver la tele con lo que haya en ese momento. Ruido de fondo. Todo eso ya lo sé. En este mundo multitarea donde parecemos poseídos por un espíritu renacentista de bajo coste aprendiendo de todo (a bailar, a hablar tres idiomas, a hacer yoga, al padel, a las catorce actividades de mis hijos) no hemos dejado tiempo para la lectura de calidad, la reflexionada, la que nos invita a ponernos en la piel de otros, y con ello a empatizar, discrepar desde el conocimiento, a aprender cosas nuevas (a veces simplemente vidas nuevas), a viajar a otros países, a vivir otras vidas... Por eso os animo a seguir estos simples consejos con los que leer más, recuperar el hábito perdido y volver a descubrir lo felices que vais a ser leyendo: Elige un libro: Preguntando a tu amigo lector, que te conoce y sabrá qué recomendarte Preguntando en una libre

Siete historias para la Infanta Margarita, Miguel Fernández-Pacheco (Kalandraka)

He de reconocer que ubicar esta reseña un viernes (día destinado a los libros para niños, novela gráfica y cómic) ha sido puramente arbitrario.Cada vez, es cierto, tengo menos claro dónde están los límites, qué es literatura infantil y si esta deja de serlo cuando soy yo (un adulto, al menos aparentemente) el que disfruta del libro. Pues bien, este es un ejemplo perfecto de libro (felizmente) inclasificable, y cuya lectura ha sido un auténtido deleite. Se trata una verdadera joya publicada (rescatada) por Kalandraka,  Siete historias para la Infanta Margarita. El libro parte de la siguiente premisa: El autor del cuadro Las Meninas, Diego de Velázquez, se encuentra con la necesidad no prevista de entretener a la infanta Margarita, a priori protagonista del cuadro. El pintor acaba encontrando la solución: entretener a la niña con historias de amores y desamores (tal y como ella demanda), de dentro y fuera de la corte. De esta manera, y con un relato contado por el propio V

Los últimos zares, Virginia Cowles (Juventud)

Ya llevaba un tiempo con unas ganas tremendas de leer sobre los Romanov, la gran saga de zares rusa sin los que no es posible contar la historia del mundo de los últimos cuatrocientos años. Supongo que ha tenido que ver el recién cumplido aniversario de la revolución de octubre, y que también ha ayudado la formidable serie de Mathew Weiner (creador de Mad Men), The Romanoffs , que sigue los pasos en la actualidad de los supuestos descendientes de los últimos zares. En cualquier caso, la sombra de la leyenda de la familia Romanov es alargada, y para acercarme a ella he elegido uno de los títulos más rigurosos e imprescindibles, Los últimos zares , de Virginia Cowles. Se trata de un breve ensayo histórico que recorre los hechos que rodean al último zar, Nicolás II y su familia, en lo que supone uno de los acontecimientos históricos fundamentales del siglo pasado: la revolución de Octubre rusa, la Primera Guerra Mundial y el fin de la Rusia de los zares. La historia es en sí

El incendio de la mina El Bordo, Yuri Herrera (Periférica)

En un año en el que la no ficción ha dominado buena parte de nuestras lecturas, se ha hecho hueco esta breve narración editada por Periférica que narra un episodio ocurrido hace cien años en la mina El Bordo, en el Méjico de principios del siglo pasado, en el que un incendio en la citada mina provocó la muerte de 87 mineros. Se trata de la reconstrucción precisa del suceso   a través de todos los testimonios que el autor ha podido recoger décadas después. Como es lamentablemente común en historias semejantes, el tiempo demuestra que los silencios no suelen ser casuales, que las historias contadas de forma incompleta están cargadas de intención y que los hechos históricos suelen contener información sesgada que impide conocer en su totalidad toda la verdad. La narración de Yuri es precisa e implacable, y pone en duda la cadena de decisiones tomada. ¿Pudo evitarse la muerte de los trabajadores? ¿Se analizaron adecuadamente las causas? ¿Fueron los propietarios de la m

Nejishiki, Yoshiharu Tsuge (Gallo Nero)

Hoy toca hablar de un clásico del Manga, género que no se prodiga demasiado en nuestro blog pero que no perdemos de vista, por todo lo que le debemos y todo lo que ha inspirado a la novela gráfica occidental. Nejishiki es un clásico, y marcó un antes y un después en el universo Manga (cómic japonés) abordando fondos y formas nunca antes explorados. Os dejo la sinopsis del libro, perfecta síntesis de su importancia: Nejishiki se publicó por primera vez en un número monográfico de la revista GARO de junio de 1968 dedicado a Yoshiharu Tsuge. Una de las novedades formales, al margen de su temática onírica y surrealista, fue la inclusión del color en un contexto donde todas las obras se publicaban en blanco y negro. El autor a afirmó que Nejishiki era un ejercicio puramente artístico, alejado del concepto tradicional del manga. No obstante, más tarde se desdijo a sí mismo al asegurar que solo había plasmado sobre el papel un sueño que tuvo una tarde de verano tumbad

Flosrescencia, Kopano Matlwa (Alpha Decay)

Este pequeño libro contiene mucha realidad y mucho sufrimiento dentro de su reducido formato. La joven autora nos trae un país, unas circunstancias a las que no estamos acostumbrados, al menos yo. El retrato de Sudáfrica desde el punto de vista de una de sus etnias, de una de las habitantes con la normalidad de una profesión estable y un país que sigue sufriendo la mayor lacra de todas, la intolerancia. Desde que era niña, Masechaba sueña con hacerse médico y salvar vidas. En una joven Sudáfrica que no ha cerrado en absoluto las heridas de su pasado, la medicina le parece una vía ideal para contribuir a apaciguar el sufrimiento de una sociedad todavía xenófoba, machista y supersticiosa. Pero a la vez que trata de aliviar el dolor ajeno —trabajando en un hospital con pocos recursos y enfrentándose a diario con las penurias del sistema público de salud, que muchas veces pondrá a prueba su vocación— Masechaba tiene que lidiar con sus propios demonios: No vais a sacar de mí un “E

La muerte del comendador. Libro 1, Haruki Murakami (Tusquets)

Haruki Murakami representa para mi una etapa muy importante de mi vida como lector. Al igual que Paul Auster, Isaac Rosa o Belén Gopegui - por citar a los que me vienen a la cabeza - Murakami llegó en un momento en el que mi pasión por la lectura estaba en un momento bajo. Su literatura hizo recuperar mi entusiasmo por los libros, y aunque solo sea por eso, le debo tanto que la única forma de devolvérselo es volver a él siempre que tengo ocasión, y he de reconocer que en el blog no le he dedicado el tiempo merecido (tan solo he reseñado su libro de relatos El elefante desaparece ) Hoy os hablo de La muerte del comendador. Libro 1, su más reciente publicación. El planteamiento de la historia es sencillo. Un pintor en plena crisis personal se recluye en una casa retirada del mundanal ruido, propiedad del padre de un amigo, también pintor. Allí reflexiona, recuerda, analiza, tanto su pasado como su presente y su futuro. En cuanto a su pasado, varias cosas aún sin cerrar gira