Ir al contenido principal

Bajo la red, Iris Murdoch (Impedimenta)


Hace ya tiempo que descubrí a Iris Murdoch gracias a Impedimenta en El libro y la hermandad. Y desde entonces he podido leer algunos más, confirmándome que es una escritora muy buena que había pasado por alto hasta ahora. De nuevo Iris Murdoch nos sitúa en Londres, de nuevo un personaje masculino protagonista y peculiar. Algo que es un eje principal en todas sus obras.
Considerada una de las cumbres de la narrativa inglesa del XX, Bajo la red supuso el debut novelístico de Iris Murdoch. Jake Donaghue, su protagonista, es un escritor y traductor que deambula por un Londres inabarcable intentando compensar de algún modo los errores del pasado. Tras regresar de un viaje a Francia, su vida da un vuelco: su novia, que se ha enamorado de un corredor de apuestas, le pide que se vaya de casa. Desesperado, Jake se ve obligado a recurrir a su exnovia, Anna Quentin, y a un antiguo amigo, Hugo Belfounder, quien en el pasado le inspiró un libro sobre la inutilidad del lenguaje. Así emprenderá su particular descenso a los infiernos, vagabundeando por el Londres más bohemio entre filósofos, sindicalistas borrachos y perros prodigio, en busca de un lugar en el que asentarse. Iluminado, pero víctima de una persistente desazón vital, Jake no abandona su idea de llegar a ser un verdadero escritor mientras el mundo parece derrumbarse a su paso.


Cuando comencé bajo la red, me pareció que estaba describiendo al mismo protagonista de otra de sus obras más aclamadas: El mar, el mar. Y aunque su personajes suelen ser muy parecidos, hombres de mediana edad con dudas existenciales sobre su profesión y su vida sentimental, la novela que nos ocupa tiene un clarísimo tono humorístico. Jake Donaghue se burla de sí mismo, y no se toma demasiado en serio. Esto nos lleva a que la novela sea un agradable paso por todos los temas tan profundos que tocaba la autora en los demás libros de forma más dramática.
La autora tiene una clara preferencia por los libros corales. Cierto que el protagonista tiene un mayor peso que los demás, además es el narrador en primera persona. Pero aparecen muchos personajes que hacen que la novela se vuelva un vodevil. Varias, ex novias, amigos sin rumbo, nuevos novios de las novias…se convierte en una novela divertida e intrépida.

Dentro de su aparente ligereza nos muestra las preocupaciones más universales de la humanidad, el talento frente a la supervivencia, el amor verdadero frente al capricho pasajero, o el paso del tiempo. Por todo ello pasa Jake, una veleta universal, un hombre que se va dejando llevar por unos y otros sin un claro destino. Pero claro, un hombre que en ocasiones a todos nos gustaría ser, sin ataduras, remordimientos ni complejos.
Es cierto que si has leído uno de sus libros te da la sensación de estar leyendo lo mismo de nuevo. Pero claro, si lo has disfrutado todas las veces pues no ocurre nada. Simplemente alegrarse de continuar con la prosa de esta inteligente autora. Yo seguiré intentando completar toda su obra.


Iris Murdoch nació en Dublín en 1919. Cuando apenas tenía unas semanas de vida, su familia se mudó a Londres. Estudió Literatura Clásica, Historia Antigua y Filosofía, y fue alumna de Wittgenstein en Cambridge. Su primera novela, Bajo la red, publicada en 1954, está considerada una de las cien mejores novelas del siglo XX en lengua inglesa por la revista Time. Publicó veinticinco más, entre las que cabe destacar, además de El libro y la hermandad (1987), La campana (1958), El unicornio (1963), El príncipe negro (1973, Premio James Tait Black Memorial), Henry y Cato (1976) y El mar, el mar (1978, Premio Booker). En 1995 empezó a padecer los efectos del Alzheimer. En 1997 ganó el Golden Pen Award. Murió en 1999.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via