La primera mano que sostuvo la mía, Maggie O’Farrell. Libros del asteroide


El año pasado leí de una sentada dos libros de Maggie O’Farrell. La novedad de ese año “Tenía que ser aquí”, que me entusiasmó y debido a ello leí “La extraña desaparición de Esme Lennox” que me dejó un poco más fría. Tenía muchas ganas de leer esta nueva novela, que de nuevo tiene como base la familia, el entorno en el que la autora se siente más cómoda y donde parece encontrar su mayor inspiración.

Cansada de someterse a la voluntad de sus padres, Lexie Sinclair decide abandonar la casa familiar en el campo e instalarse en Londres. Allí conoce a Innes Kent, el editor de una revista de arte que la introducirá en los ambientes bohemios del Soho de mediados de los años cincuenta, y empezará una vida completamente distinta a la que estaba prevista para ella.
Años más tarde, en el Londres actual, la maternidad ha trastocado la vida de Elina: un día se olvida de los zapatos al salir de casa y al otro es incapaz de recordar el día del parto. Mientras, Ted, el padre de su hijo, se va encerrando en sí mismo y empieza a recordar episodios de su infancia que había olvidado.



Como es habitual en los libros de Maggie O´Farrell engancha desde el primer momento y los personajes pasan a convertirse enseguida en compañeros de aventuras de los que echas de menos cuando cierras la novela. Es el punto fuerte de la autora, crear y desarrollar a los personajes de una manera muy inteligente, ligándote a sus emociones. En su anterior libro los masculinos tenían más peso, estaban muy bien definidos. En esta novela sin embargo son los personajes femeninos los que he encontrado mejor recreados.

Elina es el personaje con el que más he conseguido empatizar en los últimos tiempos. Su visión de la maternidad es la más parecida a la mía propia que he podido encontrar. No idealiza, no desarma, pero sí muestra la total pérdida de identidad que algunas mujeres sufrimos tras dar a luz, la dicotomía entre el amor más sacrificado y absoluto con la rabia de perderte a ti misma en el proceso. Afortunadamente es una sensación temporal, quizá por ello poco desarrollada en la literatura.

La parte atractiva, bonita, ligera viene de la mano de Lexie. La vida de una chica de pueblo que se atreve con todo y se adentra en la gran ciudad. Se enamora de un editor y comienzan una vida ajetreada e interesante en el mundo artístico en el Londres de los años 70. El personaje de Lexie atrae desde el primer momento. Rebelde, atrevida, inteligente e inconformista. Innes Kent la subyuga y se convierte en nexo de la historia de entre la actualidad y los años pasados. Me hubiera gustado más poder indagar en esa época, en lo que lleva a las consecuencias futuras…prefiero no seguir contando pero quien lo lea entenderá las ganas de profundizar

Este libro es uno de esos que recomendaría a la mitad de mis amistades. Es un libro fácil de leer, bien escrito y muy entretenido. Tiene una gran dosis de amor, algo de misterio y muchos personajes bien desarrollados. Un poco predecible, especialmente si has leído algún libro más de la autora. Pero a mí nunca me ha importado conocer el final si me lo cuentan bien.


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestros rincones literarios

¡No te pierdas ninguna entrada! SUSCRIBETE

Popular Posts