El ruletista, Mircea Cartarescu (Impedimenta)


Tenía pendiente, y muchísimas ganas de leer un libro de Mircea Cartarescu, uno de esos autores que suenan permanentemente para el Nobel en los últimos años, un rumor acrecentado especialmente en el último año por la gran repercusión que ha tenido su última obra, Solenoide, con una extraordinaria repercusión en España, calificado por muchos como uno de los libros del año. Había muchas opciones para iniciarme, pero antes de embarcarme en Solenoide y en sus 800 páginas, he creído prudente empezar por algo más asequible, al menos en tamaño. El libro elegido ha sido El ruletista, que de hecho fue la carta de presentación de Cartarescu en España, de manos de la editorial Impedimenta.


Se trata en realidad de un relato de poco más de 60 páginas, que se publicó de forma individual aunque más adelante formó parte de Nostalgia junto con otros relatos del autor. El ruletista cuenta la historia de un hombre cuya vida gira en torno a la ruleta rusa (es decir, dispararse con un revolver cargado con una bala y cinco huecos vacíos). El narrador, testigo directo de las causas y azares del protagonista, nos transmite a través de un relato cautivador e inquietante la historia de un buscavidas cuyo modo de vida se convierte en una tortura donde la fortuna y la fatalidad se dan la mano y se entrecruzan.

¿Qué más puedo contar para no destrozaros la experiencia? Que es el relato más cautivador y fascinante que he leído en los últimos años, y que en su forma de narrar y envolver al lector veo la inspiración de autores como Dostoyevski, Kafka o Borges. El narrador (también escritor, como el autor de la novela, un clásico juego de espejos literario), a modo de acta testimonial, aporta un tono de verosimilitud con el que la propia historia juega, técnica narrativa que seduce al lector y lo lleva hacia el terreno difuso entre la realidad y la ficción.


Leer El ruletista ha abierto un camino de descubrimiento literario de la obra de Cartarescu que me va a llevar a devorar el resto de obra publicada del autor en España. Como muestra, os dejo un fragmento donde el narrador-autor se dirige directamente a nosotros bajo un aura de seducción consentida propia de los grandes maestros de las letras. Bien venido a nuestro club, señor Cartarescu:

“Así pues, querido nadie, el Ruletista existió. También la ruleta existió. No has oído hablar de ella pero, dime, ¿qué has oído sobre Agartha? Yo viví la época inverosímil de la ruleta, vi cómo se derrumbaban y cómo se amasaban fortunas a la luz feroz de la pólvora. También yo aullé en aquellos sótanos pequeños y lloré de alegría cuando sacaban a un hombre con los sesos reventados. Conocí a grandes magnates de la ruleta, a industriales, a terratenientes, a banqueros que apostaban sumas muchas veces exorbitantes. Durante más de diez años, la ruleta fue el pan y el circo de nuestro sereno infierno. ¿Que no se ha oído ningún rumor sobre ella en los últimos cuarenta años? Piensa un poco, ¿cuántos miles de años han transcurrido desde los misterios griegos? ¿Conoce alguien acaso qué sucedía en realidad en aquellas cavernas? Cuando se trata de sangre, impera el silencio. Todos han callado, tal vez cada uno de los testigos haya dejado a su muerte unos folios tan inútiles como estos, a los que seguirá, con un dedo esquelético, solo la muerte. La muerte individual de cada uno, el gemelo negro que nació junto con él. El hombre sobre el que escribo aquí tenía un nombre cualquiera que todo el mundo olvidó porque, al poco tiempo, ya era conocido como «el Ruletista». Al decir «el Ruletista» se referían solo a él, aunque ruletistas hubiera bastantes..”


0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestros rincones literarios

¡No te pierdas ninguna entrada! SUSCRIBETE

Popular Posts