Ir al contenido principal

Ciudad esmeralda, Jennifer Egan (Minúscula)

Hay varios autores de mis lecturas del año pasado que era necesario repetir. Uno de ellos es Jennifer Egan. Después de mi descubrimiento con El tiempo es un canalla, necesitaba leer algo más de ella, ver si mi impresión original era algo puntual o podía contar con ella entre mis autores contemporáneos a seguir. 

En estos once cuentos –situados en China, Bora Bora, Manhattan, Illinois, México...–, una sugestiva galería de personajes comparten la experiencia de la soledad, la nostalgia, el arrepentimiento y el anhelo de una vida mejor. Los distintos relatos no solo desprenden las emociones, finamente trazadas, de los protagonistas. En ellos también se ahonda en la atmósfera que invade los mundos habitados por fotógrafos de moda, modelos, banqueros, amas de casa y colegialas, todos aquejados por la vulnerabilidad y la desubicación, a pesar del bienestar económico en el que han crecido o han acabado instalándose. El laberinto de la identidad, tal como se presenta en la sociedad contemporánea, es el terreno del que nacen estas historias, así como probablemente toda la singular obra de la audaz y elegante escritora que es Jennifer Egan.


Jennifer Egan (como muchos otros autores norteamericanos) comenzó publicando cuantos para varias revistas y periódicos. Parte de esos cuentos se recogen en este volumen gracias a la editorial Minúscula, que también publicó El tiempo es un canalla. Al contrario que éste, en Ciudad Esmeralda los personajes de los distintos cuentos no están entrelazados sino que son independientes. Pero sí es común un sentimiento de desarraigo, de no encajar del todo. Una sensación que todos hemos sentido en alguna ocasión y esperamos no volver a sentir. 

Uno de los relatos de la colección, el que da título al libro, nos cuenta las peripecias de una modelo y un joven fotógrafo en una de las famosas discotecas de Nueva York, la ciudad de Oz, la ciudad que promete que los sueños se cumplirán. En este caso es ella la que no encaja, la que mira a su alrededor y ve burla, sueños rotos y gente vacía. 

La estructura de los cuentos es original en el caso de Egan. Es una autora que nos quiere mostrar un momento en la vida de alguien. No nos enseña todo, nos deja en el aire muchas cosas, para que imaginemos el pasado, para que nos estrujemos los sesos. Cada cuento te deja la sensación de que has conocido a alguien, a alguien de verdad del que quieres seguir sabiendo, del que te preguntas de dónde viene. Puede ser su carácter, sus manías, sus esperanzas…son personajes a los que te agarras y no quieres soltar. 

Del mismo modo que en El tiempo es un canalla, en este libro los cuentos no tienen un final cerrado o feliz. No son los hermanos Grimm. Finales abiertos, o finales desesperanzadores. Se denota desencanto e insatisfacción en cada uno de ellos a pesar de la resolución de los personajes. 


Jennifer Egan es una autora con una narrativa muy particular, muy atractiva. Es uno de los nuevos exponentes de la literatura norteamericana, que está dejando de lado el sustantivo de promesa para convertirse en algo más. Aunque El tiempo es un canalla me pareció una obra más completa y más original desde el punto de vista estructural (es una obra posterior a la que estamos hablando), me ha quedado claro que hay que estar atenta a sus futuras publicaciones. En EE.UU. ya se ha editado su nuevo libro Manhattan Beach, en el que cambia totalmente de registro y se pasa a la novela histórica. Espero que Minúscula se anime a publicarlo en castellano. Sería un gran placer volver a leerla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici