Mañana nunca lo hablamos, Eduardo Halfon (Pre-Textos)

En la que creo que va a ser la última incursión a la vista a la obra de Eduardo Halfon, hoy os presento Mañana nunca lo hablamos, uno de los libros que más me gusta del autor guatemalteco (y ya es decir).


En la línea habitual de ese gran puzzle del que ya os he hablado que conforma la literatura del escritor, en Mañana nunca lo hablamos el autor viaja hasta su infancia. Decimos su infancia porque asumimos que detrás de la ficción planteada por el autor está él mismo, y nos hemos habituado tanto a sus (benditos) trucos de magia narrativos, que hemos aprendido a engañarnos y no ver las cuerdas que mueven a la marioneta.

La infancia como el lugar de donde proviene todo: los recuerdos traumáticos, las experiencias iniciáticas, los secretos no desvelados, las experiencias que nunca debería vivir un niño. Como os decía, te puede gustar una comida, y eso hace que te guste siempre, la tomes donde la tomes, y con quién la tomes. Pero es eso precisamente, dónde y con quién la tomas, lo que hace que el sabor sea más intenso,  y que el olor te evoque en el futuro recuerdos que de otra forma no llegarían. En mi caso Mañana nunca lo hablamos es ese lugar y esa compañía que hace que para mí sea un libro especial de Eduardo Halfon, quién sabe si – ojalá nunca sea necesario – tuviera que elegir probablemente este fuera el libro. El Libro, quiero decir.


Cuánto por agradecer, Eduardo. Espero que aún te queden muchas páginas de muchos libros por escribir. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestros rincones literarios

¡No te pierdas ninguna entrada! SUSCRIBETE

Popular Posts