Ir al contenido principal

El prado de Rosinka, Gudrun Pausewang (Impedienta)

Anoche decidí despojarme de todos mis bienes materiales, no volver a comprar nada superfluo, hacer realidad mi sueño de tener un huerto propio e irnos a vivir al campo de manera definitiva. La culpa de todo ello la tiene este maravillo libro. Por la mañana mi alma urbanita ha vuelto y he recordado que si no veo jaleo por la calle cada cierto tiempo me vuelvo un poco loca. Pero lo del huerto… 

«El prado de Rosinka». Ese era el nombre con el que los lugareños conocían un pedazo de tierra pantanosa situada en pleno corazón de los Sudetes, en la cual los padres de Gudrun Pausewang hicieron realidad, a principios de los años veinte, el sueño de vivir y dejar vivir, adoptando una vida alternativa en los bosques, aun a costa de grandes privaciones. Allí, en una sólida casa de madera que la pareja construyó sin ayuda de nadie, nacieron Gudrun y sus cinco hermanos. Y allí vivieron hasta que, en 1945, el final de la guerra puso fin abruptamente a su experimento. Treinta años después, Elfriede, la anciana madre de Gudrun, recibe una carta de Michael, un joven que, decidido a seguir sus pasos, busca su consejo… Así empieza una relación epistolar en la que Elfriede le relatará su experiencia en el apartado enclave donde emprendieron aquel apasionante viaje en busca de la utopía, la libertad y la independencia. 


La autora recupera las cartas en las que su madre Elfriede relata sus experiencias en la búsqueda de la vida autosuficiente en el campo. Su marido y ella pertenecían a un movimiento colectivo de jóvenes que quería recuperar la vida sencilla, renegaban de sus orígenes burgueses, practicaban de manera habitual el senderismo y no querían valerse del capitalismo para mantener sus vidas. No en vano el sobre título del libro es Una vida alternativa en los años 20. 

Elfriede no trata de convencer al joven que en los años 70 quiere seguir sus pasos. Ni de desilusionarlo ni de animarlo, sino que cuenta de una manera realista los pasos que tuvieron que dar y lo significó para toda su familia ese experimento. Su marido era un ingeniero agrónomo que había estudiado encaminándose hacia el aprovechamiento al máximo de la vida en el campo, del huerto, de los animales y de lo que se podían encontrar en los bosques de alrededor. 

Ni que decir tiene que la miseria por la que pasaron es algo que no estamos acostumbrados a pasar pero es algo similar a la vida rural que llevaron nuestros padres y abuelos. O al menos la de los míos, que tenían una cabra que era el principal sustento, un par de vestidos y una espada de madera como único juguete. La diferencia en este caso es que Elfriede y su marido eligieron esa vida, con el empeño de disfrutar de la naturaleza, del trabajo propio y criar a su numerosa prole en ese ambiente fuera de norma y basado en el esfuerzo. 

Realmente las cartas logran calar en el lector y disfrutar del llamado experimento como si participáramos activamente en él. Cada helada, granizo, o fracaso, es compartido y cada buena cosecha es fuente de alegría. Pero entonces llega la guerra, que puede con todo, que llega incluso a un prado perdido en los Sudetes, una región en la frontera entre la República Checa y Alemania. Es una parte muy interesante porque te muestra el punto de vista alemán, no nazi pero sí de cómo lo vivieron las personas del país ajenas al conflicto. Personalmente me ha permitido conocer una parte de la historia que no conocía, La crisis de los Sudetes, y la posterior expulsión de los alemanes de la zona por parte de los checos tras la Segunda Guerra Mundial. 


Que ese vida dejó huella en la familia, a pesar de vivieran únicamente 16 años allí, está claro en el propio origen del libro. Además la autora se guarda una carta propia en la que le cuenta al joven al que dirigen las cartas cómo influenció en ella y sus hermanos aquella vida. Si fue positiva mente o no, lo dejo en el aire, prefiero que lo leáis. 


Como comentaba al principio, el libro me ha hecho revisar algunos aspectos de mi propia vida, me ha maravillado, me ha asombrado. Aunque es una historia que se ha repetido muchas veces, la forma tan sencilla, tan imparcial de contarla es asombrosa. Un libro que llega al alma y que puede hacer que ésta cambie. Una de las cosas esenciales de la literatura.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via