Monasterio, Eduardo Halfon (Libros del Asteroide)

Con miedo de agotar las expectativas a fuerza de repetición, hoy vuelvo a traer al blog un libro de Eduardo Halfon, al que cada vez que termino una lectura siento que le voy a echar de menos cuando ya no quede más suyo que leer en mi biblioteca. Hoy os traigo Monasterio, una de sus últimas propuestas narrativas.


De nuevo Halfon vuelve a sus orígenes, genealógicos, geográficos y vitales, en lo que visto en perspectiva parece ser un enorme proyecto literario que en el futuro veremos publicado en un solo volumen gigantesco. La sensación que tengo cuando leo Monasterio es la de están armando un puzle enorme en el que todas las piezas parecen iguales pero todas tienen su sitio. Y lo que parece una enorme pirueta (cogiendo prestado el título de otro libro del autor) literaria es en realidad uno de los más sinceros desnudos vitales jamás escritos y leídos.

Aquí el viaje también es literal. Halfon viaja a Israel en busca de algo más que el evidente motivo del viaje. Como siempre, el autor acaba encontrándose a sí mismo, desvelando la respuesta de algunas preguntas, pero haciendo aparecer muchas más preguntas que respuestas.


Como muestra, este fragmento, que inicia el relato y que, como siempre, nos abre la apasionante puerta a la soberbia ficción planteada por el autor. Disfrutadle que aún no es tarde:


Tel Aviv era un horno. Nunca supe si en el aeropuerto Ben Gurion no había aire acondicionado o si ese día no estaba funcionando o si tal vez alguien había decidido no encenderlo para que así los turistas nos adaptáramos rápido a la pastosa humedad del Mediterráneo. Mi hermano y yo estábamos de pie, agotados, desvelados, esperando a que salieran nuestras maletas. Era casi medianoche y el aeropuerto ya no parecía aeropuerto. Me extrañó notar que algunos pasajeros, también esperando sus maletas, habían encendido cigarros, y entonces yo también saqué uno y lo encendí y el humo amargo de inmediato me refrescó un poco. Mi hermano me lo arrebató. Soltó un suspiro de humo entre indignado y rabioso y murmuró alguna injuria mientras se secaba la frente con la manga de su playera. Ninguno de los dos quería estar allí, en Tel Aviv, en Israel.» 

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestros rincones literarios

¡No te pierdas ninguna entrada! SUSCRIBETE

Popular Posts