Ir al contenido principal

La gran ola, Daniel Ruiz (Tusquets)

He aprovechado los días finales del año para retomar lecturas pendientes que sabía que no me iban a defraudar: las referencias eran tan buenas que era difícil equivocarse. El ejemplo más claro de estas lecturas urgentes ha sido La gran ola, de Daniel Ruiz, galardonada con el premio Tusquets de novela en 2016.


La gran ola nos cuenta, a medio camino entre el thriller y la sátira más despiadada, los entresijos de Monsalves, una gran empresa sometida a los cánones imperantes de éxito, competitividad y absoluta manipulación del concepto de éxito. Como eje central de la historia tenemos a Julián Márquez, responsable de una de los departamentos de la compañía en el que los resultados del año no han sido los esperados. La presión de sus superiores, las difíciles tomas de decisiones asociadas, y la ansiedad que esto le provoca junto a una situación familiar que le supera le convierten en una bomba de relojería andante cuyo principal mal es que nunca acaba de estallar.

Otros personajes forman parte de la comunidad que se nos presenta en Monsalves: Macipe, el joven tiburón cuya vida gira en torno al trabajo y sus excesos (en todos los sentidos), con una vida personal sin prioridades, despersonalizada; Ribera, un superviviente que considera que la suerte hay que buscarla y trabajarla, y que ha aprendido a reinventarse tras cada nueva caída; y Marta, sobrina de uno de los dueños y por tanto en una posición privilegiada que le permite ocultar actuar sin miedo a que afloren sus carencias. También Gertru, que tras su perfil bajo se oculta en la organización como escudero de Marta, y es capaz de ver lo que otros no ven, y que como Julián sobre todo, pero como todos en cierta medida, parecen fardos de dinamita con la mecha a punto de comenzar a consumirse.


Por último, en el centro de todo, moviendo los hilos como el director de orquesta que todo lo controla se encuentra Estabile, el coach, el directivo triunfador que ha sabido implantar en la empresa una nueva forma de hacer basada en técnicas de autoconocimiento y positivismo  que tanto éxito han tenido en los últimos años.

 Es muy difícil no sentirse atraído por la historia y por sus apasionantes tramas, tan cercanas a lo que podemos ver en nuestro día a día si el mundo de las grandes empresas forma más o menos parte de nuestra vida laboral. La radiografía es precisa e inquietante: vidas desprovistas de valor (en el sentido más humano de la palabra) y condenadas a depositar toda su fe en alcanzar el éxito profesional. Las situaciones planteadas por La gran ola son grotescas pero no por ello menos verosímiles, y puede ser un ejercicio apasionante para el lector buscar en su entorno más cercano a sus particulares Estabiles, Martas, Julianes y compañía.


Bajo mi punto de vista, La gran ola tiene como gran virtud – casi tétrica – el hecho de que se lee como un thriller del que uno espera un desenlace brutal y congelante, cuando en realidad todo lo que se nos muestra no exagera en nada lo que podemos ver a nuestro alrededor cada día. Y eso es lo que nos perturba de verdad, el hecho de que nuestras vidas puedan convertirse (o peor, ya se hayan convertido) en una triste caricatura de todo aquello que deberían ser, y que nuestras metas en la vida estén absolutamente desvirtuadas.

Una gran lectura absolutamente recomendable, de un autor que volveremos a leer con Todo está bien, su anterior novela, también alabada por crítica y público. Sumamos a Daniel Ruiz a ese puñado de escritores que radiografían de una forma excepcional nuestra realidad, con todas sus miserias a flor de piel, como Isaac Rosa, Rafael Reig o el más reciente Julio Fajardo, autores que ya os hemos traído a las páginas del blog.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via