lunes, 29 de enero de 2018

Veinte, Manel Loureiro (Planeta)

Una reseña de enesemomentodeldia


Hoy traigo al blog Veinte, de Manel Loureiro, cuyo argumento me atrajo porque me intrigó, y debo decir que es de los pocos libros en los que el texto de la contraportada invita a leerlo, así que editoriales del mundo, si me leéis, ¡por favor cuidad esos textos! Para los que disfrutamos leyendo es una primera toma de contacto que la mayoría de las veces decide si escogemos ese libro u otro, así que merece la pena, ¿no creéis?


Una vez captada por el argumento de Veinte,  me arrellané en el sillón con el libro en la mano, dispuesta... ¿a qué exactamente? No lo tenía muy claro la verdad, porque lo que sabía es  que era una historia ambientada en un futuro después de una catástrofe global, y lo que imaginaba es que iba a haber tensión, quizás miedo en ocasiones... pero lo cierto es que en materia de cataclismos y destrucción hay tanto escrito (y a veces tan malo) que siempre empiezo a leer estos libros con una dosis de escepticismo.

Pues bien, fue empezar a leer y no poder parar. El comienzo es trepidante, original (¡por fin!) y deja entrever lo suficiente para enganchar pero sin desvelar la trama. No aún. Un mundo de suicidas repentinos, que mueren de las formas más atroces y creativas pero con una sonrisa en los labios, ¿qué está ocurriendo?

Así continúo hacia el resto del libro, en el que la humanidad ha sobrevivido a duras penas pero sin avances tecnológicos, una vuelta al pasado. No suelo desvelar nada de los argumentos de los libros que traigo aquí, pero con Veinte hago una excepción porque quiero resaltar que el valor del libro no está solo en el argumento, sino en la forma de tratarlo. Así, nos plantea temas tan dispares (e interesantes) como la dependencia de los avances de la tecnología, la forma de organización de la sociedad, o el mito de la eterna juventud.


Sigo atrapada por la historia, pasando páginas para saber qué ocurre a continuación, pero a la vez deteniéndome para preguntarme, pensar y plantearme opciones y temas más trascendentales; ¿de verdad el hombre está destinado a cometer los mismos errores una y otra vez? ¿La historia siempre se repite? Y sobre todo algo que me obsesiona desde hace tiempo, ¿somos capaces de dejarnos llevar por las masas, de actuar incluso de forma contraria a nuestra forma de ser, nuestros valores e incluso el más elemental sentido común si nos sentimos justificados por la colectividad?

¿Y no es eso lo que buscamos en un libro? Una buena historia, sí, pero también buscamos que nos remueva la conciencia, que terminemos sabiendo algo más de nosotros mismos... eso solo lo consigue un buen libro, y Veinte lo es. 

Termino con dos recomendaciones: una, por supuesto, es que leáis a Loureiro, y otra es que le sigáis en twitter. A mí me hace reír en muchos de sus tweets, y sinceramente, hoy en día tan esencial es la risa como un buen libro. 

domingo, 28 de enero de 2018

Monasterio, Eduardo Halfon (Libros del Asteroide)

Con miedo de agotar las expectativas a fuerza de repetición, hoy vuelvo a traer al blog un libro de Eduardo Halfon, al que cada vez que termino una lectura siento que le voy a echar de menos cuando ya no quede más suyo que leer en mi biblioteca. Hoy os traigo Monasterio, una de sus últimas propuestas narrativas.


De nuevo Halfon vuelve a sus orígenes, genealógicos, geográficos y vitales, en lo que visto en perspectiva parece ser un enorme proyecto literario que en el futuro veremos publicado en un solo volumen gigantesco. La sensación que tengo cuando leo Monasterio es la de están armando un puzle enorme en el que todas las piezas parecen iguales pero todas tienen su sitio. Y lo que parece una enorme pirueta (cogiendo prestado el título de otro libro del autor) literaria es en realidad uno de los más sinceros desnudos vitales jamás escritos y leídos.

Aquí el viaje también es literal. Halfon viaja a Israel en busca de algo más que el evidente motivo del viaje. Como siempre, el autor acaba encontrándose a sí mismo, desvelando la respuesta de algunas preguntas, pero haciendo aparecer muchas más preguntas que respuestas.


Como muestra, este fragmento, que inicia el relato y que, como siempre, nos abre la apasionante puerta a la soberbia ficción planteada por el autor. Disfrutadle que aún no es tarde:


Tel Aviv era un horno. Nunca supe si en el aeropuerto Ben Gurion no había aire acondicionado o si ese día no estaba funcionando o si tal vez alguien había decidido no encenderlo para que así los turistas nos adaptáramos rápido a la pastosa humedad del Mediterráneo. Mi hermano y yo estábamos de pie, agotados, desvelados, esperando a que salieran nuestras maletas. Era casi medianoche y el aeropuerto ya no parecía aeropuerto. Me extrañó notar que algunos pasajeros, también esperando sus maletas, habían encendido cigarros, y entonces yo también saqué uno y lo encendí y el humo amargo de inmediato me refrescó un poco. Mi hermano me lo arrebató. Soltó un suspiro de humo entre indignado y rabioso y murmuró alguna injuria mientras se secaba la frente con la manga de su playera. Ninguno de los dos quería estar allí, en Tel Aviv, en Israel.» 

jueves, 25 de enero de 2018

El Secreto de Marrowbone, Sergio G. Sánchez (Alfaguara Juvenil)

Una reseña de enesemomentodeldia


Hace poco vi un trailer de la película El secreto de Marrowbone. Y como siempre, el miedo me provocó una sensación contradictoria que seguro que alguna vez habéis experimentado: “me tapo los ojos pero miro a través de la mano entreabierta”, ¿os suena? A pesar de ello, o precisamente por ello, el argumento que se adivinaba en los escasos minutos del trailer me llamó poderosamente la atención, y anoche, ojeando libros en instagram, me topé precisamente con el libro en el que está basada.


Lo empecé anoche y anoche lo terminé. Si sois miedosos como yo, entenderéis que para leer y terminar un libro de miedo por la noche tiene que atrapar de una forma considerable, porque desde luego el clima que crea el leer a oscuras, en la cama y sin un ruido que mitigue los crujidos normales de una casa, (son normales, ¿verdad?) contribuyen a que cualquier sobresalto proveniente de la novela te deje al borde del infarto.

Si soy sincera, quise dejar de leer, pero estaba totalmente inmersa en el libro, de tal forma que la atmósfera tenebrosa, el color gris que imaginaba predominante en los rostros, las habitaciones, el cielo, la angustia de los personajes... todo ello escapaba de las páginas y me rodeaba, así que de alguna forma me vi obligada a seguir. Y viví de tal forma la historia, que realmente oía los sonidos que se describen, sentía el miedo, las vacilaciones y también la determinación y fortaleza de los personajes.

Ya sabéis que en mis reseñas no suelo desvelar el argumento, y en este caso con mayor motivo, porque la trama es sin duda sorprendente, de una forma sobrecogedora. Y bella, muy bella, con esa belleza triste que imaginamos en las damas de novelas de otro siglo. Un adjetivo extraño para una novela de este tipo, ¿verdad? Pues imaginad esa belleza mezclada con un ambiente tenso, desarrollado de una forma sostenida hasta que comienza a crecer, despacio al principio, y luego cada vez más rápido, de manera que ya no es tensión, es una sucesión de escalofríos. Y ahí está, avanzando, el miedo que recorre la columna vertebral y que se instala en nuestro cerebro, ese miedo irracional e incontrolable que traspasa las páginas del libro.

Sin duda, hay que saber manejar muy bien no solo las palabras sino la mente humana para provocar todo esto. Me recordó a las novelas de Poe, algo que sin duda debería ser una recomendación para leerlo de inmediato. El autor es Sergio G. García, guionista de El Orfanato o Lo imposible, y lo cierto es que la novela tiene un aire cinematográfico que sin duda contribuye a crear el clima perfecto.


No puedo dejar de destacar las ilustraciones. De nuevo me viene a la mente el mismo adjetivo: bellas. Todo un acierto, delicadas, reflejando en un dibujo el carácter, la esencia de cada personaje, el ambiente en apariencia tranquilo pero con la promesa de algo oscuro. Ese algo oscuro que encierran las palabras, las ilustraciones, la propia imaginación, que juega con el miedo que todos, más o menos profundamente, tenemos enterrado. Y que a veces, no sabemos por qué, apetece sentir. Quizás el miedo despierte en nosotros emociones inesperadas, nos haga conectar con una parte que por lo general aparece dormida, oculta.

Esa es la propuesta que os traemos hoy. Para esos momentos en que necesitamos sentir cosas diferentes, o simplemente por el puro placer de dejarnos atrapar en una atmósfera intemporal, oscura, extraña y familiar a la vez. Y dejarnos llevar por ese escalofrío que produce solo una buena historia de miedo.

lunes, 22 de enero de 2018

La gran ola, Daniel Ruiz (Tusquets)

He aprovechado los días finales del año para retomar lecturas pendientes que sabía que no me iban a defraudar: las referencias eran tan buenas que era difícil equivocarse. El ejemplo más claro de estas lecturas urgentes ha sido La gran ola, de Daniel Ruiz, galardonada con el premio Tusquets de novela en 2016.


La gran ola nos cuenta, a medio camino entre el thriller y la sátira más despiadada, los entresijos de Monsalves, una gran empresa sometida a los cánones imperantes de éxito, competitividad y absoluta manipulación del concepto de éxito. Como eje central de la historia tenemos a Julián Márquez, responsable de una de los departamentos de la compañía en el que los resultados del año no han sido los esperados. La presión de sus superiores, las difíciles tomas de decisiones asociadas, y la ansiedad que esto le provoca junto a una situación familiar que le supera le convierten en una bomba de relojería andante cuyo principal mal es que nunca acaba de estallar.

Otros personajes forman parte de la comunidad que se nos presenta en Monsalves: Macipe, el joven tiburón cuya vida gira en torno al trabajo y sus excesos (en todos los sentidos), con una vida personal sin prioridades, despersonalizada; Ribera, un superviviente que considera que la suerte hay que buscarla y trabajarla, y que ha aprendido a reinventarse tras cada nueva caída; y Marta, sobrina de uno de los dueños y por tanto en una posición privilegiada que le permite ocultar actuar sin miedo a que afloren sus carencias. También Gertru, que tras su perfil bajo se oculta en la organización como escudero de Marta, y es capaz de ver lo que otros no ven, y que como Julián sobre todo, pero como todos en cierta medida, parecen fardos de dinamita con la mecha a punto de comenzar a consumirse.


Por último, en el centro de todo, moviendo los hilos como el director de orquesta que todo lo controla se encuentra Estabile, el coach, el directivo triunfador que ha sabido implantar en la empresa una nueva forma de hacer basada en técnicas de autoconocimiento y positivismo  que tanto éxito han tenido en los últimos años.

 Es muy difícil no sentirse atraído por la historia y por sus apasionantes tramas, tan cercanas a lo que podemos ver en nuestro día a día si el mundo de las grandes empresas forma más o menos parte de nuestra vida laboral. La radiografía es precisa e inquietante: vidas desprovistas de valor (en el sentido más humano de la palabra) y condenadas a depositar toda su fe en alcanzar el éxito profesional. Las situaciones planteadas por La gran ola son grotescas pero no por ello menos verosímiles, y puede ser un ejercicio apasionante para el lector buscar en su entorno más cercano a sus particulares Estabiles, Martas, Julianes y compañía.


Bajo mi punto de vista, La gran ola tiene como gran virtud – casi tétrica – el hecho de que se lee como un thriller del que uno espera un desenlace brutal y congelante, cuando en realidad todo lo que se nos muestra no exagera en nada lo que podemos ver a nuestro alrededor cada día. Y eso es lo que nos perturba de verdad, el hecho de que nuestras vidas puedan convertirse (o peor, ya se hayan convertido) en una triste caricatura de todo aquello que deberían ser, y que nuestras metas en la vida estén absolutamente desvirtuadas.

Una gran lectura absolutamente recomendable, de un autor que volveremos a leer con Todo está bien, su anterior novela, también alabada por crítica y público. Sumamos a Daniel Ruiz a ese puñado de escritores que radiografían de una forma excepcional nuestra realidad, con todas sus miserias a flor de piel, como Isaac Rosa, Rafael Reig o el más reciente Julio Fajardo, autores que ya os hemos traído a las páginas del blog.

domingo, 21 de enero de 2018

Mejor la ausencia, Edurne Portela (Galaxia Gutenberg)

Hay espacios reservados para la literatura más allá del puro placer lector, de la evasión y del puro divertimento. Conocer mundos no vividos en nuestra vida real, viajar a lugares inaccesibles de otro modo o conocer vidas ajenas y descubrir cómo serían nuestras propias reacciones en situaciones muy distintas a las nuestras supone un placer añadido e imprescindible para los que buscamos en los libros una forma de simultanear múltiples vidas.

Dentro de este segundo universo de libros, se encuentran aquellos que, dentro del espacio ocupado por la ficción, nos invitan a la reflexión y al debate, y que sirven de análisis de realidades complejas más allá del rigor de la crónica precisa a la que se ciñe la no ficción. Aquí aparecen propuestas como Mejor la ausencia, de la escritora vasca Edurne Portela, que se estrena con esta obra en el género de la ficción (con todos los matices expuestos anteriormente).


Mejor la ausencia tiene como precedente inmediato el libro anterior de la autora, El eco de los disparos, un ensayo con interesantes tintes de ficción donde Portela nos mostraba el crisol de expresiones artísticas concebidas en torno al conflicto vasco en las últimas décadas. La autora reivindicaba en su obra a todos aquellos artistas (escritores, cineastas, fotógrafos) que, lejos de imponer un discurso cerrado sobre el tema, asumían la complejidad del problema y lo incorporaban a sus propuestas, alentando el debate a través de la mirada del otro, del más alejado a nuestras ideas preconcebidas, permitiéndonos enriquecer nuestra mirada a través del foco en las periferias. Ya os hablé en su día de la catarsis que supuso ese libro para mí, en un momento donde el virus Patria nos hacía correr el riesgo de perder la perspectiva (riesgo siempre amenazante en los discursos tendentes a la simplificación).

Como si de una continuación natural se tratara (hay evidentes espacios comunes en ambos libros), Mejor la ausencia narra en primera persona las vivencias de Amaia (¿libre alter ego de la autora?) en dos actos: Primero desde la niñez a la adolescencia (en una suerte de diario personal) y por último ya en la edad adulta, años después, donde Amaia regresa a los lugares y espacios relatados en la primera parte.


Es la historia de la familia de Amaia en el país vasco de los años 80, en el periodo más gris y duro del conflicto, donde la violencia no solo es el paisaje de fondo, sino el escenario principal. Una padre con una vida llena de espacios oscuros, activista de la lucha armada (con enigmas que poco a poco se van despejando a medida que Amaia crece) y golpeando con una violencia brutal y real que particulariza en su esposa, con tres hermanos cuya experiencia con la violencia y con los traumas colaterales recorre caminos completamente diferentes, con la droga, el entorno abertzale y sus estragos, y la huida como solución y salida), y por último con la madre de familia, ejemplo visible y representativo de lo que todo el daño que este entorno autodestructivo y hostil puede causar en una persona que sufre el fuego cruzado de todos los frentes.

Mejor la ausencia es la historia de todo el destrozo que un conflicto como el vasco puede causar más allá de lo evidente, como actúa la banda sonora omnipresente de una película muda. Y de la historia de las mujeres a lo largo de estos años, víctimas silenciosas de una estructura social (¿militar? ¿político?) que salvo excepciones es dolorosamente patriarcal, impositivo y claustrófico.


Mejor la ausencia es una obra monumental, necesaria y cuyo legado crecerá con el tiempo, veréis como no me equivoco. El trono de Patria parece haber encontrado a un legítimo heredero.


Vuelvo a recomendaros El eco de los disparos como punto de partida para iniciar una reflexión poliédrica sobre un conflicto que ha marcado nuestra historia reciente. El libro nos ha permitido descubrir obras tremendas, cruciales en perspectiva, de un indudable valor artístico. Aquí os dejo con las que más he disfrutado, y de las que os hablaré en el blog en las próximas semanas: He visto ballenas (Javier de Isusi, Astiberri), Letargo (Jokin Muñoz, Alberdania) y Asier eta biok (Aitor Merino). Aunque no aparece en el libro (es posterior y nace en cierto modo a partir de El eco..) Mejor la ausencia se ha convertido en una novela esencial para todos los lectores que necesiten libros que les marquen el norte y que den pistan de dónde mirar si queremos señalar a los escritores del futuro de nuestras letras y de nuestros espacios de reflexión políticos, sociales y vitales, tan necesarios en nuestros días.

lunes, 15 de enero de 2018

2017 en niundiasinlibro: Resumen y reconocimientos

Cumplimos 3 años. Tres maravillosos años donde hemos crecido como lectores y, espero, como reseñistas. Finaliza 2.017 y es el momento de echar la vista atrás para reconocer y premiar a nuestras mejores lecturas. Es un acto que, aunque humilde (ojalá tuviéramos fardos rebosantes de billetes para entregar a los premiados), nos emociona y nos sume en profundos debates que duran varios días.

Siempre nos queda el sabor agridulce de dejar fuera (siempre en el último momento) libros simplemente maravillosos. Nuestro consuelo es que siempre quedará la reseña que le dedicamos en su momento. Como siempre decimos: Enhorabuena a todos.

Pero antes, como es habitual, nuestro repaso al año III de niundiasinlibro en forma de números:
  • Hemos publicado 133 entradas, menos que en 2016 (196) pero muchas más que en nuestro primer año (102). Parece que empezamos a encontrar el equilibrio.
  • Hemos reseñado 127 libros, 106 de narrativa12 novelas gráficas, 8 libros infantiles y 1 de fotografía. Sin duda este ha sido un año eminentemente literario.
  • Un año más volvemos a demostrar que la literatura en español es nuestra gran debilidad: 49 libros, que si sumamos a Argentina (8), Guatemala (6), Ecuador (2) y Méjico (2) sitúa a la literatura en español en la cabecera del blog. Después, como es habitual también, aparece la literatura anglosajona con Estados Unidos (25) y Gran Bretaña (14). Hasta 21 nacionalidades han estado presentes en niundiasinlibro.
  • música ha tenido un espacio importante este año, con 4 entradas, con nuestro nuevo espacio Música para el viernes
  • Aún queda mucho por andar si analizamos el sexo de los autores reseñados: 82 hombres y 44 mujeres, porcentaje similar al de años anteriores. Desde aquí la lucha, por supuesto, continúa.
  • Y por último, como nota feliz con la que hemos finalizado el año, acabamos de estrenar colaboración de Anabel, de enesemomentodeldía, en nuestro blog, de forma permanente. Una vez a la semana (más o menos) la veréis circular con sus personales e instransferibles crónicas lectoras.

Y ahora sí, vamos con la III premios niundiasinlibro 2017:

MEJOR EDITORIAL niundiasinlibro 2017:


LIBROS DEL ASTEROIDE


La editorial barcelonesa ha demostrado que no hace falta ser un gigante editorial para convertirse en uno de los más grandes.

El año de Libros del Asteroide ha sido espléndido tanto fuera como dentro del blog, donde hemos publicado 9 reseñas suyas.
Libros que han hecho muy grande el año literario han pasado por Libros del Asteroide: Años salvajes, Tiene que ser aquí, Duelo, Yugoslavia, mi tierra, La uruguaya...

Un premio que nos hace especial ilusión, el premio de la regularidad y el buen hacer, relevando a Anagrama en el puesto. ENHORABUENA.


MEJOR EDITORIAL DE FUTURO niundiasinlibro 2017:


JEKYLL&JILL




La historia de Víctor y de Jekyll&Jill es la historia de un editor que se podría llevar a Hollywood y todos alabaríamos el talento del guionista en inventar una historia de amor y pasión por la literatura. Solo que esta historia es verdad.

Creemos en la forma de entender la literatura que se defiende desde Jekyll&Jill. Incertidumbre (Paco Inclán), Saturno (Eduardo Halfon) y Teoría del ascensor (Sergio Chejfec) son los tres mejores ejemplos de una estrategia editorial que siempre, siempre, mira con un ojo al futuro y con el otro más lejos todavía.

ENHORABUENA, estamos convencidos de que el futuro de la literatura en España pasa por Zaragoza.


MEJOR EDITORIAL INFANTIL niundiasinlibro 2017:



MAMUT COMICS





Creo que con decir que sustituyen a Kalandraka en el puesto es suficiente. Pioneros en cómics para los más pequeños. Y cuando decimos cómics decimos CÓMICS igual que cuando decimos los más pequeños decimos LOS MÁS PEQUEÑOS DE VERDAD. Sus sorprendentes publicaciones demuestran que con pasión y amor por lo que haces y por el colectivo al que va dirigido las cosas salen bien.

Una sola muestra: Barbosa el pirata, que visitó nuestro blog allá por el mes de Marzo.

ENHORABUENA MAMUTS.



MEJOR EDITORIAL INFANTIL DE FUTURO niundiasinlibro 2017:


SALLY BOOKS




Nos han conquistado de tal manera que el premio llega antes de la primera reseña. Son malagueños y hacen unos comics y albumes ilustrados para niños que echa por tierra las cursiladas con las que a veces tenemos que convivir (me muerdo la lengua, o la afilo para el whatsapp del cole). Echad un vistazo a su página web , y muy pronto, a nuestra reseña.

ENHORABUENA.


MEJOR NOVELA GRÁFICA niundiasinlibro 2017:


BLACK HAMMER (ASTIBERRI)




Sorpresón del año. Obra fresca, lúcida y adulta (o menos adulta, dependerá siempre de nuestros ojos. De nuevo, el superhéroe no como semidios sino como inadaptado. Obra maestra que nos han traído a España los buenos de Astiberri. Os dejamos nuestra reseña.

ENHORABUENA.



MEJOR LIBRO INFANTIL niundiasinlibro 2017:

LA CASA DE LOS RATONES (BLACKIE BOOKS)



No me canso de ver esta maravilla (o su secuela) con mis hijos. Es mucho más que un libro, es la materialización en papel de un sueño. También nos sirve para reivindicar el espléndido trabajo realizado por Blackie Books en su sello Little. Aquí nuestra reseña.  ENHORABUENA RATONES.

MEJOR LIBRO DE NO FICCIÓN niundiasinlibro 2017:

EL ECO DE LOS DISPAROS, EDURNE PORTELA (GALAXIA GUTENBERG) 



Mucho debate para dar este premio en un año lleno de maravillosas no ficciones (Carmen Morales, Virginia Mendoza, Ander Izaguirre entre los finalistas), para finalmente otorgar este premio a un libro publicado en 2016. Han sido tantas cosas las que nos han pasado alrededor de él después de su lectura que nuestra experiencia lectora se ha visto condicionada el resto del año. Imprescincible, valiente y (para bien) desconcertante. Aquí nuestra reseñaENHORABUENA EDURNE.


MEJOR LIBRO REVELACIÓN niundiasinlibro 2017:


2222 (P.L. SALVADOR, PEZ DE PLATA) / EL EFECTO MIDAS (MANUEL DORADO, FP)





Oxígeno en vena para el panorama literario nacional. Dos entusiastas escritores con talento y literatura a raudales en sus plumas. En el caso de Salvador, una maravillosa distopía que nos deja pensando en que el futuro puede no ser un destino apetecible. Con el libro de Manuel Dorado, hemos recuperado la fe en que la ciencia ficción de calidad también puede hablarse en español. Y todo, con banda sonora: estos son libros que también se tararean. Aquí os dejamos las reseñas:

ENHORABUENA, AUTORES PARA EL FUTURO.


MEJOR CLÁSICO RESCATADO niundiasinlibro 2017:


STONER, JOHN WILLIAMS (BAILE DEL SOL)


Stoner es el gran tesoro que toda editorial desea encontrarse por el camino al menos una vez en la vida. Una obra maestra cuya reedición nos ha permitido a muchos disfrutarla de nuevo. Un libro que comienzas a disfrutarlo de verdad cuando terminas la última página. Os dejamos nuestra reseña. Amigos de Baile del Sol, ENHORABUENA 


MEJOR BIOGRAFÍA niundiasinlibro 2017:

APEGOS FEROCES, VIVIAN GORNICK (SEXTO PISO)


Uno de los libros del año y, con permiso de Kanada (merecedor de premio sin premio este año), el gran éxito de Sexto Piso en 2017. Una vida de lucha cuya lectura nos ayuda a ser mejores. Imprescindible. Aquí nuestra reseña. ENHORABUENA.


MEJOR AUTOR REVELACIÓN niundiasinlibro 2017:

AIXA DE LA CRUZ



Aunque la conocíamos de su anterior obra (Modelos animales), La línea del frente nos ha removido las tripas y nos ha hecho reflexionar sobre la importancia de no encasillar las obras cuando estas no lo necesitan. La línea... es soberbia, irrepetible, y en ella se adivina un futuro literario sin límites, tan apabullante que da miedo. ENHORABUENA AIXA.


MEJORES AUTORES niundiasinlibro 2017:

SERGIO DEL MOLINO / EDURNE PORTELA




Porque afirmamos sin miedo que se trata de los autores más en forma del panorama literario español. Porque sus novelas sudan verdad, verdad de la buena, de esa que es tan real que no hace falta que lo cuenten sea real. Aunque lo sea.

En el caso de Edurne, ya hemos hablado de El eco de los disparos, a lo que sumamos Mejor la ausencia, leída y reseñada (pero no publicada, lo haremos la semana que viene) y que no nos ha dejado opciones. Sin duda dos monumentos literarios de esa ficción áspera y poco complaciente como la propia vida.

Sergio del Molino nos ha conquistado a base de libros durante 2017. Su última publicación La mirada de los peces es la confirmación del enorme escritor-periodista-ciudadano que se encuentra detrás de este tipo al que invitarías a comer a casa sin conocerle. Si os gustó La España vacía, solo os puedo decir que os queda lo mejor.

SERGIO, EDURNE, ENHORABUENA.

MEJORES LIBROS DE FICCIÓN niundiasinlibro 2017:

AMERICANAH, CHIMAMANDA NGOZI ADICHIE (RANDOM HOUSE)
LA URUGUAYA, PEDRO MAIRAL (LIBROS DEL ASTEROIDE)




Son los mejores libros del año, los que han pasado por nuestras manos pero se van a quedar cerca para nuestros amigos y familiares. Se trata de esos libros con los que uno es capaz de explicar por qué le apasiona la literatura y no necesita palabras para hacerlo. Libros que nos hacen mejores y que nos ayudan a entender mejor quiénes somos o quiénes no somos. Libros ajenos al paso del tiempo que nos ayudarán a entender mejor quiénes éramos en 2017. ENHORABUENA PEDRO, CHIMAMANDA, LIBROS DEL ASTEROIDE Y RANDOM HOUSE.

Reseña de Americanah.
Reseña de La uruguaya.


A todos, enhorabuena. Disfrutad de las recomendaciones

jueves, 11 de enero de 2018

Casa Transparente, María Luque (Sexto Piso)


No es muy prolífica la editorial Sexto Piso en el género de la novela gráfica,  pero sus incursiones suelen traernos obras dignas de ser admiradas y reivindicadas. Ya os trajimos hace unos meses a Che, El doctor Guevara, y ahora le llega el turno a Casa transparentede la argentina María Luque.


En casa transparente, la autora - personaje central de la historia - nos muestra su vida de casa en casa, de ciudad en ciudad, cuidando de los hogares de los amigos que se marchan de viaje durante temporadas más o menos largas. Su labor (¿un favor? ¿un modo de vida?) la convierte en una suerte de custodio de vidas ajenas, de ángel de la guarda que vela porque todo siga en orden durante la ausencia de los dueños de los hogares ocupados.


Como confiesa la autora, hay hogares en los que su integración en la vida "ocupada" es total, haciéndose dueña de lugares, relación con vecinos, olores y sabores, mientras que en otras casas es simplemente una ocupante temporal sin más, con todo lo que ello implica.

Se trata de un libro de viajes atípico y hermoso, que nos muestra diversos lugares de Latinoamérica con la calma del que reivindica la mirada del viajero más que del turista, del habitante temporal más que del ciudadano de paso.


Casa Transparente ha sido galardonada con el I Premio Novela Gráfica Ciudades Iberoamericanas, galardón de nueva concesión que valora miradas diferentes hacia las ciudades, territorios de convivencia y multiculturalidad. 

Un libro hermoso para ser regalado y disfrutado, que nos anima a mirar a través de la ventana y alimenta nuestra curiosidad por habitar ciudades ajenas llenas de rincones que esperan ser descubiertos.

Cuzco, Perú

miércoles, 10 de enero de 2018

La mirada de los peces, Sergio del Molino (Literatura Random House)

La literatura tiene algo de mirada personal de lo que nos rodea, y mucho (hasta en los ejemplos de ficción más pura) de confesión por parte del autor. ¿A qué se enfrenta un escritor cuando se sienta frente a una página en blanco si no es a sí mismo?


En el caso de Sergio del Molino, uno de los autores más importantes de nuestra literatura actual, su propuesta narrativa se revela paradigmática. En ella no hay trucos ni artificios, y lo que a menudo parece el argumento principal del libro es solo el trampolín introspectivo que el autor utiliza (o necesita) para contarnos algo más importante.

Ya tuvimos esa sensación en dos de sus novelas anteriores, La hora violeta (donde el autor desnuda su alma a través de un suceso personal doloroso y transformador) y Lo que a nadie le importa (la búsqueda de la verdad del pasado de un familiar en torno a la Guerra Civil). En las dos novelas (especialmente en la segunda) la historia principal es un punto de apoyo sobre el que pivota el verdadero ejercicio narrativo, consistente en una autodeconstrucción por parte del autor cuyo objetivo parece ser encontrarse a sí mismo a través de la experiencia revelada.


Algo parecido parece vislumbrarse en La mirada de los peces. Aquí Sergio del Molino retrocede hasta su más incipiente juventud para rememorar su relación con Antonio Aramayona, antiguo profesor que influyó de una manera decisiva en su forma de ver y afrontar la vida. El punto de conexión con el presente es también la relación del autor con su profesor, convertido en activista político y cuyo suicidio anunciado marca al autor y le impulsa a repasar y reivindicar su figura y su legado.


La historia que cuenta Del Molino es real, pasado y presente se alternan y se cruzan a lo largo del libro abordando de una forma valiente y sincera la relación tan especial que le une a su antiguo profesor.


¿Qué convierte a La mirada de los peces en un libro diferente, especial? Pues en que la historia de Del Molino parece tan viva que parece querer ser una cosa y poco a poco se va conviertiendo en otra bien distinta. Parece (y digo que parece porque hablo de mis sensaciones personales, quede claro) que La mirada de los peces pretendía ser una hagiografía de Antonio Aramayona, el testimonio de un testigo cercano a las virtudes que rodearon su vida y su muerte. Pero Sergio del Molino, en su travesía narrativa, se ve obligado a regresar a su infancia, al barrio que le vio crecer - el barrio obrero zaragozano de San José - y su historia nos transporta a una época cuyo olor, música, decepciones y pequeñas revelaciones acaban definiendo mejor al narrador que al a priori protagonista del libro.


Del mismo modo, la crónica correspondiente al presente  (los últimos años de Aramayona) son en realidad la historia que Del Molino nos transmite de sí mismo, de su modo de sentirse afectado por la experiencia en su relación con él.

¿Qué es entonces Sergio del Molino? ¿Debemos leerle como periodista? ¿Es solo un escritor de ficción que, como tantos otros, se utilizan a sí mismos para impregnar de verdad sus historias? ¿Es acaso un cronista fallido? No hay respuesta,  como podéis suponer, o al menos yo no la tengo.


Lo que sí tengo claro es que Del Molino ha encontrado el equilibrio perfecto intergénero que le permite transmitir una verdad que podría contarse de otras formas, pero que en este mestizaje de estilos encuentra el cobijo ideal.

Desde aquí propongo y reivindico a voces que como la de Sergio (y otros como Manuel Jabois o Juan José Millás) hacen de la actualidad literatura y de la literatura actualidad. Cuánta falta nos hace que estas conexiones se den con mucha más frecuencia.

lunes, 8 de enero de 2018

La uruguaya, Pedro Mairal (Libros del Asteroide)

Cuando la aventura literaria parece encontrarse atrapada en un callejón sin salida, el lector debe agarrarse a propuestas luminosas, incandescentes, rupturistas. Libros que nos desgarren de arriba a abajo y que nos muestren (y nos demuestren) que la verdadera naturaleza del ser humano se revela casi siempre en el interior de un libro. Es precisamente en ese contexto donde adquiere pleno sentido un libro como La uruguaya, uno de los grandes legados que nos deja este año recién terminado.



La historia de Lucas, un escritor argentino que cruza la frontera entre Argentina y Uruguay para solucionar sus problemas económicos, es, como casi todas las grandes historias, un espejismo. Porque el viaje es en realidad una confesión - a si mismo, al lector, o a todo aquel que quiera escuchar-  de un hombre en busca de la verdad, del sentido de su vida cuando la pasión y la autoestima comienzan a hacer mella. 

La revelación se llama Guerra y es una mujer. Pero no os confundais,  la infidelidad y el ocultamiento de la verdad no es lo importante (casi nunca lo es en una infidelidad). A veces es una mujer, o un hombre, pero lo que de verdad importa es saber si uno ha elegido bien el camino para encontrar lo que de verdad importa en la vida, que no es otra cosa que esa ballena blanca por la que merece la pena dar la vida.



La uruguaya es la historia de todos nosotros, por eso esta novela es tan importante y se ha hecho hueco ella sola entre la mejor literatura de los últimos tiempos. Siempre es un placer ver crecer un libro entre crítica y público de forma imparable y comprobar que la mejor forma de recuperar la fe en este arte es con historias cuya promoción se hace sola, de forma casi espontánea, porque su única y gran virtud es estar bien escritas y contener dosis incontrolables de verdad.

Leedla y disfrutadla. No perdáis el tiempo con libros que no os merezcan. Esta es la literatura que nos hace mejores personas, o que al menos nos sirven para conocernos un poco mejor, y que nos demuestran cuánta cantidad de vida pueden contener 144 páginas impresas.