Ir al contenido principal

La casa del cajellón, David Mitchell (Random House)


Hacía ya tiempo que quería leer alguna novela de David Mitchell, un autor que ha conseguido su fama a partir de la narrativa fragmentada y de la fantasía, la utilización de varios narradores en primera persona, el viaje a distintas épocas históricas que desembocan en un futuro distópico, la introducción de elementos fantásticos anclados a la realidad cotidiana y la reflexión acerca de la muerte. Sus obras más famosas como El atlas de las nubes y Relojes de hueso han convencido a la mayor parte de la crítica y alguna de ellas ha sido llevada a la gran pantalla. Y qué mejor que catar su talento con su última novela. 


En un estrecho callejón, junto a un pub de barrio, en Londres, encontrarás un pequeño portón de hierro negro empotrado en una tapia de ladrillo. No tiene pomo, ni cerradura, ni rendijas junto a los bordes, pero si pones la mano encima la puerta se abrirá. De pronto estarás mirando un jardín en pleno esplendor, iluminado por el sol, y al fondo verás una antigua casa cubierta de hiedra, demasiado imponente para este barrio obrero y extrañamente grande a juzgar por el espacio que ocupa entre dos calles. Sus residentes te darán la bienvenida y te invitarán a entrar. Al principio no querrás irte. Más tarde descubrirás que en realidad no puedes. ¿Qué ocurre allí dentro? La respuesta te espera al final de las escaleras...



La novela consta de cinco capítulos con diferentes protagonistas a lo largo de varias décadas. Cinco personajes con sus acólitos que sufren la misma suerte final…Cada nueve años, en un rincón de Londres suceden cosas extrañar. Las puertas de Slade House sólo se abren en esas fechas especiales y aportan a nuestros protagonistas sus más insatisfechos deseos. Y como todos los deseos hechos realidad, estos pueden significar el final de sus existencias. 

Sin embargo los antagonistas son siempre los mismos. Dos hermanos muy interesantes, cuya historia es de lo mejor del libro y que como buenos villanos te hacen desear que salgan airosos de toda esta aventura y nos sigan deleitando con sus fechorías. En este caso en forma de ilusiones transitorias que atraen a sus víctimas. No quiero desvelar mucho del libro pero en primer lugar en forma de amistad, en la segunda en forma de erotismo, la segunda en forma de aventuras…hasta llegar a un final sorprendente y muy atrayente. Que te deja con ganas de más. 


Como cuento de Halloween es ideal. De hecho yo lo leí en esas fechas y disfruté como una enana. Un libro muy entretenido que recuerda en ocasiones a la atmósfera del Londres de Neil Gaiman y que satisfará a cualquier amante de la fantasía gótica. Inquietante, pero con humor británico y grandes dosis de originalidad y tradición a partes iguales. 

Sin embargo he leído que no está a la altura de sus obras anteriores y esto por una parte me agrada ya que me indica que a pesar de lo entretenida de esta obra, hay algo más a mi alcance de manos de este autor. Además sospecho que el universo de “La casa del callejón” está conectado de algún modo con sus anteriores libros. Esto me ha dejado bastante intrigada y aunque este libro se disfruta de forma individual, me encantaría comprobar hasta dónde ha creado David Mitchell su propia mitología. Pronto os podré contar algo más de él

Comentarios

Entradas populares de este blog

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via