Ezequiel, Adolfo Gilaberte (Mármara)

Siempre motivados ante una propuesta literaria fuera de norma, no convencional, exploratoria y casi experimental, hemos cogido con entusiasmo la lectura de Ezequiel, primera novela de Adolfo Gilaberte, en la siempre interesante editorial Mármara.


Ezequiel es el relato polifónico de un hombre sin palabras. Porque las ha perdido cuando era todavía un niño y ha aprendido a vivir sin ellas, con lo que ello significa y las renuncias que, más allá de las evidentes, supone.

Ezequiel nos adentra en tres momentos reveladores de su vida: su infancia, traumática en su relación con sus padres, su juventud, con Ana, salvación redentora, aquella en la que el amor actúa de salvavidas, y la actualidad, donde Ezequiel nos muestra el resultado de todo lo vivido.

El descubrimiento de Ezequiel y su autor es sorprendente. Sorprendente por tratarse de una ópera prima que no parece tal. Por su maestría en forma y fondo, y por adentrarse en un relato sobrecogedor, donde el silencio se explica con palabras, y es en esos espacios explicados a través de un oxímoron en los que la literatura se siente más cómoda: en la contradicción, en la paradoja y en las historias aparentemente fuera de sitio.


Auguramos un gran futuro al autor, que ha elegido una editorial perfecta para el inicio en este complejo mundo de las letras. Enhorabuena también a Mármara por seguir estimulando a nuestra capacidad de sorpresa.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestros rincones literarios

¡No te pierdas ninguna entrada! SUSCRIBETE

Popular Posts