La línea del frente, Aixa de la Cruz (Salto de Página)


Una de las facetas más enriquecedoras que nos ofrece la literatura es abrirnos ventanas no convencionales que nos permiten adentrarnos en asuntos desde ópticas diferentes a las habituales. Sin duda, también están las “ventanas convencionales”, o lo que es lo mismo, ficciones de corte ortodoxo que versan sobre asuntos reales, históricos y actuales, que utilizan historias más o menos explícitas y que son, por supuesto, perfectamente legítimas (y valiosísimas en muchas ocasiones).
No obstante, son las primeras, las ventanas no convencionales, las que más nos interesan, aquellas que abordan un determinado tema mostrando perfiles a los que otros antes no habían podido acceder. ¿Habéis visto Stranger Things? Pues, disculpadme la extravagancia, pero me refiero a ese mundo no visible que solo es capaz de ver uno de los protagonistas, que convive con el mundo real, el evidente, pero que casi nadie ve. Se trata de la cara del dado oculta, y es ahí donde la literatura adquiere una dimensión que los libros de historia nunca van a poder alcanzar.
En un momento en el que la literatura sobre el conflicto vasco está en plena efervescencia (Patria como abanderada, su mérito en este sentido es indiscutible),  el nuevo libro de Aixa de la Cruz supone una pequeña revolución. La línea del frente representa una nueva manera de llegar a la verdad por caminos secundarios, más sinuosos y peligrosos que las cómodas autopistas narrativas.


Sofía es la protagonista de la historia, una joven vasca que, tras una traumática ruptura sentimental y la necesidad de retiro para retomar su proyecto académico, decide refugiarse en la vieja casa de verano familiar de Santoña.

El proyecto – su tésis doctoral – versa sobre la vida y obra de Mikel Areilza, un escritor exmilitante de ETA que se suicidó en el exilio. El estudio de la vida del autor (visto por la protagonista desde el punto de vista de los diarios del dramaturgo argentino que intentó llevar a los escenarios la obra de Areilza) se mezcla en el relato con la relación de Sofía con Mikel, un ex novio de juventud con el que retoma la relación; ella desde su refugio, él desde la cárcel de El Dueso, a pocos kilómetros de ella, lugar que se presenta con un impacto visual casi asfixiante, frente a la ventana de la casa que durante esos días es su hogar.


El tercer elemento de la historia, casi como un espectador, neutro pero incómodo, es un vecino que ocupa la misma urbanización que Sofía, personaje, como ella, desubicado, ocupando los espacios que llenan las familias en verano pero que en invierno presentan un aspecto distópico y apocalíptico. El espectador, observador y observado, acaba por interaccionar con Sofía, desvelándonos un pasado revelador para ella y para nosotros.
Como os decía antes, lo valioso de La línea del frente es que Aixa de la Cruz nos muestra una forma diferente de abordar el conflicto vasco como una parte de un todo mucho más complejo y no como un todo absoluto que lo domina todo. Creo que la ficción necesita afrontar este tipo de realidades de esta manera, tangencial, escorada, que no es una forma cobarde de tratar el asunto sino todo lo contrario, ya que lo muestra precisamente como esas sustancias gelatinosas que desprenden algunas plantas y que son tan difíciles de limpiar, impregnándolo todo.

Asumámoslo, hay una generación de jóvenes (algunos afortunadamente escritores) para los que ETA y su historia son parte de un paisaje de algo que ocurrió hace muchos años (y que probablemente no han vivido) pero que está lleno de vestigios y huellas del presente. Y esta pedagogía también es necesaria para comprender la realidad. Sin duda, tratar de conceder el título de “gran novela sobre el conflicto vasco” a un solo libro es una empresa tan inútil como poco inteligente. El asunto presenta tal cantidad de aristas que todas ellas son bienvenidas y merecen ser representadas.
Desde luego, si este blog tuviera línea editorial, apostaríamos sin duda por las propuestas valientes, inteligentes y enriquecedoramente creativas que autoras como Aixa de la Cruz o Edurne Portela (hace unos días reseñamos El eco de losdisparos) ofrecen al lector y al conflicto. Como casi siempre, los mejores no son los que triunfan, de ahí que la reivindicación de estos libros frente a otros adquiere un importancia aún si cabe.
Sin duda, uno de los libros de 2017 que va a dejar huella en el universo literario nacional.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestros rincones literarios

¡No te pierdas ninguna entrada! SUSCRIBETE

Popular Posts