Duelo, Eduardo Halfon (Libros del Asteroide)


Nuevo libro de Eduardo Halfon, el escritor guatemalteco que parece destinado a convertirse en uno de los imprescindibles de la literatura en español de las últimas décadas. Sin hacer ruido pero con paso firme y dejando que sean sus libros los que hablen, Halfon ha creado un universo metaliterario a través de los recuerdos que su “yo” en la ficción (que puede coincidir, por qué no, con su yo en el mundo real) tiene y rememora, y a los que recurre de forma circular, casi obsesiva.


Como si de un diario literario de varios capítulos (recurrentes, felizmente interminables) se tratara, Eduardo Halfon ya nos ha regalado varios libros, breves pero infinitos. Aquí ya hemos reseñado algunos, Saturno, El boxeador polaco y La pirueta. En todos y cada uno de ellos entran en escena el recuerdo del pasado, la indagación en la historia de los antepasados a través (o a partir) de la anécdota, los sucesos ocurridos (y los no ocurridos), la belleza y el misterio de las pequeñas vivencias…
Y así, como un capítulo más, aparece en 2017, Duelo, su último tour de force literario.



Los libros de Eduardo Halfon son absorbentes, misteriosamente deliciosos. Si no habéis leído nada suyo, os diría que sus historias remiten a la belleza misteriosa de los relatos más inquietantes de Borges o de Poe, pero aún sabiendo que en sus historias no hay suspense (al menos suspense asociado a un gran misterio) sus pesquisas, sus disquisiciones sobre el planteamiento inicial nos llevan a pensar lo contrario.





En Duelo todo comienza con el recuerdo de un tío fallecido, el hermano mayor de su padre, Salomón de nombre, supuestamente ahogado a una edad temprana en el lago Amatitlan, cercano a la casa familiar donde Eduardo pasó largos años de su infancia.

Esta historia, a medio camino entre el recuerdo difuso de un niño (el propio Eduardo) y el halo de leyenda no real (nadie habla del asunto, nadie parece conocer ya de adulto la historia), lleva a Eduardo a un doble viaje, el mental y retrospectivo (los recuerdos, los testimonios de familiares cercanos, la memoria mentirosa) y el físico, en el que el autor emprende un viaje al lago y a la casa para rememorar la historia, con los supervivientes de aquella época y con los recuerdos (también mentirosos) de algunos de los protagonistas de la misma.


Y poco a poco el misterio se va revelando, y la historia va despejándose, dejando a su paso los lugares, ya comunes, de la literatura del guatemalteco. Su abuelo materno, superviviente de un campo de concentración nazi, es el paradigma de estos lugares, el epicentro de sus historias, y aquí vuelve a aparecer, como en El boxeador polaco, como en la pirueta, en un eterno deja vú de historias que creemos haber leído ya (y que ya hemos leído pero nos fascina volver a leer / escuchar).
Os dejo con el principio de Duelo, para que descubráis por vosotros mismos el poder magnético, absorbente y adictivo de la literatura de Eduardo Halfon.
 “Se llamaba Salomón. Murió cuando tenía cinco años, ahogado en el lago Amatitlán. Así me decían de niño, en Guatemala. Que el hermano mayor de mi padre, el hijo primogénito de mis abuelos, el que hubiese sido mi tío Salomón, había muerto ahogado en el lago Amatitlán, en un accidente, cuando tenía mi misma edad, y que jamás habían encontrado su cuerpo. Nosotros pasábamos todos los fines de semana en el chalet de mis abuelos en Amatitlán, a la orilla del lago, y yo no podía ver ese lago sin imaginarme que de pronto aparecía el cuerpo sin vida del niño Salomón.”

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestros rincones literarios

¡No te pierdas ninguna entrada! SUSCRIBETE

Popular Posts