Ir al contenido principal

Daha: Si mi padre no fuera un asesino, yo estaría muerto, Hakan Gunday (Catedral)

De manos de nuestra amiga Ruth Díaz nos llegó este libro. Su carta de presentación, complementada con su magnífica entrevista al autor en su visita a España  (aquí os dejo el enlace publicado en El Mundo) nos convenció: El libro se fue en la maleta rumbo a Portugal.


Me encantan las ficciones que conectan de una manera frontal con nuestra realidad, que la deconstruyen y la reinterpretan. Son la continuación de las contraportadas de los periódicos, aquellas que sin el frenetismo del titular y de la necesidad de contar las cosas en un tiempo limitado nos permiten respirar las realidades a las que nos acercan. Se trata de pequeñas historias que nos ayudan a contextualizar la historia oficial y a sustituir personas por números. Aquí os hemos traído muchos ejemplos.
 
Daha convierte una de estas realidades – el drama de los refugiados provenientes de Asia que atraviesan Turquía en su periplo hacia Europa – en ficción, y nos descubre con ello dramas ocultos, historias que subyacen y que superan a la oficialidad y frialdad de la noticia procesada.
 
Se trata de la historia del hijo de un traficante de personas - un eslabón más de la tenebrosa cadena del flujo migratorio – desde que es un niño testigo del negocio paterno hasta que se involucra en el negocio y se convierte en el sucesor de su padre.
 
Gunday ubica su historia en una suerte de purgatorio geográfico, ya que Turquía se convierte en el punto de espera, en la antesala que separa el infierno (del que huyen sirios y afganos fundamentalmente) del ansiado cielo europeo. Como se cita en el libro, Turquí es Europa menos Asia (entendiéndolo como operación aritmética). Se trata de un conjunto vacío que muchas veces solo representa el abismo de lo no clasificable, o lo que es lo mismo, el drama de no sentirse parte de nada.

 
La evolución de Gaza es el motor de la historia, pasando de ser un testigo inocente a un monstruo activo de las peores atrocidades imaginables. Se plantea aquí un hecho interesante e inquietante, que no es otro que la participación de los niños en actos criminales propios acontecimientos atroces como guerras o como el que se nos presenta en esta historia. ¿Cuándo un niño deja de ser víctima para convertirse en verdugo? ¿O se puede ser víctima y verdugo de forma simultánea?
 
Otro asunto que el libro trata desde la libertad que otorga la ficción es el comportamiento de las víctimas con otras víctimas semejante. La lucha por la supervivencia obliga al hombre a cometer vilezas inimaginables en otro contexto. ¿Estamos preparados para vivir situaciones extremas sin pervertir nuestros principios más sólidos de nuestra sociedad supuestamente avanzada? ¿Somos capaces de predecir nuestro comportamiento en situaciones en las que desaparece el suelo bajo nuestros pies?
 
Nuestra mente tiende a simplificar y a eliminar todos los atributos humanos que dificultan nuestras convicciones. Reducimos a los grupos humanos como “buenos”, “malos”, “débiles”, “crueles”.. y la realidad es mucho más compleja.
 
Se trata de una narración incómoda pero apasionante, donde se pone en tela de juicio nuestro punto de vista sobre conflictos de los que creemos conocer todo. Pequeñas historias como esta nos permiten confirmar el enorme poder de la ficción para entendernos como seres humanos. La prosa de Gunday es brutal, agresiva, sin artificios, un disparo intelectual en nuestras sienes.

 
El final es una catarsis, una salida necesaria después de un profundo viaje a los infiernos del ser humano. Como tal, sorprende y nos deja estupefactos, quizás demasiado. Quizás por eso, la historia de Gaza nos deja un poso agridulce y cerrar el libro supone casi un alivio que nos permite tomar aire.
 
Seguiremos de cerca al autor, este descubrimiento es de los que nos permiten ver nuevas formas de literatura en lugares en los que no nos habíamos detenido. Animaos, asomaos y dejaos sorprender.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via