Seda Salvaje, Eloy Tizón (Anagrama)


Seguimos con la obra de Eloy Tizón, autor con el que teníamos una deuda pendiente, saldada ya en parte con las lecturas (reseñadas aquí) de La voz cantante y Velocidad de los jardines. Queremos seguir explorando sus novelas, formato en nos hemos sentido más cómodos leyéndole (en contraposición a sus afamados relatos). Este verano nos hemos acercado a Seda salvaje, una novela corta del autor publicada en Anagrama hace ya veinte años y ya os adelanto: nos ha vuelto a encantar. Tizón se queda.
 
 
Seda salvaje vuelve al relato en primera persona donde el narrador se confunde con el protagonista para contarnos su historia con su enamorada Fátima. Nos anuncia su boda y nos revela su secreto: su obsesión por conocer cómo es Fátima fuera de la relación sentimental que mantienen.
Ese interés, convertido en patológica obsesión, le lleva a contratar a un detective, a seguir los pasos de su amada a sus espaldas, y a través de esas pesquisas descubre la relación de Fátima con un misterioso joven internado en una institución médica. ¿Quién es ese joven? ¿Qué esconde la dulce Fátima? ¿Adónde es capaz de llevarnos nuestra imaginación llenando los huecos vacíos de las cosas que sí conocemos?
Porque Seda Salvaje no es una novela de misterio. O no solo es una novela de misterio. Se trata de una historia sobre la peligrosa atracción por conocerlo todo, por mirar a través de la rendija de la puerta, por poner a prueba nuestros pilares de confianza, que no es otra cosa que ponernos a prueba a nosotros mismos.
Es por eso que la historia que teje el protagonista de Seda Salvaje avanza entre el testimonio subjetivo del narrador y la interpretación casi onírica de aquello que ve o que le cuentan. El espía contratado que acaba espiándole a él es el paradigma del hurgando en terrenos pantanosos a menudo nos podemos encontrar con el espejo de nuestro propio reflejo.
El final, líricamente trágico, poético, garcíamarquesco (permitidme la pirueta lingüística), nos descoloca y nos deslumbra, y pone el colofón perfecto a una obra difícil de clasificar y altamente recomendable.
Creemos que ya es el momento de leer al Tizón más actual, y nos está esperando Técnicas de iluminación, el libro de relatos que publicó el año pasado en Páginas de Espuma, y del que hemos oído maravillas. Bienvenido a este humilde club, Eloy.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestros rincones literarios

¡No te pierdas ninguna entrada! SUSCRIBETE

Popular Posts