Ir al contenido principal

El lagarto negro, Ranpo Edogawa (Salamandra Black)

Toca día de novela negra. Y dentro de la novela negra, toca día de clásico con un toque pulp. Comienza con una enemistad de las de tipo Moriarty y Holmes, aunque con un característico toque asiático muy exótico.

La historia nos sumerge en la lucha sin cuartel entre dos enemigos acérrimos, cuya admiración y fascinación mutuas son un acicate para mantener una rivalidad innegociable. Así pues Kogoro Akechi ha de enfrentarse a la pérfida y sensual madame Midorikawa, quintaesencia de la femme fatale, apodada “Lagarto negro” por el espectacular tatuaje que lucen en brazo. Midorikawa padece la necesidad enfermiza de coleccionar los objetos más bellos del planeta, y cuando se propone conseguir la joya más preciada de Japón, la fuerza la empuja no es tanto el afán de satisfacer su deseo como la oportunidad de retar a Akechi y demostrarle que su inteligencia es superior a la de él.
 


Comienza el primer capítulo con una escena que nos pone los pelos de punta, en los bajos fondos de la ciudad se celebra una orgía cuya protagonista es una mujer de enorme belleza que gusta de bailar desnuda frente a sus acólitos y cuya crueldad es manifiesta. El objetivo de esta mujer es una hermosa joven hija del joyero más importante de Japón y todo su interés se centra en secuestrarla. El padre de la muchacha encarga al detective Kogoro Akechi su protección y así comienza el verdadero juego.

Ambos rivales luchan con ingenio, disfraces y trampas por conservar a la muchacha. Cada uno se adelanta al pensamiento del otro, sus cerebros discurren por terrenos similares y cada una de las tretas nos recuerda a historias clásicas de Leblanc o de Conan Doyle. Es una puesta en escena muy teatral, que recuerda mucho a las novelas pulp norteamericanas.

El autor de esta novela es un personaje muy interesante. Es un icono de la novela policíaca japonesa, pero también adquirió fama internacional. El lagarto negro se publicó en el año 1934 y es un claro ejemplo de la figura del investigador maestro de la deducción la lógica. Al añadir algo más de acción que los clásicos de Poe y Conan Doyle y manteniendo un toque humorístico, se convirtió en un fenómeno popular.  


Rampo fue un gran admirador de escritores de misterio occidentales, especialmente de Edgar Allan Poe. De hecho, su seudónimo no es otra cosa más que el nombre de Poe pronunciado en japonés. Creó la Asociación Japonesa de Escritores de Misterio, de la que llegaría ser nombrado presidente honorífico. Como curiosidad en el famoso anime y manga de Detective Conan, el protagonista, Shinichi Kudo, creó su seudónimo, bajo el apellido Edogawa, por Ranpo Edogawa, y el nombre de Conan por Sir Arthur Conan Doyle, creando así Conan Edogawa. Además, Conan ayuda al despistado detective Kogoro Mouri, que se llama como el principal detective de las novelas de Ranpo, Kogoro Akechi.


Sin embargo la característica principal de este libro no es el detective sino la malvada lagarto negro. Una figura depravada que comete sus crímenes por amor al arte, buscando obsesivamente ser la mejor criminal del mundo. Por este personaje merece la pena el libro, por sus risas teatrales y sus disfraces. Ha sido un placer de verdad leer una novela así, un clásico pulp que perdura en el tiempo. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via