Ir al contenido principal

Funerales vikingos - El desconcierto, Michi Panero y Javier Mendoza (Bartleby)

Me ha llegado como inesperado día del padre (es fácil adivinar la influencia de la madre) esta doble publicación alrededor de uno de los personajes más emblemáticos de la historia social y cultural reciente en nuestro país: el inclasificable Michi Panero.

Gracias a Javier Mendoza, suerte de hijo adoptivo (hijo de su segunda esposa), nos llega por un lado Funerales vikingos - textos inéditos del autor -  y El desconcierto - las memorias biográficas con las que Mendoza comparte con nosotros su experiencia vital con Michi Panero).














Lo primero que uno tiene que plantearse es cómo comenzar la lectura ante una publicación sin contraportada, así de original se presenta el libro de Mendoza-Panero. Cada libro tiene su inicio y su portada, brillante propuesta que nace de la prudencia del editor y de Mendoza para que el lector decida. Mi recomendación es comenzar por las memorias, no solo porque mis preferencias personales me inclinaron a ellos, sino porque en ese orden creo que se entienden y se contextualizan mejor los textos de Panero.

El desconcierto supone un acercamiento inédito e interesante a la figura de Michi Panero. Es Mendoza, el hijo de la segunda esposa del protagonista, el testigo aséptico y necesario que nos cuenta en un primer capítulo antológico como conoce a Michi (yendo al cine a ver Robocop, ¿cómo os quedáis?) para luego adentrarse en una relación que se convirtió en amistad, y donde la admiración y la desmitificación van de la mano a lo largo de la vida del autor. Mendoza nos cuenta, a través de la experiencia personal pero sobre todo gracias a las confidencias de Panero, una vida por donde pasaron personajes como Marguerite Duras, Lucía Bosé, Paula Molina, Javier Marías, y muchos de los grandes de la cultura española de los años setenta, ochenta y noventa.

Michi Panero es uno de los grandes desconocidos de la historia cultural de este país, y este libro supone una magnífica oportunidad de conocimiento para los menos iniciados. La visión de Mendoza es oxígeno puro para una historia a la que es difícil acercarse sin caer en tópicos manidos. Una asignatura pendiente de esta lectura: recuperar las memorias de la madre, Felicidad Blanch (mencionadas en el libro) y volver a leer a Leopoldo María, el hermano genial y maldito de Michi, protagonista de buena parte del libro.

En cuanto a Funerales Vikingos solo puedo decir que se trata de un tesoro, porque nos acerca al Michi Panero escritor (ese escritor que nunca escribió un libro, porque, según cita textual, entre escribir y follar, el eligió follar). Los textos de Michi son extraños, crípticos y perturbadores. Teniendo en cuenta que estamos ante un Michi Panero de poco más de veinte años, la publicación puede interpretarse como el proyecto del gran escritor que pudo haber sido.

Por último, recomendaros la lectura de esta sesión doble del universo Panero para volver a hablaros de El desencanto, esa obra monumental del cine español que gana en cada nuevo visionado. 





Comentarios

Entradas populares de este blog

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via