Ir al contenido principal

Guardar las formas, Alberto Olmos (Literatura Random House)


Entre mis deudas literarias por saldar estaba la lectura de la obra Alberto Olmos, escritor y crítico literario por el que siento una admiración especial. Crítico irreverente y políticamente incorrecto cuyos gustos y recomendaciones me sirven a menudo como guía literaria. Con él he descubierto algunos de los títulos que os he traído a niundiasinlibro. Os recomiendo la lectura de su blog Mala fama en elconfidencial.com, y especialmente su blog-proyecto personal Malherido, una de esas lecturas obligatorias para toda mente literaria inquieta que se precie (tenerlo y leerlo vale 5 €/año, todo un acto simbólico que explica muy bien explica el autor en su carta de presentación.

Sin más dilación, os presento Guardar las formas, de Alberto Olmos.





Resulta paradójico que el primer libro elegido para leer a Olmos sea un libro de relatos. Paradójico porque se trata de un género que el autor ha tratado con cierto desprecio en su faceta de crítico. Siempre lo ha considerado un género menor, que requiere menos cualidades y talento que el género novelístico. Aunque es cierto que Olmos hace excepciones con nombre y apellidos a esta generalidad (Tizón, Cortázar, faltaría más), su posición en este asunto siempre ha sido clara. Y de repente, se nos presenta con un libro de relatos. ¿Una provocación más del autor de Alabanza? Era muy tentador comprobarlo.

Lo primero que llama la atención de los doce relatos que componen Guardar las formas es su variedad. El autor parece haber pretendido mostrar un catálogo de géneros dentro del propio género: diferentes estilos narrativos, alguna incursión en el llamado realismo mágico, relatos costumbristas, otros más intimistas, diferentes voces, puntos de vista, tímidos acercamientos al género de terror, incluso se atreve con el género epistolar. Olmos parece haber querido demostrar de lo que se puede ser capaz escribiendo relatos si tus capacidades como escritor son notables. Permitidme el burdo símil: leyendo este libro me han venido a la mente las filigranas a menudo interpretadas como gratuitas del barcelonista Neymar.

Lo segundo que quiero destacar del libro y del autor puede parecer una obviedad: Olmos es un gran escritor. Domina el lenguaje y el ritmo, y eso se nota en sus relatos. Es algo que se nota como lector, y es menos habitual de lo que debería ser, pero en Alberto Olmos parece no suponer ningún esfuerzo. El autor se siente cómodo, disfruta escribiendo, nos hace disfrutar de forma natural, sin forzar la historia.


Alberto Olmos


No pretendo desgranar aquí cada uno de los relatos de Guardar las formas (para eso está el libro), pero os dejo al menos las referencias a las perlas que he encontrado en él, los relatos que me han fascinado, los que convierten a un buen libro de relatos en lectura imprescindible: Por dentro: después de una aventura con una chica, un hombre se queda sólo en casa de ésta porque ella se ha ido a trabajar... y no puede salir; Guardar silencio: una mujer recibe un mensaje en el buzón de su móvil. Tres horas de silencio; por último, Todos y cada uno de ellos, lugar y fecha: un anciano apunta los datos personales de cada persona con la que entabla una conversación, ¿por qué motivo?.

Con estos tres de doce ya se adivina al gran escritor que está detrás. El juego, la demostración se le va de las manos y Olmos nos regala de repente tres obras maestras. ¿los demás? Pues hay de todo, aunque el nivel general es realmente bueno. Os puedo asegurar que Guardar las formas no os va a defraudar, y, aunque sea empezando por el final, puede suponer una excelente carta de presentación para conocer al autor.


Nuestra próxima parada, Alabanza, la que muchos afirman gran novela de Olmos. Os lo contaremos muy pronto.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici