Una detective inesperada de Kerry Greenwood. Siruela

A veces apetece leer una aventura, con un protagonista atrayente que te haga soñar con llevar su vida y romper con la monotonía de la vida propia. Para mí la lectura supone eso, poder vivir otras vidas y olvidarme de lo cotidiano por momentos, simular que yo soy la detective con medias de seda… Este libro que acaba de editar Siruela nos da la oportunidad.

Una detective inesperada nos presenta la primera aventura de la clásica y moderna heroína que está conquistando a los lectores de todo el mundo. ¡Llega Phryne Fisher!

A finales de los años veinte, la vida social londinense está en pleno apogeo, pero la aristocrática e irresistible Phryne Fisher se hastía solo de pensar en arreglos florales y conversaciones educadas. Por eso decide que embarcarse rumbo a Australia, su tierra natal, para probar suerte como detective y así escapar del tedio de la alta sociedad inglesa, será algo de lo más emocionante. 



Phryne Fisher es la heredera de una familia acaudalada a la cual le aburren bastante las fiestas de sociedad, los chismorreos y las búsquedas de “pretendientes”. Así, cuando un matrimonio conocido le solicita ayuda con su hija y le piden que se traslade al otro punto del planeta, no tiene reparos en aceptar. Esta detective aficionada es una bella mujer con gustos caros, una sibarita, valiente, aguerrida, muy inteligente y también justa y solidaria con las desigualdades sociales. Además, su apertura sexual es llamativa en la época en la que se sitúa, en los años veinte.

Junto a Phryne destacan algunos personajes secundarios, principalmente los taxistas que la ayudan desde su llegada a Australia y la experta doctora a la que solicita análisis, pruebas y demás ayuda científica en sus pesquisas. A ellos se une su doncella Dorothy, que se convierte en su mejor aliada para resolver qué le ocurre a la hija de sus amigos londinenses y quién está convirtiendo Melbourne en una comunidad de adictos a la cocaína.

El personaje de Phyne Fisher a ratos se me antoja bastante incoherente y demasiado adelantado a su época. Pero luego me abstraigo y disfruto de sus aventuras ya al fin y al cabo también James Bond es un personaje bastante increíble también y no le suelo poner pegas en cuanto a entretenimiento. Además hay que recordar que en los años 20 la herencia de la primera guerra mundial había hecho que muchas mujeres tuvieran que salir a las calles a tomar el puesto de los hombres y fue una generación que pegó un saltó enorme en cuanto a su independencia. En contraste con los años 50 que trajeron bonanza económica y las mujeres se quedaron en casa porque ya no había tanta necesidad y se creó el rol conservador del ama de casa tipo Mad men.


Esta historia es la primera de una serie de muchas novelas que han tenido mucho éxito en su país natal, Australia. Tanto es así, que también hay una serie de televisión de amplia audiencia que nos narra las aventuras de la protagonista y que ha sido exportada a varios países de la Unión europea. No dudo de que la vería si llegara a España ya que como placer culpable tengo en mi pasado bastantes horas delante de la televisión viendo La Cazatesoros, o El joven Indiana… Para los fans de Juego de tronos como curiosidad os comento que la actriz que la interpreta es la actriz que interpreta a Lady Crane en la trama de Arya. Cosas de la globalización. 

1 comentarios:

  1. También para mí la lectura es "poder vivir otras vidas y olvidarme de lo cotidiano por momentos"; cotidianidad tenemos toda la que queremos a nuestro alrededor y por eso no suelo disfrutar con los personajes grises; para gris, ya me tengo a mí.

    ResponderEliminar

 

Nuestros rincones literarios

¡No te pierdas ninguna entrada! SUSCRIBETE

Popular Posts