Basado en hechos reales, Delphine de Vigan (Anagrama)

Hace muy poco que he terminado este libro. Para ser más exactos el sábado pasado. Pero necesitaba compartir cuanto antes mi impresión sobre él. Hace mucho tiempo que tengo pendiente de leer la anterior obra de la autora “Nada se opone a la noche”, que fue un éxito rotundo de público y crítica. Pero lo iba dejando, lo iba dejando. Ahora sé que no lo debo postergar mucho. A partir de este éxito abrumador se fragua esta nueva novela, que me ha dejado perpleja por su estilo y originalidad.


«Durante casi tres años, no escribí una sola línea», dice la protagonista y narradora. Se llama Delphine, tiene dos hijos a punto de dejar atrás la adolescencia y mantiene una relación sentimental con François, que dirige un programa cultural en la televisión y está de viaje por Estados Unidos rodando un documental. Estos datos biográficos, empezando por el nombre, parecen coincidir difusamente con los de la autora, que con Nada se opone a la noche, su anterior libro, arrasó en Francia y en medio mundo. Si en esa y en alguna otra obra anterior utilizaba los recursos novelescos para abordar una historia real, aquí viste de relato verídico una ficción. ¿O no?

Como os decía, partimos del éxito de una novelista, Delphine. Nos muestra los cambios en su vida desde que aquella novela en la que hablaba de la enfermedad mental de su madre le cambió la vida. Sufre el agotamiento de las ferias, las promociones, las charlas…está en un momento de transición entre esta obra y la fecha que se ha propuesto consigo misma para comenzar un nuevo libro.

Entonces conoce a L. Una nueva amiga, sofisticada, interesante, segura de sí misma…todo lo que a ella le gustaría ser y siempre ha deseado. Al mismo tiempo comienza a sentir un bloqueo profesional, a cuestionarse las ideas para su siguiente libro. Hasta que llega el punto en que la fobia la absorbe por completo y es incapaz de escribir ni una lista de la compra.

No estoy avanzando nada, esto es lo que nos cuenta Delphine en el primer capítulo y nos cuenta la causa desde el primer momento. Pero lo interesante viene cuando se va desgranando la relación entre ambas mujeres, el sometimiento, la vampirización como la llama ella. Una intriga psicológica que no da tregua, que no te permite dejar de leer ni un instante. Un estilo cercano, simpático, atractivo, que sorprende desde el prólogo.

El juego de la autora es evidente, nos hace creer que es ella, nos cuenta hasta los más mínimos detalles de su vida tras “Nada se opone a la noche”, nos quiere hacer pensar que esto le ha pasado realmente, que es una autobiografía. Pero en realidad abre el debate. ¿Qué quieren los lectores, ficción o no ficción? ¿Debe entregarse el autor a estas exigencias? ¿Elegir la ficción es elegir el camino más cobarde? ¿Está quedando la ficción relegada a las pantallas?


Una reflexión sobre el mundo literario, pero de una manera increíble, a través de un personaje trágico, transtornado. Aunque como nos encontramos en un juego, nunca se sabe el destino de L. ni sus propósitos reales…no puedo contar más. Posee toda la intriga de un thriller de Pierre Lemaitre pero el trasfondo literario y personal hacen de este libro una maravilla. Delphine de Vigan es sin duda una autora a seguir.


No puedo más que destacarlo entre las novedades del mes. ¿Lo habéis leído ya? Me gustaría conocer vuestras opiniones sobre él. 

1 comentarios:

  1. Pues este iba a ser el libro con el que me estrenara con De Vigan, pero después de ver varias opiniones, parece que es mejor leerlo después de "Nada se opone a la noche" porque entiendes mejor este. Así que seré obediente ;)

    Un abrazo

    ResponderEliminar

 

Nuestros rincones literarios

¡No te pierdas ninguna entrada! SUSCRIBETE

Popular Posts