Ir al contenido principal

Tu amor es infinito, María Peura (Sexto Piso)

En ocasiones la obra te supera, leer se convierte en un reto personal porque lo leído abruma y paraliza, conmueve e incomoda. Os contaba ayer sobre Autorretrato, esa novela descarnada y desposeída de todo artificio: desaparecen las barreras entre el autor y el lector y aparece el vértigo y el vacío.

De una forma completamente distinta, recupero parte de esas sensaciones con Tu amor es infinito, de María Peura, que valientemente publica Sexto Piso.


Hablo de valentía (en la publicación) y de incomodidad (en la lectura) porque Tu amor es infinito cuenta lo que no se suele querer contar. Además lo cuenta sin adornos, ya que sólo cuenta eso, y todo gira en torno a eso. La narradora y protagonista es una niña que circunstancialmente vive con sus abuelos alejada de sus padres (en una familia desestructurada) y en el lugar donde debía esperarle la tranquilidad y el amor, sólo encuentra el maltrato físico y sexual de su abuelo, la incomprensión y falta de ayuda de su abuela, y el aislamiento cada vez mayor al que la situación le lleva.

El hecho de que la narradora sea una niña potencia la crudeza. Porque la protagonista, como casi todos los niños, no ocultan nada de lo que quieren contar, no hay elipsis ni espacios vacíos. El testimonio alcanza entonces dosis de explicitud poco soportables, adornadas por mundos imaginarios autodefensivos, pero insisto, igualmente (o aún más) poco soportables. No he dejado de leer - he devorado el libro en dos tardes - pero en determinados pasajes mis ojos se ponían como platos. Entiendo el debate que puede suscitar este tipo de literatura extrema.

María Peura

En ese sentido csbe preguntarse si todo vale. Si es necesario rebasar esos límites para contar una historia, sin valorar el objetivo pretendido. Porque a veces ese objetivo es ambiguo. El testimonio de la niña ayuda a dibujar al monstruo pederasta, a los daños irreparables que en una niña puede causar, más, mucho más allá del plano físico. Y del otro lado - los pasajes se alternan a lo largo de toda la historia - la versión del abuelo, introspectiva, auto destructiva, dolorosa también. Uno empatizaba ¿? con el monstruo, aprende sus mecanismos de pensamiento, se compadece de él. 

No sé qué es más duro, si la monstruosidad inconcebible del acto narrado desde la perspectiva de la víctima, o descubrirse como lector deseando que ambos sufrimientos s por igual (víctima y verdugo) finalicen. Es cuando uno descubre que hay más de una víctima. Estás conclusiones son parte de la dureza del relato.

Contesto a la pregunta que antes me hacía. Sí, creo que en literatura todo vale. Porque todo es ficción, todo. Y convertir la ficción en un arma peligrosa sólo depende de la perversión del que lee. Cualquier argumento diferente supone un peligroso coqueteo con los límites de la libertad de expresión, de naturaleza salvaje e ilimitada. 

En esa libertad de expresión creemos, bruta, sin límites, absoluta. Aún no los riesgos inherentes asociados. Porque sin esos riesgos perderíamos todo un universo de posibilidades. Y ahí reside la magia de cualquier disciplina en al vida.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via