Ir al contenido principal

Falsa Calma, María Sonia Cristoff (Alpha Decay)

Ya conocéis nuestra afinidad por las obras literarias donde nada es absoluto, aquellas donde los géneros se confunden y la literatura emerge triunfante sobre cualquier intento de dogmatismos ortodoxos. Cuántas ganas tenía de hablaros de Falsa Calma, de la argentina María Sonia Cristoff.


Falsa calma nos cuenta la historia del regreso de la autora a su tierra natal, La Patagónia argentina, lugar que abandonó años atrás para ir a vivir a Buenos Aires, la Argentina, digamos, oficial.

Cristoff utiliza el viaje para poner imágenes a sus vagos recuerdos infantiles, pero Falsa Calma es, ante todo, un fresco monumental (quizá definitivo) de La Patagónia, ese trozo de Argentina inmenso y desconocido, deshabitado, de reminiscencias casi lunares.

A través de personajes únicos, de paisajes singulares, de historias westernianas, vamos descubriendo pequeños trozos de vida que explican qué significa vivir en un lugar que transita por la historia al margen del resto del mundo, entre pozos de petróleo, autobuses que nunca llegan, batallas que nunca se ganan. En definitiva, Falsa Calma reivindica la belleza irrepetible de lugares en los que el tiempo parece transcurrir a una velocidad muy distinta a la que nuestras vidas, occidentales y absurdas, parecen discurrir. En este sentido, Cristoff nos ayuda a relativizar nuestros modos unidireccionales de ver el mundo.

Carretera hacia ninguna parte, paisaje onírico de La Patagonia
Salvando las distancias, encuentro puntos de encuentro entre propuestas tan diferentes como Fargo (la película o la serie, tanto da), Una historia verdadera (del atemporal David Lynch), de los territorios desolados de Cormac McCarthy. Historias donde, como en Falsa Calma, nada parece suceder pero en realidad todo sucede.

La autora, María Sonia Cristoff
Os recomiendo Falsa Calma. Título perfecto con el que sobra cualquier reseña. Un nuevo acierto de Alpha Decay.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

Pensando el futuro

Como hemos hecho en otras ocasiones, vamos a iniciar un periodo de reflexión, de valoración de lo que somos, de lo que queremos ser y de cómo queremos ser en niundiasinlibro. Y es que la vida cambia muy deprisa y adaptarse no es una opción, sino una necesidad. Estamos buscando permanentemente maximizar nuestro entusiasmo, única manera de transmitir nuestra pasión. Aunque el alma del proyecto es el blog niundiasinlibro.com , y las redes sociales son el “soporte” al blog, nos hemos ido dando cuenta de que a veces parece justo al revés. Las redes sociales (Facebook, Twitter, Instagram) son soportes de difusión en sí mismos, y en el caso de Instagram ya se da el caso de que los proyectos generan contenido alrededor de una fotografía, sin más. Y eso incluye reseñas de libros. De ahí que estemos planteando varias alternativas de futuro:  Abandonar el blog y generar todo el contenido en Instagram, c rear un podcast,  un canal de Twitch (y venirnos arriba definitivamente), abandonarnos to

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá