Ir al contenido principal

El comensal, Grabiela Ybarra (Caballo de Troya)

Por fin leí El Comensal, el gran éxito de Caballo de Troya en 2015 (cómo se alegra uno de que le vaya bien a las editoriales con las que se casaría), en un año difícil, el de la retirada de Constantino Bértolo y el establecimiento de una fórmula arriesgada por poco habitual consistente en nombrar a un editor residente cada año, responsable de las publicaciones del sello en el período designado. La primera en romper el hielo fue Elvira Navarro y el balance fue extraordinario: Ocho óperas primas de ocho escritoras de una calidad a la altura del mítico sello de Random House. Con decisiones así la vida de Caballo de Troya está garantizada (este año es el turno de Alberto Olmos). Vamos con El comensal.


En El comensal Gabriela Ybarra nos cuenta dos historias, aparentemente no relacionadas entre sí salvo por el hilo conductor que representa la propia autora, nieta e hija de cada uno de los protagonistas de la historia.

La primera historia es la del secuestro y asesinato de Javier Ybarra a manos de la banda terrorista ETA. Gabriela, nieta del empresario y nacida seis años después del suceso narra los hechos utilizando la ficción como herramienta. Así nos lo advierte desde el principio. La muerte de su abuelo es lejana para ella, no la sufrió en primera persona y sólo puede acercarse a ella utilizando para su historia lo publicado y los testimonios de su familia. A partir de ahí, la narración de Gabriela es de una frialdad asombrosa, inevitable y probablemente necesaria. La frialdad propia de la muerte no entendida, por lejana en el tiempo, y en cierto modo ajena. ¿Culpabilidad por esta falta de empatía hacia el ser querido pero no conocido? ¿necesidad de redención? El resto del libro creo que responde sin respuestas a estas preguntas.

La segunda parte del libro cambia diametralmente -a priori- de registro para abordar el duro relato de la enfermedad y muerte de la madre de la protagonista, su papel en este capítulo de su vida (el de la asunción de responsabilidades sobrevenidas, el de las lágrimas pospuestas). Se trata de un relato minucioso, preciso y emocionante sin caer en el melodrama. De hecho es todo lo contrario a lo que uno pueda pensar a priori.

El talento de la autora explota aquí, en la aparente distancia con una historia personal e intensa. Ese espacio permite que el lector respire y lea sin angustia. Sin duda, una lección de literatura y de vida. La muerte como parte de la vida, no como fin de ésta.

La autora, Gabriela Ybarra
Y es con la plena comprensión de esta segunda historia cuando el que lee retrocede sobre lo leido, comprende a la autora y llena los espacios vacíos. Entonces imagino que Gabriela ha necesitado recorrer el camino del dolor de la pérdida para entender esa otra pérdida sin dolor que la acompañó desde niña. No para sentir un dolor imposible (¿cómo hacerlo por un abuelo que no ha conocido?) sino para entender el dolor ajeno, a veces más doloroso que el propio.

Es ahí donde creo que las dos historias se conectan y donde surge la electricidad de este portentoso libro. El momento en el que la autora se descubre comprendiendo el dolor de su padre por la pérdida de su abuelo. La elipsis argumental desaparece y las dos historias se funden en una sola.

Me fascina porque el libro invita a esta reflexión por lo no escrito, por el profundo silencio entre las dos historias que permite que el lector cree su propia ficción (la mía se resume en esta reseña).

Libro para leer y recomendar, autora de la que esperamos con expectación nuevos proyectos.

Por cierto, una noticia para aplaudir y para que cunda el ejemplo: La Biblioteca Pública de Zamora organiza desde hace quince años unas jornadas literarias donde escritores contemporáneos comparten una jornada con alumnos de los institutos de la ciudad. Y este año, a lo largo del mes de Octubre entre  los escritores participantes se encuentran la propia Gabriela Ybarra y Sara Mesa. Previamente, la biblioteca se inunda de ejemplares de los autores de las jornadas para que los alumnos lean sus obras. Una iniciática de las que fomentan de verdad los libros a los jóvenes. Mi más sincera enhorabuena.

Biblioteca Pública de Zamora

http://www.laopiniondezamora.es/zamora/2016/07/26/seis-escritores-participan-xv-encuentros/941703.html

Comentarios

Entradas populares de este blog

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via