Muerte de un hombre feliz, Giorgio Fontana (Libros del Asteroide)

Éste ha sido uno de los tres libros elegidos para mis vacaciones en el Cabo de Gata. Me cuesta mucho hacer esa pequeña parte de mi maleta ya que desde hace unos años con los niños colgando de mis brazos (literal) no tengo tanto tiempo libre como antes en vacaciones para dedicarme a la lectura. Afortunadamente tanto la elección de destino como de lecturas han provocado que días antes de mi vuelta los hubiera terminado y que me hayan gustado muchísimo. Muerte de un hombre feliz ha llenado mis noches con su estilo intimista, con una historia importante sobre un hombre sencillo y los años difíciles de un país amado.

Milán, verano de 1981, estamos en la época más dura de los años de plomo. Giacomo Colnaghi es un fiscal que investiga el asesinato de un político democritiano a manos de un grupo terrorista de izquierda. De origen humilde –es hijo de un partisano muerto durante la guerra- está convencido de que su exitosa carrera es la prueba de que la italiana es una sociedad abierta y justa. Casado y con hijos, hombre de pocos aunque buenos amigos, lleva una vida tranquila y solitaria.



Un hombre justo, que lleva una vida sacrificada y solitaria en pos de la búsqueda de la sociedad perfecta que desea. De fuertes convicciones religiosas y amante de la humanidad, su trabajo le hace estar en contacto con aquellos a los que no comprende, no justifica pero aún así no teme.

Así, mientras investiga, detiene, rememora e interroga, Giacomo necesita entender a los terroristas, uno de sus aspectos más nobles, una diferencia frente al resto de sus colegas. Su pasado le ata a la violencia y a la vez que quiere entender a sus actuales enemigos, necesita entender a su padre, muerto también debido a su enfrentamiento por sus ideales. No hace falta que nadie nos explique la historia de Italia para entender que las diferencias entre un partisano como su padre y el terrorismo que invadió a Italia durante los años 70 y 80 no son los mismos.

Y este tema es una de las cosas más interesantes de la novela. Para mí, porque admito mi profunda ignorancia en esta época italiana, que tanto me ha hecho recordar a nuestros propios años 80, a los del terrorismo más exacerbado en nuestro país. La misma violencia, la misma incomprensión y el miedo.  En esos años la insatisfacción por la situación política inestable hizo su aparición con violencia callejera y posteriormente lucha armada y asesinatos a personajes vinculados con el estado. Fueron 18 años de plomo.

Giorgio Fontana
A pesar del tema duro que trata, la novela se hace muy amena y podría definirla como una novela preciosa, con un protagonista que inunda la narración con sus conversaciones con amigos, su insatisfecha vida familiar, sus recuerdos y su fe ciega en la justicia. Una buenísima elección para mis vacaciones que no me ha dejado indiferente. Uno de esos libros que te abren la mente y te cambian un poquito para mejor. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestros rincones literarios

¡No te pierdas ninguna entrada! SUSCRIBETE

Popular Posts