Harry Potter y el niño maldito. Harry Potter and the cursed child, J.K. Rowling, John Tiffany & Jack Thorne.

No hemos podido evitar hacer un paréntesis en estos días de descanso bloguero para reseñar a Harry Potter. En esta casa no somos mucho de best sellers, pero sí de Harry Potter. En los últimos días se ha convertido en el libro más vendido de los últimos años. Yo lo tenía reservado hacía ya un par de meses y estaba deseando que llegara a mis manos. Para mí supone un regreso a mi infancia o más bien a mi primera juventud ya que la mayor parte de los libros ya me pillaron en la universidad o incluso comenzando mi vida laboral.

Evidentemente para los lectores españoles está la limitación del idioma pero tranquilidad, que en Octubre Salamandra lanzará la edición en castellano. De todos modos el hecho de que sea una obra de teatro y esté escrito por lo tanto como guión facilita enormemente la lectura. En contra de lo que pueda parecer, resulta mucho más ameno y ágil de este modo. La obra se acaba de estrenar en Londres y también ha sido un éxito de público y crítica.




¿Pienso que se está exagerando y que no es el Harry Potter de los libros? Pues no. Es totalmente fiel al espíritu de las primeras partes. Quizá algo más oscuro que los primeros libros. Pero no tan oscuro como los últimos, que te pasabas aterrado toda la lectura. Logra mantener perfectamente el equilibrio gracias a los nuevos personajes que nos muestran lo más importante de este universo con el que algunos hemos crecido. La amistad. Cursi pero cierto. Y funciona a la perfección en esta obra igual que funcionaba con las novelas.

Seguimos pudiendo disfrutar de algunos de los protagonistas antiguos, tenemos referencias continuas al pasado, a lo que ya conocemos del mundo mágico y personajes ya desaparecidos. Pero también aparece la frescura y la inocencia de las aventuras de nuevos niños magos que nos hacen soñar de nuevo con estudiar en la escuela de magia de Hogwarts.

En cuanto a la atmósfera, los autores (j.K. Rowling junto con los productores y guionistas de la obra) han conseguido recrearla perfectamente. Ya los primeros libros me hacían estremecer en los capítulos más tenebrosos. Temblaba cuando Harry temblaba en Privet Dive mientras yo disfrutaba de su lectura en mi balcón de mi piso universitario.Y este guión teatral consigue exactamente lo mismo. Sigue manejando perfectamente la tensión a pesar de no contar con la descripción detallada de lo que estamos viendo, pero los diálogos de los personajes y los apuntes sobre sus sentimientos completan perfectamente la escena.


Una gran alegría para los fans de Harry Potter como yo. Aunque la autora haya decidido seguir la senda del teatro para contarnos algo más sobre su mundo, podemos seguir disfrutando en este formato de esta nueva historia. La nostalgia es fuerte pero la realidad es que estos personajes nos pueden seguir contando historias para rato y su encanto no ha perdido con el paso de los años. Ya sufro el haber leído tan rápido Harry Potter and the curse child. Siempre me pasa lo mismo con los libros que más disfruto. No aprendo la lección. 

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestros rincones literarios

¡No te pierdas ninguna entrada! SUSCRIBETE

Popular Posts