Ir al contenido principal

El sexTo animal, Luis Eduardo Aute (Espasa)

Aute, siempre Aute. Desde que era un niño y mi madre tarareaba sus canciones, aún lejanas para mí en contenido y en significado. Banda sonora, parte del paisaje. Cuando, más adelante mi amigo Luisfer me grabó ese doble lp de un directo con un tal Silvio Rodríguez. O cuando, rotundo y definitivo, irrumpió en mis años universitarios en toda su inmensidad, con su discografía inabarcable al principio, nunca suficientes al final. Aute es parte de mi vida. O diría mejor, No concibo mi vida sin él.

Nunca me había acercado a sus libros, y no tengo la respuesta a por qué. Quizás porque siempre le he entendido como cantautor, al margen de su condición de artista renacentista (pintor, escultor, pintor, director de cine, escritor). Aute siempre será para mí su música. Aún así, mi visita a la feria del libro de Madrid este año y mi encuentro fortuito con él (y con su libro) acabó con su última obra en mis manos.



El sexTo animal es una colección de poemas (el sexto de la serie, casi todos publicados por Siruela) que representan la forma de ver la vida del autor, su visión de la realidad, sin velos, como sus canciones, donde la verdad se muestra siempre de forma diáfana y arrebatadora.

Sus poemigas, como él los denomina (se trata de sentencias breves y con tendencia a ser retenidas en nuestra memoria) abordan la crisis, el amor,  el funcionamiento del mundo. Aute retuerce las palabras, las reinventa, las relaciona entre ellas. De los títulos de los poemas surgen otros poemas, de la palabra inicial sobre la que gira el poema brotan nuevas ideas, nuevas inquietudes. A veces lo escrito por Aute parece un laboratorio de ideas, un cuaderno de notas más que un libro encuadernado. Y la sensación es maravillosa.


No suelo seleccionar fragmentos de los libros que reseño, pero os dejo con uno de esos que, como os decía antes, quedó retenido en mi memoria y hasta puede que acabe ocupando un trozo de la pared de mi despacho de trabajo:

Aprender, aprender, aprender...
no para saber más/que el otro,
sino para saber más/del otro
, u otra, que esa es otra...".

Una joya para los seguidores de Aute. Para los que no le conozcáis – pecado mortal e imperdonable – debéis saber que su música es la música de este país, y que sin él no habría por donde cogerlo.
Siempre nos quedará su música. Queda la música…


Comentarios

  1. No puedo estar más de acuerdo. Me queda aproximarme al Aute escritor, y sin duda esta entrada me anima a ello.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici