Ir al contenido principal

Vientos de Cuaresma, Leonardo Padura (Tusquets)

Continuando con la lectura de la obra de Leonardo Padura que tan buenas sensaciones me dejó con Pasado Perfecto, he continuado en orden cronológico la serie del detective Mario Conde con Vientos de Cuaresma, segunda obra de la llamada Tetralogía de las cuatro estaciones, que continúa con Máscaras y Paisaje de Otoño.



Si Pasado Perfecto tenía el papel de novela iniciática y servía de carta de presentación al detective Mario Conde y su entorno, en Vientos de Cuaresma nos encontramos con una novela que -una vez definido perfectamente el escenario- presta absoluto protagonismo al caso a resolver.

En esta ocasión, Conde se enfrenta al misterioso asesinato de una joven profesora del instituto preuniversitario del que años antes fue alumno el propio detective. En torno al crimen surgen varios sospechosos con sobrados motivos para formar parte de las pesquisas de nuestro sabueso: El director del centro, presunto amante de la profesora e interesado en mantener en secreto la relación, un exnovio con problemas para aceptar el carácter libre y sin ataduras de la profesora, y un alumno (o varios)  con los que la profesora mantiene una relación especial y más supuesta que conocida.

El asesinato además parece tener relación con el consumo de drogas (éstas se encuentran en el lugar del crimen) y con un conocido narcotraficante de la isla. En este caso todos parecen saber más de lo que cuentan, y a la vez todos parecen contar sólo lo que les interesa, ocultando aquello que pueda alterar sus propias vidas.

En paralelo al apasionante caso de Vientos de Cuaresma, Mario Conde mantiene una tórrida relación con una misteriosa mujer que irrumpe en su vida coincidiendo con el inicio de la investigación y que vive apasionadamente en paralelo al caso. El misterio de esta mujer se desvela, como si de otra investigación se tratase, al final del libro.

No puedo negarlo, me he convertido en un incondicional de Padura y en concreto de Mario Conde. El detective se ha unido al selecto club de investigadores eternos que dominan mi biblioteca: Sam Spade, Philiph Marlowe, Dupin, Sherlock Holmes...  Estoy deseando leer su siguiente libro, y así sé que continuaré libro a libro hasta completar los ocho libros (por el momento) de la serie.

Confirmo el descubrimiento. Ahora sé que no puedo vivir mi pasión por la literatura sin disfrutar de las andanzas de Mario Conde. Es de esos personajes que te atrapa y desde el principio te hace sentir uno de los suyos.  Esas sensaciones que hacen de la literatura un placer, un vicio que no tiene precio.








Comentarios

  1. Puedo leer Vientos de Cuaresma sin antes haber leído Pasado Perfecto? Que me recomiendas? Leo primero cual?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Sí que puedes. Pasado Perfecto es la carta de presentación que Padura nos hace del detective Conde. Mi recomendación es leerlo primero, pero para nada es imprescindible. La saga (voy por el quinto libro) es sencillamente maravillosa.
      Un abrazo y gracias por tu comentario.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici