Ir al contenido principal

Llámame Brooklyn, Eduardo Lago (Malpaso)



Hace unos años nuestra buena amiga Marisa (de esas personas a las que siempre hay que escuchar) nos habló de Llámame Brooklyn, con tal entusiasmo que salí del lugar con el libro en la mano. El sitio era Tipos Infames, uno de esas islas en las que quedarse a vivir.


Lo leí poco después y la experiencia me encantó y me descolocó. Yo había leído antes cosas parecidas, ese estilo, esas espirales narrativas, esa atmósfera sólo encontrable en los libros. Pero nunca en un autor español. Para ser más precisos, dos nombres me vinieron a la cabeza: Paul Auster y Roberto Bolaño. A eso sabía Llámame Brooklyn.

Pasó el tiempo, y esa edición ya perdida de Destino (literalmente perdida, alguien la robó de mi biblioteca..) volvió revisando el catálogo de la editorial Malpaso, que la ha rescatado para reivindicar el lugar que merece en el mapa literario nacional.





La historia es la siguiente: Néstor Oliver, periodista norteamericano con raíces españolas, recibe un curioso encargo póstumo por parte de un amigo recientemente fallecido. Gal Ackerman (ese es el nombre del amigo) ha dejado todos los ingredientes para una novela, Lámame Brooklyn. Pero con esos ingredientes hay que escribirla, configurarla, darle forma, y ese es el encargo legado a Néstor.


El libro que leemos es en cierto modo (y por fortuna) esclavo de este legado. Debemos olvidar las estructuras narrativas habituales (lineales, estilísticamente uniformes) para adentrarnos en un laberinto literario abrumador: fragmentos de diarios, testimonios directos de algunos de los protagonistas, correspondencia que cuenta partes de la historia, cuentos inéditos a los que se hace referencia en el libro de Ackerman..

No busquéis senderos literarios convencionales. Llámame Brooklyn es muchas novelas dentro de una novela. Es literatura, metaliteratura, paraliteratura. Clasificarla es una tarea vana, y en cierto modo ridícula. Se trata de una experiencia única, como leer por primera vez Los detectives salvajes, como tu primera experiencia con Paul Auster (Trilogía de Nueva York, en mi caso).


Eduardo Lago

Aún busco respuestas al fenómeno editorial que ha supuesto la editorial Malpaso en nuestro país. Cómo narices en tan sólo unos meses de vida puedes convertirte en una de la editoriales de referencia. Así, con mayúsculas. Acercarse a su catálogo -ya bien nutrido- es sucumbir a un deseo lector impulsivo y entusiasta. Sin duda, el rescate de Llámame Brooklyn confirma que estos chicos saben perfectamente lo que hacen. Y lo hacen muy bien.


Comentarios

Entradas populares de este blog

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici