Ir al contenido principal

Bajo el influjo del cometa, Jon Bilbao (Salto de Página)

Un nuevo encuentro con Salto de Página, una de las editoriales que mejores sensaciones nos está dejando este año. De nuevo los relatos, género venerado en este blog. Y de nuevo, y ya van tres, un libro de Jon Bilbao, autor de culto cuyo merecido prestigio estamos comprobando y disfrutando.



En mi caso, Bajo el influjo del cometa es mi primer contacto con el autor, ya que Estrómboli y Física Familiar habían sido leídos (y reseñados) por mi mujer. Tal era su entusiasmo con el autor que tenía que darle una oportunidad, sabedor de que, dentro de nuestros gustos bien diferenciados, a menudo encontramos espacios literarios convergentes.

He de decir que en los relatos de Bajo el influjo del cometa he encontrado lo que esperaba. Y lo que esperaba era francamente bueno.

Jon Bilbao es un explorador de lo cotidiano. Y en esa cotidianeidad consigue casi sin esfuerzo que se produzca la tensión, que brote el comportamiento anómalo, desconcertante. Hasta aquí, nada nuevo. Interesante, pero nada nuevo.




Lo que hace que los relatos de Bilbao sean únicos es que en esa especie de cotidianeidad distópica nos sentimos plenamente identificados. Y, como en una consecuencia directa de esa empatía, también nos sentimos identificados con los actos anómalos, con los miedos y con las obsesiones de los protagonistas.

La lectura es incómoda, nos remueve del asiento. La identificación con los personajes nos hace comprenderles pero a la vez sus actos nos alejan de ellos. O lo que es lo mismo, nos muestran lo que menos nos gusta de nosotros mismos.

Mis relatos favoritos, Los espías (un matrimonio observa a través de la ventana a sus vecinos, el acto de la observación se convierte en objeto de interés, más que la vida de los espiados), Una victoria parcial (un matrimonio vuelve a la playa en la que fueron felices, un encuentro inesperado perturba la esperada experiencia), y el último relato, que da título al libro (la aparición de un cometa y un apagón que se prolonga en el tiempo transforman las vidas de los habitantes de un territorio).

La lectura de Bajo el influjo de un cometa ha resultado una experiencia intensa y muy gratificante. Tanto, que ya tengo un nuevo libro de Jon Bilbao en lista de espera, Padres, hijos y primates, en esta ocasión una novela. No pude evitarlo, forma parte del botín que me traje de la feria del libro de Madrid.




Ya os contaré. Leer es, sin duda, una forma de pasar instantes de nuestra vida soñando despierto, volando con los pies en el suelo, sintiendo escalofríos aunque la temperatura sea perfecta. Encontrar obras, que, como este libro, generan electricidad entre el corto espacio que hay entre nuestros ojos y las paginas de las historias que encierran, es motivo suficiente para vivir con la ilusión del siguiente libro por leer.

Disfrutad de buenos libros en este magnífico verano que tenemos por delante, lleno de historias por descubrir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via