Aquí, Richard McGuire (Salamandra Graphic)

Había leído artículos en prensa que despertaron mi interés por esta novela gráfica. Si no exageraban, nos encontrábamos ante una obra de esas de las que se hablará durante años. No podía hacer otra cosa que comprarla y comprobar por mi mismo la veracidad de estas grandilocuentes conclusiones.

Portada de Aquí
Comprada, leída y releída en pocas horas, escribo esta reseña con un doble objetivo:
En primer lugar, conseguir que leáis esta novela con la convicción de que si su lectura viene motivada por lo que leáis en esta entrada me lo agradeceréis.
En segundo lugar, y en dura pugna con el primer objetivo (me costará contenerme), es que, si no sabéis nada de Aquí, lleguéis a su lectura con la mínima información, de tal modo que la experiencia sea lo más virginal posible. Creo que el impacto será mayor y podréis valorar de una manera más pura esta novela pionera e inclasificable.

Richard McGuire
Cito un breve fragmento de la sinopsis incluida en las tapas del propio libro:

Aquí, de Richard McGuire, cuenta la historia de todo lo que ha ocurrido en el rincón de una habitación a lo largo de cientos de miles de años.


Creo convencido que este resumen es suficiente para cumplir mis dos objetivos, porque el resto es poesía, metafísica, es la posibilidad de vivir un viaje trascendental y experimentar, aunque sea fugazmente, la grandeza del universo y nuestra intrascendencia en él. Y todo esto, si profundizo en ello con mis palabras, puedo hacer que lo viváis con menos intensidad si me adelanto a vuestras sensaciones.


Una escena de Aquí
Aquí representa con su título la simpleza y a la vez la profundidad del discurso de la obra. El lugar, siempre el mismo, se vuelve intrascendente si ponemos en juego la variable temporal. Aquí es la habitación que protagoniza la novela pero Aquí puede ser cualquier lugar imaginado. Aquí somos cada uno de nosotros.


No quería dejar de recordar dos películas que, en una segunda lectura de la novela,  he recordado y me despertaron en su momento idénticas sensaciones: 2001, una odisea del espacio y 2046. En Aquí, como en estas dos películas, el paso del tiempo y el sentido del mismo son protagonistas. En las tres obras, aunque hay diálogos, el relato se construye esencialmente con silencio. Quizás porque las palabras sólo aparecen para reafirmar el hecho de no ser necesarias.

La habitación 2046
Espero haber llegado al final cumpliendo el doble objetivo. Si es así, ha merecido la pena escribir con tanto cuidado esta entrada. Os envidio como afortunados nuevos lectores de Aquí, libro que regalaré en las próximas oportunidades que me surjan.


Del dibujo (impecable) y de la edición de Salamandra Graphic (perfecta y muy cuidada) hablo poco porque parecen hechos para no molestar, conscientes de que la grandeza de la obra está en otro sitio.


Un último consejo. Reservad una o dos horas solo para vosotros y para este libro. Buscad silencio y tranquilidad. Poned, si así lo deseáis la música que más os relaje. Respirad hondo, aseguraos de que el teléfono está apagado, y pasad la primera página...

1 comentarios:

  1. Por supuesto lo compraré. Lo tuve en las manos hace muy poco pero en esa ocasión fue La casa el que se vino conmigo. Ese último párrafo es muy a lo "enesemomentodeldia"... Así lo haré!

    ResponderEliminar

 

Nuestros rincones literarios

¡No te pierdas ninguna entrada! SUSCRIBETE

Popular Posts