Ir al contenido principal

Animales que no se pueden acariciar, Javier Quevedo (Pepitas de Calabaza)

Un pequeño libro lleno de sorpresas. Con un título tan hermoso. Un libro un tanto poético en algunos de sus relatos. Asombroso e imaginativo.


Portada de Animales que no se pueden acariciar
Animales que no se pueden acariciar es un zoológico que Javier Quevedo ha construido pacientemente en el jardín de su escritorio, alrededor de su cabeza. Es la suma de unos relatos de muy diferentes especies —“El puente de los tropiezos”, “Entra un gangoso en una farmacia”, “¿Se cortan las uñas de los pies los verdugos?” o “El amor al interior de las curvas”— que, narrados por una voz única, nos imbuyen en historias inquietantes, asombrosas, disparatadas o tensas que provocan en el lector múltiples sensaciones entre las que no cabe la indiferencia. Son piezas que —como muy bien reconoce Ángel Zapata— “a través del humor, de la poesía, la belleza convulsa […] le hablan de cerca y en su propio idioma a ese animal de fondo que en cada uno de nosotros no se deja acariciar, ni falta que hace”. 

Los tres primeros cuentos me resultaron curiosos pero no me llegaron a entusiasmar, sin embargo al adentrarme en los siguientes reconocí una obra muy interesante. Diferente, divertida a ratos, original, muy valiente.  

Lo cierto es que los relatos me encantan. Me gusta muchísimo encontrar libros como éste en los que refugiarme del bullicio de la rutina. En días ocupados, encontrar un hueco de diez minutos para leer un relato. Sin necesidad de pensar en la continuidad de una novela, son un soplo de aire fresco. Y más si son tan originales como los de “Animales que no se pueden acariciar”. 

El primero que me hizo notar esa sensación fue “El puente de los tropiezos”, con aires de cuento antiguo o leyenda oriental. Mi favorito es “La mujer sin cabeza”, surrealista y lleno de humor. Sólo por este cuento la recopilación merece la pena. Pero son once relatos muy diferentes entre sí con distintas reflexiones lo cual hace que la sorpresa siempre sea distinta.  

Os recomiendo leer este libro y visitar esta editorial si aún no lo habéis hecho. Todas las veces que he tenido el placer de encontrarme con una obra suya me he llevado una grata sorpresa. De verdad. Si conocéis a algún amante de los relatos, sobre todo con cierto carácter surrealista regaladle el libro sin dudar. 

Sobre Javier Quevedo Arcos (Sevilla, 1957) comentaros que estudió filosofía en la Universidad Autónoma de Madrid y en la actualidad trabaja de bibliotecario en Vallecas. Aunque antes ha publicado relatos en tres antologías colectivas, Animales que no se pueden acariciar es su primer libro, que, además, ha resultado ganador del XXI Premio Literario Café Bretón & Bodegas Olarra. Menudo primer libro.  

Comentarios

Entradas populares de este blog

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici