miércoles, 27 de enero de 2016

Annie Leibovitz. Vida de una fotógrafa. 1990-2005 (Lunwerg)

Hacía tiempo que no os traía al blog un libro de fotografía. Y el regreso era obligado hacerlo con Annie Leibovitz, vida de una fotógrafa, una maravilla con la que descubrir a esta leyenda de la fotografía.
Portada del libro
Leibovitz es una de las fotógrafas mejores pagadas del mundo (un oficio en el que las mujeres escasean). Entre sus reconocimientos se encuentran la medalla de la prestigiosa Royal Photographic Society o más recientemente el premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades (2013).
Pero más allá de estos apuntes biográficos, lo que ejemplifica la importancia de esta fotógrafa es que a través de sus retratos uno es capaz de entender el mundo tal y como lo entendemos a lo largo de los últimos treinta años. Sus retratos son los más vistos y reproducidos del mundo, haciendo de ellos (como otros hacen del fotoperodismo o de la fotografía de viajes) una manera de contar y de ver la historia.
Annie Leibovitz
El libro es especial porque repasa la vida de la fotógrafa no solo a través de su trabajo, sino a través de su archivo fotográfico personal. La unión (y la presentación cronológica) de estos dos conjuntos de fotografía dan como resultado una coherencia sorprendente, haciendo patente que vida y obra van normalmente de la mano.

La fotógrafa se desnuda ante nosotros: sus padres, su juventud, su relación con la escritora (y autora del clásico ensayo Sobre la fotografía) Susan Sontag, la dura  enfermedad y muerte de ésta.. todo lo vemos a través de la cámara (casi siempre la suya), mientras sus retratos, imponentes, componen la escena completa del libro.
Susan Sontag
Es una biografía fotográfica, definitiva en su formato y recomendable tanto para el aficionado a la fotografía como para aquel lector que quiera aproximarse con imágenes a esta figura imprescindible del siglo XX.

Por último quiero destacar la impecable edición del libro, publicado por Lunwerg, editorial de referencia en el sector.

No puedo dejar de aprovechar esta ocasión para dejaros mis fotografías favoritas de la autora. Seguro que algunas os resultan muy familiares:

















lunes, 25 de enero de 2016

Todo está perdonado, Rafael Reig (Tusquets)

Os hablé recientemente del enorme descubrimiento que supuso la lectura de Lo que no está escrito, de Rafael Reig. Me prometí leer muy pronto Un árbol caído, su más reciente publicación, pero he incumplido la promesa en una suerte de perdonable auto traición para leer antes su novela anterior (anterior a Lo que no está escrito, se entiende), Todo está perdonado, con la que ganó en 2010 el prestigioso premio Tusquets de novela. También mi amigo @Luis_fer_Lopez me contó maravillas del libro, y su juicio no suele fallar, por lo que no lo dudé y decidí comenzar el año con esta novela que, consumada la lectura, puedo calificar de extraordinaria, equívoca y diferente. No os preocupéis que intentaré explicar sendos calificativos.


Voy a transcribir la magnífica sinopsis recogida en su contraportada:

Laura Gamazo, hija de un empresario enriquecido en plena transición, muere por envenenamiento el día de su boda. Su padre, Perico Gamazo, recurre entonces a Antonio Menéndez Vigil, agente de inteligencia retirado y protegido suyo, para que aclare el caso con la colaboración del detective Carlos Clot. Menéndez, que inicia su investigacion pendiente de los partidos de la selección espanola en la Eurocopa de 2008, sabe que Laura es la ultima descendiente de una familia de abolengo, y no puede evitar hacer el recuento de setenta anos de historia española: desde que el padre de Perico Gamazo encontró su circulo de amigos en las cárceles republicanas en plena guerra civil hasta el presente, en que sus descendientes viven en una España distinta. Así, la investigacion de la muerte de Laura se entrevera con las vidas cruzadas de unas familias emblemáticas de la trayectoria politica española que conduce al tardofranquismo y la restauración borbonica, la historia de quienes ganaron la guerra y se aseguraron de que sus hijos ganaran tambien la paz

He tenido la tentación de comenzar mi reseña con una frase del estilo "con la excusa de un asesinato y de una trama con mimbres de la mejor novela negra, Reig hace un novelístico pero riguroso (y minucioso) relato de la España de los últimos 70 años, poniendo especialmente el foco en la Transición, ese periodo lleno de tópicos y titulares del que hasta hace poco algunos sólo conocíamos el tópico, el relato oficial, como si para poder hablar de una película fuera suficiente con haber visto el trailer...).
Rafael Reig
Pues bien, interrumpo intencionadamente este comienzo - lo retomaré más tarde - porque si construyera mi opinión sobre él podría ser injusto con el verdadero valor de la novela. Porque aún asumiendo la premisa de que la novela negra es un mcguffin, una excusa para arrullar al lector y contarle otra cosa, el autor no sólo no la descuida sino que acaba construyendo una historia redonda, enorme. El asesinato de Laura Gamazo es en sí mismo el argumento de un libro que se hubiera sustentado sin ninguna derivación más.
Pero hablamos de Rafael Reig, escritor de piezas únicas, diferentes. Por eso hay mucho más. Por eso el hecho de que la historia tenga lugar en un Madrid distópico donde en lugar de calles de asfalto hay canales navegables es parte del atrezzo (no encuentro ningún significado más allá). Por eso la utilización del desarrollo de la Eurocopa de 2008 (aquella en la que dejamos de ser eternos perdedores) como telón de fondo de la parte de la historia actual (cada capítulo es una eliminatoria) le da al libro un "tempo" narrativo muy acertado.

Retomo el hilo.. Porque el gran valor de la novela, además de esas cualidades poliédricas (varias novelas en una, engranadas a la perfección), es la reconstrucción quirúrgica de nuestra historia reciente (guerra civil, posguerra, transición, democracia) a través de la familia Gamazo (abuelo, padres, hijos, con su hija Laura asesinada), una de las -como define Reig- doscientas familias que controlan España independientemente del régimen político vigente. Y ahí es donde el autor salda cuentas con la "inmaculada transición" (no sin mala leche), porque es en este periodo en el que se garantizó que los poderosos de la dictadura siguieran siendo poderosos: ellos mismos o a través de sus descendientes. Y con el correspondiente lavado de cara, con la camisa limpia, por supuesto. Se trataba no sólo de un discreto "trasvase de poderes", sino de la conquista de la democracia como cierre perfecto de los que conquistaron 40 años antes la dictadura. Repito la frase que más me ha gustado del libro y que se menciona en la contraportada, ya que supone el mejor resumen de esta versión cruda de la transición: es la historia de los que ganaron la guerra y los que se aseguraron de que sus hijos ganaran la paz. Y, añado, tienen nombres y apellidos.

Eso es lo que se nos cuenta, a través de Antonio Menéndez Vigil, agente de inteligencia retirado al que recurre Pedro Gamazo para investigar el asesinato de su hija, y de Carlos Clot, detective Marlowiano que salpica al libro de los ingredientes de la mejor novela negra.

Para muchos la mejor novela de Rafael Reig. Para mi un nuevo estímulo para seguir leyéndole, y la confirmación de encontrarme ante el presente con mayúsculas de las letras nacionales, de las verdaderamente necesarias. Las valientes, las que no se escriben pensando en la galería. Las que, en definitiva, construyen lo que somos y lo que soñamos. 

Leed, comprad, regalad, recomendad, robad Todo está perdonado. Merecerá la pena.


miércoles, 20 de enero de 2016

Érase una vez el fin, Pablo Rivero (Anagrama)

Este año queremos dedicar una atención especial a la editorial Anagrama, una de las referencias literarias más importantes en lengua castellana.

Elegida desde este blog mejor editorial en 2015, el año que hemos dejado ha supuesto todo un éxito tanto de crítica como de ventas para ellos. No es fácil encontrar en un mismo año -y bajo el mismo sello- publicaciones de autores consagrados (Ricardo Piglia, Michel Houllebeq, Ian McEwan), referencias nacionales (David Trueba, Marta Sanz), o grandes revelaciones (Sara Mesa, Milena Busquets). Además, la (triste) muerte de Rafael Chirbes ha traído a la más merecida actualidad el catálogo del autor, publicado íntegramente en Anagrama.

Por este motivo queríamos dedicar una atención especial a sus publicaciones en 2016. En un ejercicio inédito para nosotros, seguiremos casi a tiempo real las novedades mensuales de la editorial, y reseñaremos los libros que más nos llamen la atención. Agradezco desde aquí la generosidad que la editorial ha tenido con nosotros, colaborando para que esto sea posible.

En Enero hemos seleccionado dos títulos: París-Austerlitz, obra póstuma (¿o no?) de Rafael Chirbes (que no tardaremos en reseñar) y el título que traemos hoy al blog, Érase una vez el fin, del escritor Pablo Rivero.


Portada de Érase una vez el fin, de Pablo Rivero
En el libro seguimos los pasos del protagonista de la historia, un pianista que malvive en Gijón trabajando en un sórdido hotel, cobrando a duras penas mientras ameniza las noches de los infelices que van a parar allí. Sin grandes esperanzas por el futuro ni grandes satisfacciones sobre lo vivido, su azarosa vida y una ruinosa partida de poker -deuda adquirida incluida- se convierten en catalizador de un cúmulo de causas y desenlaces que sólo necesitaban encontrar un momento adecuado para aparecer.

Érase una vez el fin atrapa desde el principio en lo que pareciendo al comienzo un viaje al infierno de su protagonista, enseguida deja de serlo porque a medida que avanza la historia descubrimos que no es posible una caída a un lugar en el que ya te encuentras.

Dentro de la abundante bibliografía escrita sobre la crisis en sus diferentes manifestaciones, nos encontramos con una variante poco explorada. Se trata de una crisis sociopática que es consecuencia de haber sufrido previamente algunas de las otras crisis narrativamente más populares (la económica, la afectiva, la generacional).

Nos encontramos con un personaje fuera de sitio, que no se reconoce como miembro de la tribu, que, como pieza defectuosa que no encaja en el puzle, sólo encuentra soluciones que le alejan aún más del entorno que le rechaza. Como lector es fácil sentirse angustiado pensando en cómo se debe sentir alguien así frente a la sociedad. El libro, probablemente sin pretenderlo, da algunas respuestas.

Pablo Rivero
La lectura de Érase una vez el fin es adictiva y absorbente. Narrativamente áspero y sin espacio para el aliento, tratar de buscar un halo de esperanza en la historia se convierte en una obsesión. Cuando uno cree encontrarla parece demasiado tarde.. ¿o no? Porque, a pesar de lo que puede parecer tras una primera reflexión post-lectura, no creo que sea un libro pesimista. A veces las historias rebrotan tras el final de otras, aunque los protagonistas cambien, aunque haya cambios de piel. Pocas veces he encontrado un sentido tan claro al título de un libro una vez que lo he terminado: Érase una vez el fin.

Últimamente estoy poniendo en especial valor a los autores que no necesitan seiscientas páginas para dejarnos tambaleando. Pablo Rivero es uno de ellos. Ciento treinta y cuatro páginas que nos remueven por dentro y nos ayudan a entender que nuestro afán para entender todo es completamente vano. Todo un hallazgo.

lunes, 18 de enero de 2016

Pedro Melenas y Compañía, Heinrich Hoffmann / VVAA (Impedimenta)

Comienzo a leer la primera página en voz alta, mi hijo de casi tres años va saltando de colchoneta en colchoneta en la biblioteca pública de mi ciudad delante de un cartel que pone: No se permite saltar, zona de lectura”. De repente me empieza a mirar con interés, las rimas le encantan, se sitúa detrás de mí para mirar las ilustraciones y cuando termino la primera página me pide: "¡más!". No puedo desear mejor comienzo con él.  

Me lo llevo a casa y vuelvo a leerle la primera página: 

Por no cortarse las uñas 
le crecieron diez pezuñas, 
y hace más de un año entero 
que no ha visto al peluquero. 
¡Qué vergüenza! ¡Qué horroroso! 
¡Qué niño más cochambroso! 

Entonces se mira a los pies, me señala el dedo gordo y me dice que le corte la uña. No puedo evitar una risotada. Y así seguimos leyendo y se va aprendiendo las rimas de memoria y señalándome las ilustraciones. Llevamos ya diez días con él y casi todos los días se lo leo, le encanta. En definitiva, mi propósito de coger algunos libros en la biblioteca para reducir nuestro presupuesto de compra se ha ido al garete, ya que no tengo duda de que voy a comprarlo. Esperaré a volver a mi ciudad para adquirirlo en la librería Miguel Núñez, que lo tiene en su escaparate tentándome desde la Navidad.  



Dicen en la editorial Impedimenta:

Publicado tradicionalmente con el título de Pedro Melenas, este implacable manual de buenas maneras es también una de las obras más crueles y políticamente incorrectas jamás escritas. A pesar de ello, o tal vez gracias a ello, este libro se ha convertido en un clásico de la literatura (no solo infantil) de todas las épocas. Y aunque transgredir las normas suele tener consecuencias nefastas, no las tuvo para el doctor Hoffmann, que, con su subversivo Struwwelpeter, revolucionó para siempre el mundo de la literatura ilustrada. Ideada como regalo de Navidad, esta historia en verso sobre la desobediencia y sus fatales resultados, publicada con unos coloridos dibujos a tinta, se convirtió automáticamente no solo en el libro favorito de su hijo, sino también en el de los niños alemanes de todos los tiempos. 

Es cierto que es un libro con un humor políticamente incorrecto. Tienes que compartir este tipo de ocurrencias para que disfrutes el libro. Si no, te parecerá una barbaridad. Además olvidarte de temas de crianza, de lecciones aprendidas…yo soy de las que pienso que a un niño no se le debe clasificar entre bueno o malo, no se le debe amenazar con consecuencias horrendas a sus actos. Pero mira, que tomarse de vez en cuando la educación a risa no viene mal. 

Como advertencia diré que contiene un par de historias que yo me salto para no confundir a mi hijo, la historia de los niños negros (cursan otras épocas para amenazar con teñir a un niño si se ríe de un niño de otra raza) y la de Agapito y su pito. No las recomendaría para ningún infante. En ese sentido creo que el libro puede ser muy bueno para leer a pequeños, no para dejar leer a preadolescentes. También lo recomiendo sin duda para adultos con un alma pícara. Un regalo genial. 

Tras las historias del escritor original, aparecen varias de ilustradores actuales simulando el estilo del autor de Pedro Melenas. Quizá pierdan algo de frescura, pero sigue habiendo mucha diversión. 

Un libro que nos ha encantado y que nos está dando muy buenos ratos en familia. Mi hijo es muy pequeño para este tipo de lectura pero siempre se ha mostrado muy receptivo a los libros en rima, le atraen mucho. En este sentido indicar que nunca es pronto para leer a los niños, si no les llama la atención cambiar el formato, probar otros temas… siempre habrá algo que les sacuda. No tener miedo del vocabulario, especialmente si viene con ilustraciones. Esto les beneficiará. Estoy segura de que podemos disfrutar de estas obras porque desde los pocos meses le hemos ido adentrando en el mundo de la literatura. Nos gusta ser ambiciosos con sus lecturas. En este caso, acierto completo.  


lunes, 11 de enero de 2016

Farándula, Marta Sanz (Anagrama)

Marta Sanz fue uno de nuestros grandes descubrimientos en 2015. La descubrimos con la conmovedora El Frío, y no dudamos en lanzarnos a conocer buena parte de su obra publicada: La lección de anatomía, Daniela Astor y la caja negra y Black, Black, Black. Con esta amplia muestra pudimos comprobar que la autora se maneja de manera formidable en una gran variedad de estilos y registros. No obstante, de todos ellos, la escritora se nos hacía más auténtica y reconocible en lo que podríamos calificar como bioficción (perdón por el engendro improvisado), esto es, por la capacidad de contar historias fácilmente identificables como autobiográficas cosidas entre los mimbres de una novela de ficción. Esos ingredientes dotaban a los libros de Sanz de una libertad creativa para contar historias propias que empatizaban rápidamente con el lector, a través de un discurso propio, rico en matices, con múltiples posibilidades.
Portada de Farándula (Anagrama)


Cuando leí la noticia de la publicación de Farándula y las breves notas que hacían referencia a su argumento - una visión de nuestro tiempo a través de los ojos y las vivencias de un grupo de actores - automáticamente pensé en su novela Daniela Astor.., donde la autora desplegaba con maestría el estilo descrito antes, utilizando como máscara los ojos de una niña a través a su vez de una actriz ficticia inventada por ella. Múltiples capas al servicio de la historia y de la Historia (este juego de espejos se utilizaba para contar a su vez una versión muy interesante de la transición).

Bueno, pues reconozco que no podía estar más equivocado, porque Farándula es muy distinta a las anteriores novelas de Marta Sanz (al menos de las 4 leídas anteriormente por mi). Sí bien vuelve a utilizar al mundo de la interpretación y del cine como lo hizo en Daniela.., aquí encontramos una novela de desarrollo más convencional, donde el lector encontrará menos capas, menos historias sobrepuestas.

Farándula nos cuenta las historias cruzadas de un grupo de actores: Valeria Falcón, actriz de prestigio en el gremio; Ana Urrutia, una vieja gloria de la interpretación patria, a la que Valeria visita todas las semanas; Daniel Valls, estrella del cine que se enfrenta al dilema personal de elegir entre una carrera de éxito sin fisuras y su compromiso político; Natalia de Miguel, joven promesa, pupila de Valeria; y Lorenzo Lucas, actor en el ocaso de su carrera que coincide en la preparación de una nueva obra de teatro con Natalia y la propia Valeria.

La obra de teatro no es otra que Eva al Desnudo, la enorme película de Manckievich, sobre el mundo del teatro y sobre las estrellas que se van y las que vienen, sobre la ambición, sobre la envidia. En definitiva, una de las grandes obras que se han escrito sobre el ser humano.
Fotograma de la maravillosa Eva al desnudo, muy presente en Farándula

Es alrededor de esta obra (curioso, teatro sobre cine que a su vez trata sobre el mundo del teatro) sobre la que se construye Farándula, novela que es a su vez una reinterpretación libre pero certera de Eva al Desnudo.

Hablaba de una novela más convencional haciendo un poco de trampa, porque efectivamente no es lo que parece. Lo que diferencia a Farándula de Daniela Astor.. es que si bien en Daniela.. el artificio no se escondía, mostrándonos desde el principio las manos de la marioneta (los trucos narrativos), en Farándula no vemos ni las manos ni los hilos, pero siempre están ahí, igual que las capas, los espejos y la sobreposición de historias de otras novelas.
Marta Sanz
Marta Sanz escribe historias sobre lo que sentimos y no decimos, sobre la responsabilidad de ser y de estar, sobre la (des)vergüenza de no pronunciarnos, sobre la osadía de revolverse ante la indecencia sea cual sea tu posición social. Pero sobretodo, sobre la posibilidad de hablar de todas estas cosas contando historias profundas en el fondo y en la forma, divirtiendo al lector, haciéndole preguntas inteligentes sin la prepotencia (que sí tienen otros) de darnos las respuestas.

Es un placer comenzar el año leyendo novelas como esta, que demuestran una vez más que la literatura en España goza de una de una salud formidable. Sólo hay que buscar un poquito..

jueves, 7 de enero de 2016

2015 en Un año de Ni un día sin libro: Resumen y Reconocimientos

Cómo pasa el tiempo, hace justo un año nacía este blog. En un año donde hemos tenido a nivel personal de todo (nacimientos, proyectos de nacimientos, algún susto serio y muuchos hospitales) Ni un día sin libro ha sido una de las cosas más bonitas e ilusionantes por las que dentro de muchos años recordaremos 2015.
Sin pretender que esta entrada se convierta en un riguroso anuario, queremos resumir en unas pocas líneas todo lo que nos ha pasado en este blog, lo que hemos compartido y lo que hemos descubierto junto a vosotros.
Hemos publicado 114 entradas
Os hemos recomendado 132 libros, 73 de narrativa, 16 novelas gráficas (comics, libros ilustrados o similares), 22 libros infantiles, 15 libros de fotografía y 6 de poesía.
Hemos leído libros de un total de ¡58 editoriales!
El balance por nacionalidades queda muy equilibrado, 66 libros de autores españoles y otros tantos de autores extranjeros.
Pero no todo han sido libros: os hemos recomendado 8 juegos que nos encantan, hemos dedicado 8 entradas a la música y 6 entradas al mundo del cine.
Y en un total de 16 entradas hemos hablado de nosotros, de otros temas que nos gustan o nos preocupan. Con ellas nos habéis conocido un poco mejor a lo largo de este primer año.
Y ahora vamos con lo que más ilusión nos hace, nuestra primera entrega de premios. Virtuales eso sí (al menos de momento) pero no por ello menos ilusionantes, y me refiero a nosotros, los que los entregamos, porque nos parece la mejor forma de devolver todas las satisfacciones que nos habéis dado este año.
Ojalá pudiéramos entregar más premios, ojalá pudiéramos entregar algún reconocimiento físico (una estatuilla, un modesto diploma, quién sabe, igual el próximo año), ojalá pudiéramos hacer un sorteo para lectores con las obras de los premiados (a ver si hay alguna editorial que se dé por aludida, jeje).
Bueno, sin más dilación, vamos con los premiados:
MEJOR EDITORIAL NI UN DÍA SIN LIBRO 2015:
ANAGRAMA
Nada más y nada menos que 11 libros reseñados en el blog, algunos de ellos serios candidatos a mejores libros del año: Cicatriz (Sara Mesa), También esto pasará (Milena Busquets), Farándula (Sara Mesa), Blitz (David Trueba).
Una de nuestras debilidades, su colección Narrativas Hispánicas llena nuestras estanterías. Un premio merecidísimo.

MEJOR EDITORIAL DE FUTURO NI UN DÍA SIN LIBRO 2015:
CABALLO DE TROYA

Por el difícil año que tenían por delante tras la jubilación de Constantino Bértolo, y por su forma de afrontarlo. Su reinvención (editores invitados) marcará una época en la historia editorial de este país. Por la espléndida labor de Elvira Navarro, por las enormes alegrías que nos han dado este año como lectores (Escarnio, El agua que falta, El frío), por el especial que estamos preparando con todos los títulos publicados en 2015. Porque, a pesar de su apuesta por lo digital, nos siguen apasionando sus libros en papel.

MEJOR EDITORIAL INFANTIL NI UN DÍA SIN LIBRO 2015:
KALANDRAKA

Hasta  10 libros suyos han pasado por nuestro blog. Porque entendemos la educación de nuestros hijos a través de sus libros, porque sus publicaciones están hechas con la pasión de los que quieren llegar a cada niño, uno a uno.

MEJOR EDITORIAL INFANTIL DE FUTURO NI UN DÍA SIN LIBRO 2015:
NUBEOCHO

Por su pasión por ser diferentes, por su  entusiasmo, por lo bien que nos trataron cuando contactamos con ellos. Porque les seguiremos muy de cerca, se lo merecen.

MEJOR BLOG NI UN DÍA SIN LIBRO 2015:
ENESEMOMENTODELDÍA

Porque nos ha regalado entusiasmo a lo largo de todo un año. Porque nacimos cogidos de su mano (y ellos de la nuestra). Porque estamos (felizmente) condenados a hacer muchas cosas juntos. Gracias Anabel.

MEJOR NOVELA GRÁFICA NI UN DÍA SIN LIBRO 2015:
BLACKSAD: AMARILLO

Por nacer siendo ya un clásico. Porque conocer a este personaje nos ha hecho descubrir al gran dibujante español en décadas. Porque tienes que leerlo.

MEJOR LIBRO INFANTIL NI UN DÍA SIN LIBRO 2015:
PEQUEÑOS DETECTIVES DE MONSTRUOS

Porque es mucho más que un libro. Porque supone un hito en la historia de los libros infantiles editados en España. Y porque es condenadamente divertido jugar para los pequeños de la casa, y preparar las partidas para los padres.

MEJOR LIBRO DE NO FICCIÓN NI UN DÍA SIN LIBRO 2015:
LA URNA ROTA (POLITIKON)
 
 

Por hacer pedagogía política cuando más hace falta, más allá de modas y de tertulias de sábado noche. Por convertir el ensayo político en un género accesible. Por convertirse en necesarios en tiempos de (aparente) abundancia en este tipo de temas.




MEJOR LIBRO REVELACIÓN NI UN DÍA SIN LIBRO 2015:
EL AGUA QUE FALTA (NOELIA PENA)

 Por ser exploradora de géneros (y navegar entre ellos), por iluminar nuestra vida durante su lectura. Porque ser el último libro editado por Bértolo sólo puede convertirse en un talismán.  Y porque esperamos ansiosos su próximo libro.




MEJORES AUTORES NI UN DÍA SIN LIBRO 2015:
MARTA SANZ Y RAFAEL REIG


Porque ha sido un placer conocerles este año. Porque sus libros (y ellos) nos caen de puta madre. Porque escriben como los ángeles. Porque los libros publicados este año (Farándula y Un árbol caído) es lo mejor que se ha publicado este año. Porque son el presente con futuro y el futuro con presente.




MEJOR LIBRO DE FICCIÓN NI UN DÍA SIN LIBRO 2015:
LA TRABAJADORA (ELVIRA NAVARRO)



 Porque da igual que se editara en 2014. Debería ser el mejor libro del año todos los años. Porque Elvira Navarro es una escritora como la copa de un pino. Porque además edita como los mejores. Porque no nos creemos que aún haya gente que no haya leído este libro.


lunes, 4 de enero de 2016

Relecturas (VIII): El poder del Perro, Don Winslow (Literatura Random House)

La publicación en España de El Cartel, la última novela de Don Winslow, supone para mi un motivo de celebración, y no se me ha ocurrido mejor forma de prepararme para ella que volviendo a leer su precuela, El poder del Perro, un auténtico clásico de la literatura de los últimos veinte años, libro que disfruté por primera vez hace cuatro años y que he vuelto a devorar ahora en cuatro días (devorar en el sentido más grotesco del término, teniendo en cuenta que el libro cuenta con más de 700 páginas).
Portada de El poder del perro
No sé si voy a conseguir transmitir en esta reseña mi pasión por este libro, lo que supuso su lectura para mí, lo que ha supuesto esta segunda vez, el lugar privilegiado que ha ocupado entre mis libros favoritos. El poder del perro es para muchos el gran libro sobre el narcotráfico mejicano, "El Padrino" del Siglo XXI, la novela imprescindible para conocer los entresijos del poder y de la droga entre Méjico y Estados Unidos.

Sin pretender profundar mucho más (en las relecturas prefiero hablaros de sensaciones) la novela de Don Winslow es eso y mucho más.

El poder del perro es una gran obra coral que nos cuenta un conjunto de historias relacionadas entre sí entorno al mundo del narcotráfico: Art Keller, agente de la DEA con un sentido de la justicia obsesivo, empeñado cueste lo que cueste, en acabar con Tío Barrera, el gran narco mejicano, Nora Hayden, prostituta de lujo, atrapada entre narcos, el padre Parada, sacerdote que entiende su labor muy lejos de los preceptos del Vaticano, concibiendo la solución de los problemas de su comunidad (droga, violencia, miseria) asumiéndolos como propios, y sobre todos los demás, Adán Barrera, la historia de un hombre que representa el nacimiento, la ascensión y la caída de un gran capo de la droga.

El poder del perro es mucho más que una gran novela de ficción. Es la novela que nos ayuda a comprender la complejidad de una sociedad -la mejicana- donde el negocio de la droga tiene un carácter casi institucional, donde el poder en el mejor de loa casos mira hacia otro lado, cuando no participa activamente del pastel y de la violencia asociada. .

Paradójicamente, en un mundo en el que estamos saturados de información a tiempo real, al instante, el caso mejicano sigue siendo un paradigma de opacidad y confusión. Nadie sabe con precisión qué pasa en Méjico, nadie sabe (o nadie quiere) contarlo en voz alta. Por eso este libro es tan necesario. Casi todo lo que nos cuenta Don Winslow es real, ha ocurrido. A poco que el lector quiera indagar, le será sencillo asociar personajes y sucesos narrados en la novela con personajes y sucesos reales. Una sola pista, Adán Barrera es el alter ego del Chapo Guzmán, el gran capo mejicano, cuya última fuga ha dado la vuelta al mundo.

Don Winslow

Os animo a que leáis El Poder del Perro y descubráis lo apasionante de disfrutar de una obra maestra de la ficción contemporánea. Brutal como una película de Tarantino, trágica como una obra de Shakespeare, colosal como una ópera de Wagner.

Si, como ya he leído en las primeras reseñas, El Cartel iguala (o supera) a su antecesora, no solo estamos asistiendo a la confirmación de un clásico. Esta doble obra se convertirá en la obra de referencia a la que acudir dentro de unos años para conocer la historia de Méjico de los últimos 30 años.

Y sí, de nuevo acudimos a la ficción para comprender mejor la realidad. Bendita ficción.