Un buen chico, Javier Gutiérrez (Literatura Random House)

Hacía diez años que Polo y Blanca no se veían, desde que se produjera un episodio de extraordinaria violencia que desencadenó la disolución del grupo musical donde ambos tocaban a finales de los años noventa. Una tarde de invierno, Polo descubre a Blanca entre la gente que camina por una céntrica calle de Madrid. Así, lo que comienza como una conversación trivial entre dos viejos amigos pronto derivará en un doloroso tránsito al pasado. La revelación de aquellos inquietantes hechos dieron como resultado la desaparición del grupo y ahora, años más tarde, todavía amenazan con devorarlos.

No suelo incluir en mis reseñas la sinopsis de las contraportadas de los libros (por obvias, por excesivamente reveladoras, por innecesarias, aunque siempre hay excepciones), pero en el caso del libro de hoy me parecía la forma más precisa de situaros en mi pellejo cuando me he enfrentado a El buen chico, primera novela de Javier Gutiérrez, publicada por Literatura Random House (antes Mondadori).
Portada de El buen chico
Pretendida desde hace tiempo (desde que leí un artículo de El País en el que incluían a Javier Gutiérrez dentro de una generación de talentos a tener en cuenta en el futuro de las letras nacionales), El buen chico me llegó por sorpresa en forma de regalo.

Las primeras sensaciones sembraron en mi algunas dudas: La mencionada contraportada, su título (ese reclamo tan maleable y tan a menudo poco indicativo de nada) y los primeros párrafos me hacían pensar en una historia ya leída sin haber sido leída. Y es cierto que los primeros compases de la novela pueden llegar a confundir. Pero nada más lejos de la realidad. Porque de repente nos encontramos de bruces con una novela única y especial.

El buen chico no es sólo, como en principio puede parecer, una novela donde su protagonista, Polo, se reencuentra con fantasmas de un pasado semiolvidado. El encuentro fortuito con Blanca aviva recuerdos, traumas presentes de origen incierto, otros recuerdos recientes. Poco a poco, el protagonista nos va ofreciendo piezas de un puzle complejo con piezas que no encajan.

Como decía, es mucho más que eso. Porque más allá de la historia, la narración es original y deslumbrante. El relato se nos presenta en una incómoda segunda persona, en lo que presuponemos se trata de un diálogo del protagonista consigo mismo. Sus dudas, contradicciones y confidencias (aquellas que sólo nos hacemos a nosotros mismos). Esta forma de narrar convierte en cierto modo al autor en confidente cómplice del protagonista, o lo que es lo mismo, otorga al relato de un cierto tono autobiográfico dentro de la ficción más pura. Sé que es difícil explicarlo, pero esa suerte de diálogo interior seduce e hipnotiza, pero también incomoda.

E incomoda porque la historia es dura, muy dura, no apta para lectores edulcorados o con pocas ganas de escarbar en interiores propios y ajenos, aquellos a los que no gusta llegar. Un hecho terrible del pasado cometido por una persona normal, lo que nos hace reflexionar sobre el monstruo que habita dentro de cada uno, sobre las capas que lo ocultan, sobre lo difícil que es aventurar sobre la posible desaparición de esas capas..

La técnica narrativa utilizada por Javier Gutiérrez tampoco deja indiferente. La historia se nos cuenta a través de diferentes episodios pasados y presentes donde Polo reproduce hechos a partir de su encuentro con Blanca. Lo deslumbrante (y aparentemente desconcertante para el lector) es que estos episodios se reproducen en el relato de forma contínua, mediante saltos contínuos. De una frase a otra pasamos de un relato a otro para inmediatamente después regresar al anterior. Y todo con una sorprendente continuidad argumental, conformando un engranaje narrativo perfecto. Para que os hagáis una idea, es una técnica vista en ocasiones anteriores en otros libros en los que en cada capítulo se narra un momento temporal distinto, en forma de flashbacks. Pero Javier Gutiérrez le da una vuelta de tuerca más e introduce esta forma de narrar dentro de cada capítulo, dentro de cada frase. El resultado es una sensación de vértigo para el lector. Una vez más, el relato hipnotiza e incomoda.

Os recomiendo encarecidamente que os sumerjáis en las apenas 13o páginas que conforman Un buen chico. Os puedo asegurar que la novela no os dejará indiferentes.

Como hemos expresado en otras ocasiones, siempre son bienvenidas las nuevas voces narrativas, con nuevos discursos, frescos y disruptores.
Bienvenido por tanto, Javier Gutiérrez. Te seguiremos leyendo.

Javier Gutiérrez



0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Nuestros rincones literarios

¡No te pierdas ninguna entrada! SUSCRIBETE

Popular Posts