Ir al contenido principal

Saliendo de la estación de Atocha, Ben Lerner (Literatura Random House)

El puente ha hecho estragos en este humilde bloguero, y nuestra puntual cita semanal llega con unas horas de retraso. Espero que la espera merezca la pena.

Hoy traigo al blog la primera novela de un autor que tenía muchas ganas de leer, para poder comprobar qué hay de cierto en todo lo que se ha escrito sobre él. Se trata de Ben Lerner, para muchos la gran esperanza literaria norteamericana, llamado a encabezar una generación preparada para suceder a la insigne lista que conforman Philip Roth, Jonathan Franzen o Don de Lillo entre otros. Prometedor, ¿verdad?

Decidido a leer 10:04, novela que le ha consagrado, me encontré de casualidad con su anterior y primera novela, Saliendo de la Estación de Atocha, que también ha recibido excelentes críticas, y que en España ha editado Literatura Random House.

Portada del libro
Saliendo de la Estación de Atocha cuenta la historia de Adam Gordon, joven poeta norteamericano que vive en Madrid durante un año gracias a una beca, una suerte de proyecto poético que gira alrededor de la Guerra Civil. Con este punto de partida, acompañamos a Adam en su deambular por un Madrid a través de los ojos de una especie de turista accidental en plena crisis creativa, como si una versión castiza de la película Jo, qué noche se tratara.

Se trata de un libro fresco, ligero, nada petulante, y no por ello superfluo y carente de contenido, sino todo lo contrario. En Saliendo de la Estación de Atocha vemos como un escritor (el protagonista, que no deja de ser el alter ego nada disimulado del propio Ben Lerner) es capaz de ridiculizar su propia creación literaria (el proceso en sí y el resultado final). Adam comprueba como sus creaciones, sin valor para él, adquieren significado (incluso para él) cuando aparece alguien que los lee, que los interpreta, que, en definitiva, los transforma.

A medio camino entre el ensayo ligero y la novela urbana, y con mucho sentido del humor, el autor nos invita a recorrer un Madrid bohemio, nocturno y, permitidme la expresión, Erasmusiano. Y lejos de suponer un elemento a priori digno de rechazo (Madrid visto por un norteamericano cuya referencia más cercana de España podría ser Hemmingway y una Guerra Civil idealizada) se convierte en una interesante visión sobre la poliédrica Madrid, donde de alguna manera todos confluimos, a la que recurrimos constantemente, a la que añoramos incluso cuando la disfrutamos.

He llegado a sentir cariño y nostalgia, no por el Madrid que conforman mis recuerdos, sino por el Madrid eterno de Adam Gordon (Ben Lerner), ese que imagino mientras leo que él va a recordar dentro de muchos años cuando rememore la época que vivió por sus calles, sus bares y sus museos.

En un momento del relato, el protagonista se convierte en testigo accidental de los atentados de Atocha. El trauma que vive la ciudad ese fin de semana de Marzo es observado de repente por un extraño al que no hace falta explicarle muchas cosas para entenderlo todo. Son sólo unas pocas páginas, pero el autor expone con una sencillez meridiana y casi insultante lo que algunos todavía no han sido capaces de entender. Me gusta su tono, su ausencia de drama (sin negarlo) y su facilidad para transitar por un hecho tan relevante sin convertirlo en protagonista de la historia, sino en un trazo más del paisaje.


Ben Lerner

Se trata de una lectura fácil y amena que os recomiendo para conocer a Ben Lerner. Estoy seguro de que seguiremos hablando de él durante muchos años. En esta primera novela, es capaz de demostrar que la sencillez en la prosa no está reñida con la calidad literaria. Se trata, sin exagerar, del paradigma de primera gran novela escrita por un escritor destinado a escribir cosas muy grandes.
A mi me ha convencido, y ya he apuntado en mi agenda de libros pendientes la ya mencionada 10:04. Estoy seguro que no me va a defraudar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici