Ir al contenido principal

Las palabras de las ciudades (I): Zamora


Desde esta nueva sección del blog vamos a compartir con vosotros otra forma de conocer nuestras ciudades, las que habitamos y las que visitamos.


Si nos preguntamos qué rasgos definen a nuestras ciudades, o lo que es lo mismo, qué le diría a un visitante que debe hacer para conocer mi ciudad, casi todos coincidiríamos en los habituales lugares comunes: conocer su historia a través de sus monumentos y sus edificios emblemáticos, pasear por sus calles más representativas, visitar sus museos, descubrir el legado de sus celebridades..


Desde aquí os animamos a que conozcáis vuestras (nuestras) ciudades desde un punto de vista en el que quizás no hayáis reparado nunca: sus palabras; las palabras escritas en sus paredes, los sentimientos anónimos expresados con nocturnidad en el muro que verá la persona amada al despertar y asomarse al balcón, la protesta anónima, la frase célebre en la puerta del museo. Os invitamos a que paseéis de otra forma la próxima ciudad que visitéis y por qué no, también la vuestra, la que recorréis de forma autómata sin reparar en lo que se escribe (como todo lo que se escribe) para ser leído.


Nos alejamos de la ortodoxia literaria, también de la versión oficial de las oficinas de turismo, y buscamos el alma de las ciudades más allá de la piedra milenaria y del relato enciclopédico.


Comenzamos con Zamora, mi ciudad de adopción, ciudad natal de mi mujer y de mi primer hijo, aquella que me ha acogido con los brazos abiertos y la que merecía este primer homenaje a las ciudades como nuestras unidades esenciales de encuentro y convivencia entre seres humanos.

Aquí os dejo mis hallazgos como muestra de lo que nos dicen las palabras escritas en Zamora:
 1. Optimista y revolucionario, Calle Diego de Losada



2. La dicha sólo existe en la inocencia, Paso de cebra La Marina



3. Zamora, amor de la A a la Z / Zamora, ciudad Chic, Helados La Valenciana, La Marina



4. Barbie debe morir / V de Vagina, Plaza de Castilla y León




5. Déjame esta noche soñar contigo, Calle Los Herreros

(sin imagen)


6. Paisaje urbano, Calle de Moreno



7. Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada, Calle San Torcuato



8. A la libertad se le llenan los ojos de arena, Calle Alonso de Tejada



9. Te amo dragoncito, Calle de la Peña de Francia

Comentarios

Entradas populares de este blog

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici