Ir al contenido principal

Hive, el ajedrez de los insectos

 

 

Caja del juego

 
 
Es un placer para mi poder hablaros de Hive, un grandísimo juego poco conocido en España pero que es un clásico en países como Alemania. Estoy seguro de que si lo jugáis se convertirá en un clásico también en vuestra casa. En la nuestra es, junto a Ciudadelas, nuestro juego favorito para 2 jugadores.

En el título de la entrada ya os adelantaba que Hive era un ajedrez de insectos. Tranquilos, sé que merecéis una explicación.
Primero os cuento los parecidos con el ajedrez: Es un juego para dos jugadores, cada jugador mueve una serie de piezas, y cada tipo de pieza tiene un movimiento diferente. Además, el objetivo consiste en neutralizar el movimiento de una pieza concreta de tu rival.
Ahora, las diferencias: no hay tablero, o para ser más precisos, el tablero lo van conformando las piezas puestas en juego, las piezas son insectos, y sus movimientos, como ya podíais suponer, no tienen nada que ver con los de las piezas de ajedrez, sino que se basan (más o menos) en el movimiento real de cada insecto en cuestión.
 
 
 
Todas las piezas que forman parte del juego
Los movimientos de cada pieza son los siguientes:

Hormiga: puede moverse el número de posiciones que quiera, siempre que sea por fuera de la colmena.
Araña: tiene el mismo movimiento que la hormiga, pero sólo puede avanzar tres posiciones en cada turno.
Saltamontes: puede saltar de un extremo a otro de la colmena, pero solo en línea recta.
Escarabajo: el insecto más lento y a la vez el más agresivo. Sólo puede avanzar una posición, pero en cualquier dirección, pudiendo pisar cualquier pieza del contrincante, colocándose encima y neutralizándola. alizarlas y tornarlas de su color.
Abeja: Se mueve de uno en uno en cualquier dirección. Y lo más importante, viene a ser lo que el rey es en ajedrez: la pieza a proteger o la pieza de nuestro rival que debemos neutralizar para ganar la partida.

Dicho esto, y una vez conocidos todos los movimientos de nuestros insectos, hay que respetar siempre la regla clave: nunca romper la colmena. En cada movimiento, nuestra colmena debe permanecer cohesionada. En caso contrario, el movimiento es ilegal.
¡Ojo, la hormiga negra no está cohesionada a su colmena!
El juego comienza colocando dos fichas una junto a otra (una por jugador), para a continuación ir desplegando nuevas piezas de forma alternativa, o bien mover las que ya tenemos en la mesa. Una acción por turno. La única condición para mover es que ya hayamos puesto en juego a nuestra abeja, que es como hemos dicho, la pieza a proteger.

El juego termina cuando uno de los jugadores consigue bloquear a la abeja de su rival, impidiendo a esta cualquier movimiento.
Final del juego, la abeja del jugador negro ha quedado atrapada

Las reglas son muy sencillas, y tras jugar dos o tres partidas os será intuitivo asociar el movimiento de cada insecto sin necesidad de mirar las instrucciones. El juego es pura estrategia y os hará pasar horas de diversión con vuestro compañero de juegos habitual. Porque, eso sí, no es el juego típico para llevar a una fiesta, tanto por el número de jugadores (2) como porque la diversión comienza tras un mínimo periodo de práctica.

Probadlo, jugadlo, pedidlo si no queréis arriesgaros a comprarlo antes de saber si os gustará (ya sabéis a quién pedirlo, no doy más pistas, jeje). Además, el juego es una preciosidad, con unas piezas grandes y cuidadas al detalle.

Un juego que no debe faltar en vuestra estantería.   

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

COLECCIÓN DE LA CUNA A LA LUNA de Antonio Rubio y Óscar Villán (Kalandraka)

He estado pensando en reseñar algunos de nuestros libros favoritos para leer a los niños, basándonos en nuestra experiencia como padres. Y no he tenido duda de con cual comenzar. Tanto por cronología, ya que fueron los primeros libros que empezamos a leerle a nuestro hijo, como por orden de recomendación ya que son los que me vienen a la mente cuando alguien me pregunta algo para regalar a unos padres primerizos (y hay más posibilidad de acertar que con alguna de las tropecientas cosas para bebés que seguramente no utilizará más de un mes). La colección De la cuna a la luna consta de varios libros en formato pequeño, en cartoné, con unas ilustraciones potentes y muy claras para los prelectores y un texto muy reducido pero muy poético. Son eso, poesía infantil . Para ser más claros, poesía para bebés. Además de los poemas de Antonio Rubio y las ilustraciones de Óscar Villán, les hemos encontrado ventajas muy prácticas en la vida de un niño de corta edad. Debido a su tamaño han via

W, Isaac Rosa (Edebé)

Cuenta Isaac Rosa que no sabía cómo transmitir su pasión por la lectura a su hija Olivia, de 13 años, y que pensó que la mejor forma era animarla a escribir un libro juntos. De ahí nace W , la primera incursión del autor sevillano en la literatura juvenil. W cuenta la historia de Valeria, una joven que un día, al coger el autobús se encuentra con una chica igual que ella: Una doble. Al menos físicamente, porque a medida que Valeria y Valentina (su doble) se conocen, de descubren en la otra aquello que les gustaría ser y no son (personalidad, gustos, forma de actuar). Pronto comenzarán a darse algunas confusiones y cruces en la vida de una y otra, y surgirán preguntas que solo ellas podrán responder. He disfrutado mucho de la novela de Rosa, y la he leído tanto como lector adulto como pensando en mi faceta de recomendador de libros a un adolescente. Y en ambos casos el libro funciona muy bien. Hay que decir que Isaac Rosa es uno de los talentos literarios más empá

Neel Ram, de PL Salvador

Este blog no pretende ser un ejemplo de coherencia (dios nos libre), y si tuviéramos que presumir de algo podría ser de otras cosas, pero nunca de coherencia. Hablando de ella (o de la falta de ella), a lo largo de nuestra historia hemos sido especialmente erráticos en el formato: hemos pasado de reseñas individuales y sesudas a ejercicios de recomendación más accesibles, apuntando a lo concreto, dando foco a las sensaciones más que a los detalles. En este sentido, en lo que llevamos de año hemos encontrado el punto dulce en nuestras prescripciones semanales de los domingos: 3 libros para la semana, coincidentes con nuestras últimas lecturas. Nos sentimos cómodos haciendo justo esto y justo ahora, ni (os) saturamos, ni (nos) saturamos y nos creemos accesibles. Sin embargo, ha llegado un libro que nos obliga (porque queremos, es cierto) a transgredir la norma. O no. Un libro que son tres, con lo cual he llegado a la conclusión de que por esta y por otras muchas razones, era de justici