Transcurría la tarde

Transcurría la tarde de la pasada nochebuena cuando un desgraciado accidente en pleno centro de Oviedo afectaba de lleno a nuestra mejor amiga.

Seguramente conocisteis la noticia, ampliamente difundida a nivel nacional. No quiero recordar nada de esa fecha que no sea para maldecir egoístamente que desde entonces no la tenemos cerca de nosotros.

La persona más vitalista que conozco, la más luminosa, la más hermosa por dentro (también por fuera). Casi seis meses sin poder verla hace que las cosas buenas que nos han pasado no hayan sido tan buenas por no poder haberlas compartido con ella. El nacimiento de nuestra hija es una de esas cosas. Se llama Ana, igual que ella.

Ana es también parte de este sueño en forma de blog. Y desde aquí queremos recordarle - y recordarnos - que queda  cada vez menos. Todo lo que pueda decir con palabras no puede explicar lo que nos pasa en este otro lado de España por no tenerte. Desde que no estás cerca todo es un poco más gris, pero imaginar tu regreso lo hace todo más luminoso.
 
Estamos deseando verte.

1 comentarios:

  1. Precioso. Y seguro que estas palabras suponen un empujoncito más.

    ResponderEliminar

 

Nuestros rincones literarios

¡No te pierdas ninguna entrada! SUSCRIBETE

Popular Posts